• Buscar
×

Técnicas para planchar el pelo

Técnicas para planchar el pelo

Si tu cabello es muy grueso y rizado es muy probable que pierdas mucho tiempo a la hora de alisártelo. Para que el resultado sea rápido y eficaz, debes seguir las técnicas para planchar el pelo que te vamos a mostrar a continuación.

Índice

¿Para qué sirve el planchado de pelo?

El cabello liso ha sido catalogado desde siempre como elegante y seductor, lo que lo ha convertido en uno de los looks más populares tanto en la calle como en las pasarelas. Además, te da muchas opciones para probar nuevos peinados.

La elección del método de alisado siempre varía según tu estilo y el tiempo que desees que dure tu pelo liso, pero los más predominantes son secarte el pelo mientras vas tirando de cada mechón con un cepillo redondo (cabello corto) o plano (cabello largo), o utilizar la plancha del pelo. Lo cierto es que la segunda opción se ha convertido en la más utilizada por excelencia. Seguro que la mayoría la usamos en la lucha diaria contra nuestro cabello e incluso para nuestros últimos retoques.

Sin embargo, el uso de la plancha podría tener graves inconvenientes para tu pelo si no las utilizas correctamente. Por ejemplo, podría terminar reseco y con las puntas abiertas.

Consejos para plancharse el pelo

Para evitarlo, debes seguir los siguientes consejos:

1. A la hora de elegir tus planchas, los especialistas siempre recomiendan las de titanio por sus buenos y duraderos resultados. Esto es gracias a que su calor es muy estable con un mínimo de variación. Esto hace que se calienten más rápido y, por lo tanto, hay que pasar la plancha muchas menos veces. Es decir, el daño es mínimo. Recuerda siempre que la mejor opción son las planchas para el pelo seco.

2. Antes de nada, utiliza siempre protección contra el calor que desprende la plancha. Lo mejor son los sprays de queratina.

3. En el momento de iniciar el proceso de alisado, es fundamental que tu cabello se encuentre totalmente seco y desenredado. Pero, antes, debes mantenerlo hidratado y nutrido para evitar que se reseque.

4. Ten presente el nivel de temperatura que decidas ponerle. Si tu pelo es delgado elige un nivel bajo, si es grueso y rizado un nivel alto, y si es ondulado prueba el intermedio.

5. Durante el proceso, separa tu melena con ayuda de pinzas en pequeños mechones para que tu alisado sea uniforme. Los mechones deben ser de unos dos centímetros de ancho y con un grosor de un dedo aproximadamente. Si tu cabello es más fino, puedes aumentar la cantidad.

6. Siempre plancha cada mechón empezando por la raíz –lo más cerca posible del cuero cabelludo– y por los mechones de abajo. Pasa por la raíz entre dos y tres veces antes de pasar a medios y puntas, donde hay que insistir la mitad de tiempo que en las raíces.

7. Escoge un peine de púas muy finas y juntas, colócalo pegado a la plancha por la parte de abajo y desliza lentamente de forma regular hasta el final del mechón. El secreto está en pasar la plancha lentamente. Necesitarás muchas menos pasadas y quedará mejor y se estropeará menos.

8. Al terminar, coge el secador y enfría la melena direccionando el cabello hacia el suelo utilizando los dedos como si fueran peines.

9. La velocidad en la que pasas la plancha tiene que ser media. Si se hace muy rápido hay que repetirlo muchas veces y si se hace muy lento el pelo se quema.

10. Cuando hayas terminado, aplica algún aceite o producto para que el alisado dure más tiempo y tu cabello tenga un aspecto más nutrido.

11. Intenta no ponerte el cabello detrás de las orejas, ni gomas u horquillas hasta que no hayan pasado un mínimo de 4 o 5 horas tras haberlo peinado para que no dejen marca. Si te vas a la cama justo después de plancharte el pelo, duerme con una almohada de seda o raso para evitar que el cabello coja forma.

12. Por último, recuerda que es aconsejable aplicar como mínimo una vez a la semana mascarilla reparadora en el pelo para aliviar los daños. Y, si te gusta llevarlo siempre liso, puedes hacerte un alisado permanente.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar