Tu vida sexual puede afectar a tu productividad laboral

En Trabajo
Felicidad sexual
Comparte en:

El sexo es muy beneficioso. De eso no hay duda. Entre otras cosas, las investigaciones sugieren que puede ser bueno para nuestra salud física (después de todo, es una forma de ejercicio). Además, el sexo alivia el estrés, aumenta nuestro sentido de la vida e incluso puede mejorar nuestra memoria. Ahora, un nuevo estudio publicado en el Journal of Management sugiere otro beneficio potencial: la actividad sexual puede hacernos mejores en nuestro trabajo, al menos los días posteriores al sexo.

El estudio se llevó a cabo durante dos semanas con la participación de 159 adultos casados ​​que trabajaban a tiempo completo. Los participantes fueron en su mayoría heterosexuales y de unos 35 años de media. Cada día del estudio los participantes debían completar tres encuestas en línea: una en la mañana, una en la tarde y otra en la noche.

La encuesta de la mañana les preguntaba sobre la frecuencia de las relaciones sexuales el día anterior y su estado de ánimo actual; la encuesta de la tarde analizaba cuán satisfechos e inmersos se sentían en el trabajo; y la encuesta de la tarde trataba sobre los conflictos laborales que experimentaron en el día.

Gracias a los datos recogidos se pudo concluir que los días que los participantes tenían relaciones sexuales se sentían más felices en el trabajo al día siguiente. Específicamente, los estados de ánimo positivos aumentaron aproximadamente un 5% de promedio. Además, los empleados estaban más satisfechos y comprometidos con sus trabajos en los días posteriores al sexo. Al mismo tiempo, en los días en que las personas se sentían particularmente estresadas y presionadas en el trabajo, tenían menos probabilidades de tener relaciones sexuales cuando llegaban a casa, lo que implica una relación bidireccional: mientras que las relaciones sexuales nos hacen más felices en el trabajo, los problemas en el trabajo parecen interferir en nuestras vidas sexuales.

Hay que señalar que los investigadores controlaron la satisfacción conyugal en estos análisis con el fin de descartar la posibilidad de que cualquier efecto se debiera simplemente a cómo las personas se sentían acerca de sus relaciones. Asimismo, estos resultados se mantuvieron tanto para las mujeres como para los hombres, lo que sugiere que cualquier beneficio del sexo en términos de desempeño en el trabajo no se limita a un género.

Pero, ¿por qué el sexo parece beneficiarnos en el trabajo?

Keith Leavitt, profesor asociado de la Universidad Estatal de Oregón y autor principal del estudio, afirma que esto se debe a que el sexo nos cambia biológicamente. En su opinión, los cambios en el estado de ánimo positivo son “probablemente una función de la dopamina y la oxitocina desencadenada por la actividad sexual”. En otras palabras, tal vez solo estamos presenciando los efectos persistentes de los cambios inducidos por el sexo en los niveles de neurotransmisores y hormonas.

Sin embargo, Leavitt también sugiere que puede haber mucho más detrás. A lo largo de sus investigaciones ha descubierto que “las personas informan que sienten una mayor sensación de autocontrol y concentración al día siguiente de tener relaciones sexuales”. Leavitt sugiere que esto se debe a que el sexo mejora la calidad de nuestro sueño y el descanso, a su vez, restaura nuestras habilidades de autocontrol. Esto nos permite concentrarnos más eficazmente en el trabajo al día siguiente en lugar de distraernos pensando en otras cosas (como el sexo que no tenemos).

También es posible que se deba a los beneficios del sexo para aliviar el estrés. Por ejemplo, un estudio de 2012 publicado en la Revista Journal of Social and Personal Relationships encontró que cuando las parejas tuvieron relaciones sexuales en un día de alto estrés, experimentaron una disminución en el estrés al día siguiente.

Reducir el estrés obviamente nos hace más felices y más efectivos en el trabajo; sin embargo, puede haber beneficios que se extiendan mucho más allá de esto, incluida una mejora potencial en la forma en que tratamos a nuestros compañeros de trabajo. Cuando estamos estresados, nuestros cuerpos entran en un estado elevado de activación fisiológica debido a la respuesta de “luchar o huir”. Tal excitación tiene el potencial de amplificar las respuestas agresivas cuando nos sentimos provocados. Por lo tanto, en la medida en que el sexo nos ayuda a mantener la calma, nos ayuda a estar menos agresivos y tener más simpatía en el lugar de trabajo.

Eso implicaría otra conclusión, que la vida sexual de los jefes influye en cómo tratan a sus subordinados. En otras palabras, esperemos que nuestros jefes estén teniendo mucho sexo.

No obstante, también se le pueden sacar un par de pegas a estos estudios. Por una parte, los investigadores solo preguntaron sobre la frecuencia de las relaciones sexuales, pero no sobre qué tipo de relaciones habían mantenido, por lo que no se sabe si otras formas de actividad sexual, como el sexo oral o la masturbación mutua, pueden producir beneficios similares. Aunque Leavitt señala que la investigación neurobiológica descubrió que las relaciones sexuales desencadenan efectos hormonales más fuertes que otras formas de contacto sexual, por lo que serían más beneficiosas que estas otras.

En segundo lugar, los investigadores no evaluaron la calidad del sexo. Sí preguntaron a la gente cuántos orgasmos habían tenido, y llegaron a la conclusión de que este dato no alteraba los resultados. Sin embargo, la frecuencia orgásmica no es lo mismo que el disfrute sexual. Por ejemplo, es posible tener un orgasmo durante dos encuentros sexuales diferentes, pero disfrutar uno mucho más que el otro. Por lo tanto, sería útil para futuras investigaciones explorar los efectos tanto de la cantidad como de la calidad del sexo.

Eso sí, nada de forzarte al sexo para ser mejor en el trabajo. Los estudios han encontrado que cuando las personas se obligan a tener relaciones sexuales, disminuye la felicidad, y eso frustra el propósito. En otras palabras, practiques sexo si realmente no te apetece, o sus beneficios no serán los mismos.

Fuente: “From the Bedroom to the Office. Workplace Spillover Effects of Sexual Activity at Home”, Keith Leavitt, Christopher M. Barnes, Trevor Watkins. First Published March 1, 2017. http://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/0149206317698022

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu