• Buscar
×

Técnicas para planchar la ropa fácilmente

Técnicas para planchar la ropa fácilmente

A prácticamente nadie le gusta planchar la ropa, especialmente las blusas y camisas… Sin embargo, hay ropa que es obligatorio planchar si no quieres ir hecha un adefesio, sobre todo al trabajo. Para que la plancha no se convierta en un castigo, echa un ojo a estos consejos.

Índice

¿Es necesario planchar?

Hay mucha ropa que no hace falta plancharla, ya que sale perfectamente de la lavadora, como pijamas de felpa, sudaderas, ropa interior… Sin embargo, hay otras prendas que es necesario planchar, ya que se arrugan mucho en el lavado, por muy bien que se estiren al tenderlas. Camisas, vestidos, camisetas… pueden necesitar un planchado para estar presentables.

Si eres de las que no le gustan planchar, pero no tiene más remedio que hacerlo, seguro que acumulas la ropa hasta que no te queda más remedio que ponerte a planchar un montón de prendas más alto que tú. No desesperes, con estos trucos plancharás de manera rápida y fácil.

Trucos para planchar más rápido y fácil

1. No llenes mucho la lavadora para que las prendas no se arruguen mucho.

2. Lava a bajas temperaturas y saldrán menos arrugas. Asimismo, a más revoluciones más arrugada sale la ropa.

3. Añade suavizante y la ropa saldrá con menos arrugas. Si prefieres un remedio casero, añádele una taza de vinagre blanco en vez de suavizante.

4. Bien utilizada, la secadora evitará gran parte del planchado. Para obtener los mejores resultados, saca la ropa antes de que esté totalmente seca y sacúdela.

5. Cuando tiendas la ropa, emplea el tiempo necesario para que esta quede bien estirada, así habrá prendas que no haga falta planchar o, al menos, que queden menso arrugadas y sea más fácil hacerlo.

6. Dobla bien la ropa antes de colocarla para planchar para que coja menos arrugas mientras espera su turno.

7. Compra prendas que no se arruguen. Las fibras artificiales suelen ser antiarrugas. Aunque no necesitan planchado, conviene colgar estas prendas en el cuarto de baño para que el vapor haga desaparecer hasta la última arruga.

8. Aunque se puede planchar sobre cualquier superficie plana y dura, es mejor hacerlo sobre una tabla de planchar ya que facilita el planchado de ciertas partes como las mangas de las blusas.

9. Plancha toda la ropa del revés para que no se estropee ni pierda color y brillo.

10. Con las telas más complicadas usa el vapor o el rociador de agua para que sea más sencillo de alisar. Mejor con agua caliente, se humedecen más rápido y más uniformemente.

11. Clasifica las prendas que vayas a planchar según su material para planchar primero las que necesitan menos calor y, por último, las que necesitan una temperatura mayor y no tener que estar cambiando el programa de la plancha continuamente.

12. El algodón y el poliéster no se deben planchar secos, asegúrate de que las prendas estén ligeramente húmedas antes de plancharlas (que no empapadas).

13. Lee bien la etiqueta de cada prenda para no confundirte con la temperatura adecuada.

14. Plancha las camisas desde el cuello hacia abajo y las mangas desde el puño hacia arriba. Una vez hecho estira las mangas hasta que no quede ninguna arruga y plánchala de abajo hacia arriba. Plancha el cuerpo de la camisa o blusa por un lateral y termina por el otro.

15. Los pantalones hay que hacerlo desde la cintura hacia las perneras.

16. Si tienes una prenda muy complicada de planchar y no hay manera de quitar las arrugas, coloca un papel de aluminio sobre la tabla de planchar, pon encima la prenda y sobre ella un paño humedecido en agua con una gota de amoniaco. Verás qué bien funciona.

17. Para quitar los restos de almidón que se quedan en la plancha, dándole ese aspecto negro tan feo, empapa un algodón en aceite de oliva virgen y frotar la base de la plancha cuando aún esté caliente. ¡Con cuidado, claro!

18. Mete en el frigorífico, durante unos diez minutos, la ropa recién seca. Será mucho más fácil plancharla.

19. Si no consigues que el cuello de los polos se quede recto, con unas gotitas de vinagre en el momento de planchar.

20. Si la plancha ha dejado una pequeña mancha en la ropa, puedes quitarla eliminar frotándola con agua muy salada o con agua oxigenada y ponerla después a secar al sol.

21. Si se te ha olvidado la plancha y tienes que alisar un vestido (por ejemplo, en un viaje), cuélgalo en el baño lo más posible de la ducha y date un baño caliente. El vapor eliminará las arrugas más grandes.

22. Mueve la plancha sin cesar y que la presión sea ligera. Un exceso de presión puede estropear el tejido.

23. En cuanto acabes de planchar cuelga la prenda para que no le salgan arrugas nuevas.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar