• Buscar
×

Cómo actuar ante la bulimia

Cómo actuar ante la bulimia

Los trastornos de la conducta alimentaria (TAC) tienen una de las tasas de mortalidad más altas de todas las enfermedades mentales. Actualmente, la bulimia o la anorexia son algunos de los tipos más comunes.

Índice

Síntomas de la bulimia

A diferencia de la anorexia, la bulimia es una enfermedad más difícil de detectar, pues las personas que la padecen se caracterizan por darse un atracón impulsivo de comida, para posteriormente inducirse el vómito o hacer ejercicio a diario y sin control. Por eso, es importante detectarlo rápidamente, pues se trata de un trastorno difícil de superar que suele hacerse crónico e, incluso, en los casos más graves, puede conducir a la muerte del paciente.

La bulimia es un trastorno tanto alimenticio como psicológico, ya que las personas bulímicas consumen comida en exceso en periodos de tiempo muy cortos (trastorno alimenticio), y después se arrepienten de haber comido de esa manera y buscan perder esas calorías consumidas de una forma extrema (trastorno psicológico). Por desgracia, este daño va a más, la ansiedad crece y esta puede derivar en depresión.

Además, los hábitos asociados a un trastorno de la alimentación, como la bulimia, son muy difíciles de erradicar, pues se consideran problemas clínicos graves que requieren tratamiento profesional de médicos y terapeutas.

Padece bulimia, ¿qué puedo hacer?

Para poder ayudar a alguien que padece bulimia, pues los síntomas están claros (baja autoestima, miedo al aumento de peso, insatisfacción con el cuerpo, excusas para ir al baño…), lo primero que debemos hacer tras haber vigilado sus hábitos alimenticios es llevar la situación ante un profesional médico.

Debemos tener claro que con la ayuda del médico no será suficiente. El paciente deberá siempre contar con el apoyo de sus seres más cercanos (amigos y familia), pues será muy difícil que pueda superar el trastorno bulímico en solitario. Además, y contando con el apoyo de su entorno, el paciente debe de estar concienciado con la enfermedad. Es decir, tiene que saber que padece bulimia y que va a poner de su parte para superarlo.

En algunos casos, los familiares de un paciente bulímico también pueden precisar de ayuda profesional, ya que es una enfermedad que afecta a las relaciones con ellos. La bulimia presenta algunas consecuencias psicológicas, como ciertos comportamientos violentos e impulsivos para esconder los problemas, constantes cambios de humor, hiperactividad o insomnio. Todo ello afecta a las personas que conviven con el paciente.

A pesar de que los familiares requieran de ayuda psicológica o no, es fundamental que ayuden al paciente. De nada sirve reprochar o discutir sobre un tema tan grave y que, además, se está intentando superar. De hecho, las recaídas en este tipo de trastornos alimenticios son más habituales de lo que creemos. Por este motivo es fundamental apoyar al paciente pero seguir siempre vigilándole, aunque no de manera constante.

En lo que concierne al tratamiento psicológico, esta resulta bastante aconsejable también para los familiares que, en muchos casos, son quienes cometen errores que perjudican al paciente sin darse cuenta, como cuando le obligan a recuperarse, le internan contra su voluntad o le vigilan y juzgan constantemente.

Todas estas actitudes jamás generarán cambios en el paciente que padece bulimia. Y, aunque creamos que no es perjudicial, hay que evitar conversaciones sobre lo que come o deja de comer con otros familiares cuando el paciente delante. Esto podría incomodarle y ponerle más nervioso. Tan solo hagámosle ver que estamos preocupados por su salud, que solamente queremos lo mejor para su bienestar y que, para ello, vamos a estar a su lado para apoyarle.

Otra técnica de medicina a la que se suele recurrir para ayudar a un paciente con bulimia, y que funciona muy bien, es a la terapia de grupo. Los grupos de apoyo son una herramienta muy útil, ya que les permite conocer las experiencias de otras personas que han pasado por lo mismo antes y de las que se puede aprender.

Se suele creer que las personas que padecen bulimia son, sobre todo, chicas adolescentes. Sin embargo, y a pesar de que es el grupo más numeroso, este no es el único. Los adolescentes y adultos hombres también pueden padecerla. De hecho, cualquiera puede sufrir bulimia.

Consejos para ayudar a alguien que padece bulimia

1- Generar un clima de confianza para que se sienta cómodo para contar sus problemas o cómo se siente. Debe poder expresar sus miedos con fluidez.

2- Actuar sin dramatizar. No lo dejes pasar, pero tampoco montes un drama de esta situación, hay que intentar tomárselo con calma para no dramatizar.

3- Hay que tener paciencia y constancia, ya que este tipo de trastornos suelen ser crónicos, por lo que no hay que bajar la guardia nunca.

Asimismo, no es recomendable:

1- Tomar decisiones precipitadas. El problema no se va a resolver en pocos días, por lo que hay que actuar con calma.

2- Castigar al enfermo. No se debe humillar, castigar, obligar, gritar o tratar mal al paciente. Hay que seguir las pautas de actuación y comportamiento que dé el experto.

3- Caer en los engaños del enfermo. Las víctimas de estas enfermedades suelen mentir con frecuencia a sus familiares, por lo que debes tener cuidado y no dejarte engañar por sus mentiras.

Finalmente, hay que ser conscientes de que lo más importante ante esto es tener paciencia, ser comprensivo y saber que se trata de una enfermedad que requiere tiempo y esfuerzo para volver a la normalidad.

Fuente:

AEPED: https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/bulimia-nerviosa-prevencion-tratamiento

American Psychiatric Association. Feeding and eating disorders. In: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing. 2013:329-354.

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar