¿Usas desodorante a diario? ¡No es necesario!

En Estilo de vida
Ducha diaria
Comparte en:

Casi todo el mundo usa desodorante o antitranspirante a diario como parte de su rutina diaria, sin embargo, diversos estudios muestran que no son necesarios para todas las personas, e incluso que pueden ser perjudiciales ya que evitan la transpiración normal de la piel.

Lo primero que debemos puntualizar es que desodorante y antitranspirante no son lo mismo, aunque casi todos usemos ambos términos como sinónimos. Así, un antitranspirante evita que el sudor llegue a la superficie de la piel, además de enmascarar el mal olor que causan las bacterias que provocan el mal olor. Mientras que los desodorantes solo neutralizan el color corporal, pero no evitan el sudor. Lo que tienen ambos en común es que contienen perfumes y aromas que enmascaran el mal olor del sudor.

Y ahora viene una noticia que seguro que os sorprenderá: todos usamos mal el antitranspirante. Así, es, no debe aplicarse por la mañana después de la ducha y antes de ir al trabajo, sino por la noche, antes de irse a la cama. Eso afirma la Sociedad Internacional contra la Hiperhidrosis: hay que aplicar los antitranspirantes por la noche y siempre sobre la piel totalmente seca. Por la mañana, su acción es más limitada. Y es que mientras dormimos la producción de sudor es mucho menor y la axila está completamente seca, algo que es casi imposible tras la ducha. Al estar tan seca, la penetración del antitranspirante es mayor y se otorga al producto unas 8 horas para que actúe y neutralice el sudor.

No obstante, esta práctica es un tanto controvertida ya que la transpiración y el sudor son una parte necesaria para mantener la homeostasis adecuada (la regulación de nuestra temperatura), por lo que hay dermatólogos que afirman que no es conveniente evitarla.

Asimismo, diversos estudios y expertos afirman que mucha gente usa desodorante o antitranspirante sin necesidad de hacerlo ya que no todos los sudores huelen mal, por lo que no es necesario enmascararlos. Esa es la hipótesis, por ejemplo, del genetista Ian Day, quien asegura que el 97% de los caucásicos y los negros poseen una variación genética que hace que su sudor sea especialmente atractivo para las bacterias que habitan en las axilas, las responsables del mal olor (el sudor no huele mal, sino que el mal olor está causado por la descomposición del mismo de las bacterias que se encuentran en la piel). En cambio, más del 80% de los asiáticos están libres de ese gen o, lo que es lo mismo, nunca van a apestar a sudor. Sin embargo, casi todo el mundo se echa desodorante, principalmente, por la presión oscila o la influencia de la publicidad.

En la misma línea está el estudio del Dr. Joshua Zeichner, director de investigaciones cosméticas y clínicas del Hospital Mount Sinai, quien afirma que el uso de estos productos es más una función de las normas sociales que de la necesidad. También dice que los desodorantes y antitranspirantes en realidad no se dirigen a la causa subyacente del sudor y el olor, sino que simplemente lo enmascaran.

Como decíamos, el olor es causado por bacterias relacionadas con nuestra genética, pero también por diversos factores ambientales. El sudor normal no apesta, pero a veces puede tomar cierto olor de los alimentos que comemos o de problemas con el metabolismo. Pero los desodorantes no tratan este problema, solo enmascaran.

“Las bacterias de la piel pueden actuar sobre el sudor para producir compuestos odoríferos, por lo que la limpieza es importante para eliminar el sudor y las bacterias que lo causan”, explican.

Pero seamos sinceros, nadie quiere estar cerca de alguien que huele mal, y el desodorante ayuda a enmascarar esos olores nocivos.

“Los desodorantes reducen el olor de la piel, ya sea añadiendo una fragancia que enmascare el olor corporal o matando bacterias en la piel que causan el olor”, dijo Zeichner. Funcionan al reducir el olor, mientras que los antitranspirantes, como el aluminio, forman un tapón en los poros que impiden que la humedad llegue a la superficie.

Hace unos años, circuló un correo electrónico en el que se afirmaba que estos productos podían presentar riesgos potenciales para la salud. La postura era que los compuestos a base de parabeno y aluminio pueden filtrarse en la piel por cortes de afeitado y pueden causar cáncer de mama. Sin embargo, la investigación del Instituto Nacional del Cáncer impugnó estas afirmaciones, diciendo que la evidencia es infundada y no tiene vínculos claros.

No obstante, a pesar de que no causen cáncer, es posible que los estés usando sin necesidad. Puede que con un poco de agua y jabón se solucione el problema del olor. Lo mejor que puedes hacer para prevenir los olores es tener una higiene adecuada, que incluye cambiarse de ropa y ducharse todos los días junto con afeitarse las axilas.

“La limpieza es importante para eliminar el sudor y las bacterias que causan el olor, especialmente en las áreas más propensas a los olores”. Así que ya lo sabes, límpiate bien y, si vas a usar antitranspirante, aplícalo por la noche antes de irte a dormir.

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu