¿Te cuesta recordar los nombres de las personas? Estos consejos pueden ayudarte

En Relaciones
Cómo recordar nombres
Comparte en:

Para algunas personas, recordar los nombres de las personas que han conocido, incluso de algunas con las que tienen trato a menudo como los padres de los compañeros de sus hijos o sus propios colegas de trabajo, es todo un reto. Si eres de los que olvidan o confunden nombres, estos consejos pueden ayudarte.

Muchas personas reconocen que “son horribles con los nombres”, pero la verdad es que acordarse de los nombres de los demás no es el punto fuerte de nadie. Sin embargo, la ciencia muestra que nunca olvidamos una cara, pero eso se debe a que los humanos están predispuestos a la evolución.

“Somos criaturas visuales”, explica Clie Warburton, neurocientífico cognitivo de la Universidad de Bristol, quien realizó un estudio en 2013 al respecto. “Nuestro cerebro tiene más corteza dedicada al procesamiento de información visual en comparación con la de nuestros otros sentidos. Estamos programados para codificar y recuperar información visual mucho más que información auditiva“.

Esto no quiere decir que no puedas ser bueno recordando nombres, sin embargo, eso requiere un poco más de esfuerzo. Es decir, si quieres conocer gente y no olvidarte de sus nombres, tendrás que tratar esa información como si fuera cualquier otra habilidad que debes practicar para quedarte con ella.

Los nombres requieren un poco más de trabajo para comprometerse con la memoria, y hay algunos ejemplos de personas que parecen haber descubierto la fórmula. El cerebro es un músculo y, como cualquier músculo, necesitas entrenar y encontrar una técnica que lo empuje. Esta es una posible técnica:

  1. Asociación: haz una fotografía mental de esa persona, anotando mentalmente un rasgo único y registrando esa singularidad con su nombre. Por ejemplo, si tiene un lunar en la frente, anota mentalmente: “Rosa, lunar en la frente”, a la vez que fijas su cara en tu cerebro.
  2. Repetición: para memorizar el nombre de alguien al momento debes usarlo a menudo para que no se borre de tu mente. A todo el mundo le gusta escuchar su nombre, así que di su nombre en voz alta varias veces cuando te lo presenten para que tu cerebro lo fije mejor y te sea más fácil recordarlo a posteriori. Esto ayuda a potenciar la memoria acorto plazo.

Se trata de hacer conexiones con una sola persona y vincularlo a su nombre. Después de todo, cuantas más conexiones tengas respecto a una persona, más fuerte se vuelve el recuerdo, por eso es más fácil recordar los nombres de nuestros amigos y familiares que los extraños.

Existen otras técnicas que nos pueden ayudar a recordar el nombre de una persona:

Contarte una historia. Después de que te hayan presentado a alguien, puedes inventarte una historia o contarte a ti mismo la historia real de esa persona (quién es, lo que hace, por qué la conoces) para que te sea más fácil acordarte de su nombre al recordar su relato.

Vincular datos a personas. En lugar de contarte una historia completa, puedes solo vincular algún dato a él haciendo una asociación de ideas, que incluso puede rimar, para que su nombre venga más fácilmente a la mente. Por ejemplo, “María la del pelo rojo es la madre de Sofía”.

Dibujar mapas o diagramas. Si tu memoria es visual, es conveniente puedes crearte un mapa o diagrama con los nombres de las personas que quieres recordar y algún dato suyo que te ayude a asociar la cara con el nombre y la relación que guardas con ella.

Agrupar en categorías. Puedes crear listas con los nombres de los padres de los compañeros de clase de tu hijo, tus compañeros de trabajo, tus colegas del gimnasio, etc. Así, solo tendrás que echar un vistazo a cada lista antes de ir a clase o al trabajo para recordar todos los nombres.

Repetir, repetir y repetir. Es la técnica más antigua y la más usada, pero justamente porque es la que mejor funciona. Lo mejor para memorizar y recordar posteriormente un nombre es repetirlo muchas veces.

Lo importante es encontrar una técnica que te funcione, lo cual puede requerir un poco de tiempo, prueba, error y fallos. O simplemente podemos reconocer que la sociedad pone expectativas irreales a la hora de obligarnos a recordar nombres nuevos y darse cuenta de que debería ser socialmente aceptable preguntar el nombre de alguien en las primeras reuniones sin quedar mal o sin que el otro nos mire con mala cara por no acordarnos de su nombre, porque es posible que él tampoco se acuerde del nuestro.

Fuente:

Science Friday

También te interesará...

Cómo vestir en un bautizo

¿Cómo se debe ir vestida a un bautizo?

Comparte en: Los meses de mayo y junio son esos dos meses en los que, un año u otro,

Read More...
Toxoplasmosis y gatos

Beneficios de tener un gato

Comparte en: ¿Te encantan los gatos y estás pensando en adoptar uno? Te sorprenderán todos los beneficios que tener

Read More...
Mujer molesta con su pareja

Relación entre ovulación y sueño

Comparte en: ¿Te notas cansada? ¿Duermes lo suficiente? Quizás estés en la fase de la ovulación. Tu cansancio se

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu