Técnicas para ser asertiva

En Estilo de vida
Mujeres conversando
Comparte en:

La asertividad es una habilidad social y comunicativa que consiste en conocer los propios derechos y defenderlos respetando siempre a los demás. Asimismo, como estrategia y estilo de comunicación, la asertividad se sitúa en un punto intermedio entre otras dos conductas polares: la pasividad y la agresividad.

Por un lado, la pasividad, que consiste en permitir que terceras personas decidan por nosotros o pasen por alto nuestros derechos y, por otro, la agresividad, que se presenta cuando no somos capaces de ser objetivos y respetar las ideas de los demás. El concepto como tal de asertividad hace referencia al comportamiento comunicacional en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras, sino que manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos.

Ser asertivo es más bien una forma de expresión congruente, directa y equilibrada, cuya única finalidad es comunicar las ideas y sentimientos o defender los legítimos derechos sin la intención de herir o perjudicar, actuando desde un estado interior de autoconfianza en lugar de la emocionalidad limitante típica de la ansiedad, la culpa o la rabia. De hecho, contar con un criterio propio dentro de la sociedad es indispensable para comunicarnos de manera completamente satisfactoria.

Cada día somos muchas las personas que aceptamos de forma pasiva determinadas situaciones mientras vamos sintiendo poco a poco cómo perdemos el respeto por nosotros mismos hasta que llega el día en que rozamos el límite y estallamos y, por supuesto, las consecuencias son mucho peores. Por suerte, existe una tercera forma de responder y también de hacernos respetar mucho más eficaz de lo que pudiera serlo la agresividad o la pasividad de las que hablábamos anteriormente. ¿Has sido consciente de cómo alguien se ha colado delante de tus narices en la parada del autobús y no le has dicho nada? ¿Has hecho algún favor a tu pareja a pesar de estar hasta arriba de trabajo con tal de que no se enfadara?

Situaciones como estas y muchas otras parecidas se repiten en nuestra vida constantemente y, aunque no debamos decir siempre que no o enfadarnos, debemos ser conscientes de que lo ideal tampoco es estar receptivo para todo y callar todo lo que pensamos sobre algo o alguien. Y para ello sirve, por tanto, la asertividad. La forma de comunicación más sencilla que existe para defender nuestros derechos, expresar nuestras opiniones y realizar sugerencias de forma completamente honesta, pero sin caer (o al menos intentarlo) en la pasividad o la agresividad que son algo perjudiciales.

Además, ser asertivo nos servirá también para exponer a los demás cuáles son nuestros verdaderos deseos y necesidades, pero también para demostrar autoconfianza y respeto por nosotros mismos. Por ejemplo, podemos empezar por dar nuestra opinión, hacer alguna petición o simplemente pedir un favor, pero de manera natural. En ocasiones, cuando pedimos algo a alguien lo hacemos como si esa persona nos estuviese perdonando la vida y no debe ser así en absoluto. De hecho, seguro que cuando a nosotros nos piden algún favor, a ellos no les pasa lo mismo…

También es importante empezar a mostrar nuestras emociones negativas, es decir, algunas quejas o críticas, pero sin pasarse ya que una persona que se pasa el día quejándose por todo suele ser algo cargante. Y, por supuesto, mostrar también emociones positivas como la alegría o el orgullo y hacer algún que otro cumplido, pero sin parecer demasiado inestable emocionalmente.

Además, debemos preguntar por qué e iniciar y terminar conversaciones de manera cómoda sin tener, por supuesto, la sensación de estar faltando el respeto a nadie. Asimismo, debemos compartir nuestros sentimientos, emociones y experiencias con los demás y también favorecer que ellos compartan las suyas con nosotros.

Finalmente, se deben resolver todos los problemas cotidianos antes de que lleguen a aparecer emociones negativas como el enfado y la ira haciendo que la situación se descontrole. No obstante, debemos ser conscientes de que siendo asertivos no conseguiremos que la gente nos quiera más o no se enfade nunca con nosotros ya que por mucho que lo seamos habrá mucha gente que nos dará un no como respuesta si les pedimos algo que vaya en contra de, por ejemplo, sus valores o intereses.

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu