• Buscar
×

Cómo ser un buen trabajador

Cómo ser un buen trabajador

Convertirse en un trabajador eficaz, resuelto y productivo es la clave para tener éxito en nuestra carrera laboral. Sin embargo, no siempre es tan sencillo ser un buen trabajador ya que esto depende no solo del trabajo personal, sino también de cómo te comportas con los demás, si sabes trabajar en equipo, si tienes iniciativa o no… Te damos las claves para ser un excelente trabajador.

Índice

La importancia de saber trabajar

El trabajo es una parte esencial de nuestra vida ya que ocupa gran parte de nuestra actividad diaria y, además, es la base de nuestro sustento económico. El salario que nos pagan a cambio de nuestro trabajo es el que nos permite comprar una casa, comida, luz, etc. Por eso, es importante ser buenos en nuestro trabajo ya que, cuanto mejor trabajemos, más posibilidades de ascender, ganar más y, en definitiva, de que no nos despidan.

Pero, además, en el trabajo pasamos muchas horas y estar a gusto y llevarnos bien con los demás es muy importante para nuestra felicidad personal. Una persona que odia su trabajo o se lleva mal con todos sus compañeros puede tener problemas de estrés, ansiedad, depresión…

Por eso, es importante ser un buen trabajador, entendiendo esta habilidad no solo como hacer bien el trabajo, ser muy productivo o eficaz, sino también saber portarse de acuerdo a unas normas y llevarse bien con los compañeros y superiores. Así, ganaremos más y, sobre todo, seremos más felices.

Claves para ser un buen trabajador

1- Buscar crecer y mejorar. No te conformes con cumplir tu horario de trabajo y hacer más o menos bien las tareas asignadas. Intenta cada día crecer, superarte, mejorar, aprender…

2- Imita a tus superiores. O, al menos, a los que sepas que son muy buenos, ya que no todos llegan a lo más alto por sus méritos o por las razones adecuadas. Fíjate en aquellos superiores que realmente saben hacer su trabajo y ser buenos líderes e imítalos. Si han llegado ahí, será por algo.

3- Aprende a trabajar en equipo. Como decíamos, ser un buen trabajador no implica solo hacer bien el trabajo personal, sino que engloba otra serie de cualidades como trabajar en equipo. Aprende a relacionarte con los demás y coordinarte con ellos para sacar adelante el trabajo de manera más eficaz e innovadora. Trabajar en equipo no siempre es fácil, por eso puede hacerte destacar frente a otros.

4- Comunícate con tu jefe. La comunicación es clave en cualquier relación, incluida la de trabajador-jefe. Aprende a comunicarte con él para que sea consciente de tus avances, tus logros, tus ideas, lo que te implicas… Es importante que sepa de primera manera tanto lo bueno como lo malo de tu trabajo, que no sepa de ti por los demás. Gánate su confianza.

5- No dejes de aprender. Por mucho que sepas de algún campo, siempre se pueden aprender cosas nuevas y mejorar. No dejes de investigar sobre tu trabajo, hacer cursos, formarte… Cuanto más sepas, más valioso serás. Alcanza la maestría en tu campo.

6- Ten iniciativa. No esperes a que te digan qué hacer, toma la iniciativa, propón mejoras, nuevos proyectos, haz propuestas… Que vean que no te quedas quieto, sino que te mueves y te implicas.

7- Sé responsable. Sin duda, una de las cualidades más respetadas y deseadas en un trabajador: la responsabilidad. Ser puntual, cumplir con el trabajo y las fechas de entrega, no olvidarse nada…

8- Comprométete con la empresa y sus valores. Es importante que te impliques, que se note que la empresa te importa y que buscas su beneficio, no solo el tuyo. Desarrolla un sentido de pertenencia a la empresa, que se note que la consideras tuya ya que, al fin y al cabo, su éxito es también el tuyo y viceversa.

9- Sé organizado. Organiza las tareas que tienes que hacer cada día para ser más eficaz y aprovechar bien el tiempo. No hagas varias cosas a la vez, es mejor hacer una bien que varias mal. Además, debes procurar no distraerte en la jornada laboral con el móvil, las redes sociales…

10- Identifica a tus aliados. Busca a aquellos compañeros que pueden ayudarte a crecer y mejorar y apóyate en ellos.

11- Identifica tus debilidades. Todos tenemos debilidades o fallos, nadie es perfecto, pero lo importante es saber cuáles son y transformarlas en algo positivo.

12- Sé flexible. Poder adaptarse a los cambios, crisis y problemas es esencial, especialmente en los tiempos duros y complicados que vivimos.

13- Sé honesto. No mientas ni engañes, ni en tu currículo, ni con tus habilidades ni con el trabajo hecho. Las mentiras siempre se acaban pillando y te hacen quedar mal. De igual modo, sé honesto con tus compañeros y en tus relaciones laborales.

14- Sé tú mismo. A veces puede que tengas que discrepar de las órdenes si no estás de acuerdo con ellos, afectan a tu ética o, simplemente, sabes que no son las más adecuadas. En esos casos, también tienes que saber decir lo que piensas, de manera educada y correcta, haciendo ver a los superiores que se están equivocando. Explica el por qué y ofrece alternativas.

15- Equilibra tu vida personal con la laboral. Para ser productivo en el trabajo, es fundamental que este no perjudique tu vida personal y familiar. No dejes que el trabajo te absorba, es importante sacar tiempo para el ocio, los amigos, la pareja, los hijos, etc.

16- Sé optimista. Las personas optimistas son más exitosas ya que saben ver el lado bueno de las cosas y aprovechar lo malo para obtener algo bueno. Intenta ver lo negativo desde una perspectiva optimista y no quejarte por todo.

17- Aprende de los fallos. No te dejes vencer por los errores, aprende de ellos para que te permitan crecer y mejorar y, sobre todo, no volver a repetir los mismos errores.

18- No te pases el día quejándote. Las quejas contribuyen al estrés y el mal ambiente. Y, además, te hacen perder tiempo.

19- No compitas. Puede ser difícil, ya que muchas veces se potencia la competencia para fomentar el buen rendimiento, pero compararte constantemente puede dejarte insatisfecho o hacer que te sientas inferior. Trata de ser el mejor en lo tuyo, sin compararte con los demás ya que todos somos diferentes y cada uno tiene sus valores. 

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar