¿Son las amigas la clave de la felicidad en las mujeres mayores?

En Relaciones
Beneficios de la amistad
Comparte en:

Conservar y tener amigos cuando se llega a ciertas edades no solo es bueno para que nuestra vida sea más divertida y sociable, sino que es vital para nuestra salud y nos aporta felicidad y más años de vida.

Se apoyan mutuamente en tiempos de grandes cambios como el matrimonio, el divorcio y la jubilación; se consuelan unas a otras cuando hay pérdidas; se ayudan unas a otros a encontrar el humor al envejecer… Las amistades femeninas pueden ser la clave de la felicidad en las mujeres mayores, pero a menudo no son valoradas como deberían.

Oímos mucho habar sobre los beneficios de una dieta saludable, el ejercicio regular o el amor, pero las amistades femeninas en la vejez con frecuencia son tratadas en la sociedad como una fuente de risas o humor, sin valorar lo realmente importantes que son.

Y es que las amistades no solo son buenas para la diversión y los juegos (aunque también son excelentes para ellos), sino que también son vitales para la salud física y mental, además de aumentar la longevidad. Los seres humanos necesitamos relaciones para sobrevivir. De hecho, está demostrado que los bebés pueden morir si pasan demasiado tiempo sin ser atendidos, y los ancianos experimentan un mayor riesgo de mortalidad si no tienen interacciones sociales. El aislamiento y la soledad son factores importantes en la depresión y afectan negativamente a la salud mental, física y cognitiva.

Según un estudio publicado en Industrial Psychiatry Journal titulado “Soledad, depresión y sociabilidad en la vejez”, “hay un creciente número de pruebas que sugieren que los factores psicológicos y sociológicos tienen una influencia significativa sobre lo bien que envejecen los individuos” (Singh & Misra , 2009). Eso se demuestra claramente en una investigación dirigida por William Chopik, de la Universidad Estatal de Michigan, que mostró en una revisión de dos encuestas realizadas por unas 280.000 personas que “valorar las amistades estaba relacionado con un mejor funcionamiento, particularmente entre los adultos mayores” y que “solo la tensión de las amistades predijo más enfermedades crónicas durante un período de seis años “(Chopik, 2017).

¿Quieres comer alimentos saludables y hacer ejercicio todos los días? Busca a un amigo. Es mucho más fácil comer bien y dar largos paseos por el vecindario cuando tienes un amigo que puede cenar y caminar contigo. Los amigos pueden alentarse mutuamente y presionarse mutuamente para ser más saludables (el tipo positivo de presión de grupo).

¿Y qué pasa con la salud mental? ¿Estás buscando a alguien con quien compadecerte o validar tus elecciones de vida? No busques más que a tu mejor amiga. Si bien es posible que tus hijos no comprendan las dificultades de la vejez y que tu pareja (si es hombre)  no comprenda las dificultades de la mujer mayor, tu mejor amiga sí lo hará. Ya sea la menopausia o la elección de comenzar una nueva carrera en lugar de mudarse a una comunidad de jubilados, los buenos amigos estarán allí para quejarse contigo o para apoyar tus elecciones de vida.

Pero las amistades como estas no ocurren por accidente. Puede que estés acostumbrado a la idea de que las relaciones románticas “llevan trabajo”, pero ¿sabías que también las amistades? Las relaciones con los amigos requieren esfuerzo, que comienza con una mentalidad de intenciones centradas en la amistad y se extiende a nuestras prioridades, elecciones e interacciones diarias. El éxito o el fracaso de las amistades dependen de nuestro nivel de atención hacia ellas.

La genética y las primeras experiencias sociales de nuestra vida influyen significativamente en nuestras habilidades a la hora de hacer amigos. Pero incluso si no eres naturalmente bueno haciendo o manteniendo amigos, puedes aprender cómo conectarte positivamente con los demás. A medida que los viejos amigos abandonan nuestra vida por la edad o las circunstancias, uno necesita reconstruir su círculo social. Nunca es demasiado tarde para construir o reparar el tuyo.

Cuando mires hacia atrás y valores toda tu vida, es posible que los años de amistades más activas y abundantes sean los más felices. Aunque también es posible que los dolores más profundos que has experimentado en tu vida impliquen problemas o rupturas dentro de tus conexiones sociales.

Por lo tanto, cuanto mejor seas haciendo y manteniendo conexiones saludables, más feliz y sano serás. Las amistades nutrirán y enriquecerán tu vida a medida que envejeces. Y te ayudarán a vivir más años. Vale la pena tomárselo en serio.

Foto: Creado por Bearfotos – Freepik.com

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu