• Buscar
×

Consejos para evitar sexting

Consejos para evitar sexting

Aunque muchas de vosotras hayáis oído por primera vez hablar de él gracias a este artículo, ya hay muchas personas que conocen el término “sexting” a la perfección, y es que esta práctica tan peligrosa está cada vez más de moda, especialmente entre los adolescentes.

Índice

Sexting es una palabra tomada del inglés que une “sex” que significa sexo y “texting” que significa envío de mensajes de texto vía SMS desde teléfonos móviles, un acrónimo del inglés que ha ido adquiriendo cada vez más peso entre los adolescentes. De hecho, según algunos informes publicados, “la práctica del sexting ha aumentado en los últimos años, especialmente en los menores” según lo publicado en la revista JAMA Pediatrics. En dicho análisis que se publicó se reconocía que una parte considerable de la juventud practicaba sexting enviando material sexual (1 de cada 7) y recibiéndolo 1 de cada 4. Y, como sabemos, aunque es cierto que no se trata de una práctica de exclusividad juvenil, la infancia y la adolescencia son en realidad los grupos más vulnerables (especialmente preadolescentes entre los diez y los doce años), así que deberás estar atenta si tienes hijos de esta edad.

¿En qué consiste exactamente? ¿Puede evitarse el sexting?

El sexting consiste en enviar mensajes, fotos o vídeos de contenido erótico y sexual personal a través del móvil mediante aplicaciones de mensajería instantánea o redes sociales, correos electrónicos u otro tipo de herramienta de comunicación, que habitualmente se suele realizar de manera íntima entre dos personas por lo que podría considerarse como una práctica sexual en sí misma, sin necesidad de verse en persona después, o servir como una especie de “calentamiento previo a” por decirlo de alguna manera. Sin embargo, el problema viene en realidad cuando esa intimidad entre esas dos personas no se respeta y llega a manos de otros muchos usuarios o cuando la practican los adolescentes y sucede igual. Por eso, es fundamental tener en cuenta algunos consejos para evitarlo:

- No acceder nunca a chantajes

- Evitar contactar con desconocidos

- No compartir información o fotografías comprometedoras y/o íntimas

- Denunciar

¿Tienes un hijo o una hija adolescente y crees que podría estar practicando sexting?

Es más frecuente de lo que pensamos, por desgracia, y es que lo que antes era tontear un poco en persona ahora es para ellos mandar fotos íntimas por Whatsapp y efectivamente es un peligro”. Porque ahora los niños tienen acceso a Internet desde prácticamente los diez años y es mucho más común que deseen hacer “sexting” al igual que lo hacen algunos mayores, pero no se debe permitir bajo ningún concepto.

Además, cuando los rasgos de carácter propios de los adolescentes como la impulsividad, el sentimiento de ser invencible o la falta de experiencia vital se combinan en un entorno como es Internet y donde además la información es infinita y el control totalmente nulo, las situaciones de riesgo se triplican enormemente. Sin embargo, el principal problema no es este, sino que los adolescentes (al menos en su gran mayoría, el 79% concretamente) no consideran que esta práctica entrañe algún riesgo. Es más, alrededor del 65% piensa que el sexting es una manera de captar la atención de alguien que te gusta.

Y, mientras tanto, estamos nosotros, sus padres, quienes no somos capaces de comprender porque nuestros hijos se ponen en riesgo de esta manera. Lo que sucede en realidad es que la mayoría de ellos (66%) envían mensajes con contenido sexual explícito porque su pareja o sus amigos se lo piden. Esto hace pensar a los padres en la presión que podrían llegar a sentir muchos de ellos, especialmente las chicas, quienes aseguran que hacen este tipo de envíos para aumentar la popularidad en el instituto, como una forma de ligar, para llamar la atención, pero también por presión social.

¿Qué se puede hacer al respecto?

- Habla con tu hijo/hija adolescente para que resista la presión. Es fundamental hablar con los adolescentes sobre qué hacer cuando se sientan presionados, cómo aprender a manejar la situación y qué respuesta dar ante las personas que influyen en ello.

- Crea un espacio de confianza en el que se pueda hablar tanto de sexualidad como de drogas y alcohol, en el que tu hijo adolescente se sienta a salvo para tratar esos temas y vosotros, como padres, podáis afrontarlos y ayudarle antes de que aparezcan los grandes riesgos.

- Insiste profundamente en lo fácil que es compartir fotos y vídeos a través de Whatsapp y otras aplicaciones de mensajería instantánea. Es decir, que entienda y comprenda perfectamente que una vez esa foto o ese vídeo se ha enviado se pierde el control absoluto de esa imagen y se expone totalmente a una visión pública que debería evitar siempre.

El grooming, otro gran problema

El grooming consiste en establecer lazos de amistad con un niño o una niña, de manera deliberada por parte de un adulto para obtener satisfacción sexual mediante el envío de imágenes eróticas o pornográficas del menor, solicitando estas, además, incluso como medio y preparación de un encuentro sexual posterior. Efectivamente, estamos hablando de pederastia, un gran problema sobre la seguridad de los menores en internet.

Y lo que llega después, mucho peor: la “sextorsión” o “chantaje sexual” que aparece en todas las edades, aunque nos cueste creerlo y que además se combate con menos herramientas y más miedos entre los menores maduros emocionalmente. Quienes lo realizan lo único que hacen es jugar con la vergüenza y la culpa para extorsionar a los menores y conseguir que realicen lo que este les pida, y a cambio siempre de no contar nada de lo sucedido.

¿Qué se puede hacer para evitar el grooming?

Utilizar una App control parental, configurar correctamente los dispositivos, y utilizar un filtro de contenido además de configurar correctamente la privacidad de las aplicaciones y redes sociales es fundamental para mantener seguro el contenido almacenado en los teléfonos móviles, tabletas y ordenadores y evitar así contactos peligrosos. También es importante revisar la seguridad de la red Wifi de nuestro hogar para evitar hackers en la medida de lo posible y también ciberdelincuentes que puedan acceder a nuestro dispositivo y robar contenido. Vela por la seguridad de tus hijos y denuncia.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar