• Buscar
×

Síntomas y tratamiento de la artrosis

Síntomas y tratamiento de la artrosis

Una de las enfermedades crónicas más frecuente en el mundo es la artrosis. Se caracteriza por afectar a todas las articulaciones y ser una de las principales causas de consulta médica, especialmente entre las mujeres mayores de 65 años.

Índice

La artrosis se define en medicina como una patología reumática que afecta a las articulaciones originando la degeneración del cartílago. Las articulaciones son las partes del esqueleto donde se establece la conexión entre dos huesos y, como resultado, se produce el movimiento. El cartílago, por su parte, se encarga de recubrir cada extremo de los huesos como si fuera un amortiguador. Por esta razón, cuando el cartílago se desgasta se origina un dolor y deformación de las articulaciones. Las más frecuentes son las de las manos, rodilla y cadera.

En España, la artrosis afecta al 10% de la población general, representando casi la cuarta parte del total de pacientes atendidos en las consultas de los reumatólogos. No hay que confundirlo con la artritis. 

Síntomas de la artrosis

Para confirmar que tienes artrosis, tienes que comprobar si sufres los síntomas principales:

  • El principal es el dolor en la articulación, ya que nos notifica que algo no funciona bien. Aparte de que el dolor aparece cuando se realizan actividades cotidianas como caminar o cocinar.
  • Rigidez de las articulaciones cuando te mantienes un largo tiempo en reposo.
  • Hinchazón de las articulaciones afectadas.
  • Crujido al realizar cualquier movimiento.
  • Deformación de los huesos.
  • Limitación de los movimientos.

Causas de la artrosis

Todavía se desconocen con exactitud las causas de la artrosis, pero sus factores desencadenantes son:

  • La genética, que puede aumentar el riesgo de padecer artrosis hasta un 65%
  • La edad, porque normalmente esta enfermedad aparece a partir de los 50 años
  • El sexo, porque afecta más a mujeres que a hombres
  • La obesidad, porque las rodillas o el lumbar de la columna vertebral tienen que soportar pesos elevados
  • Secuelas tras una cirugía
  • Las personas que practican una actividad física elevada y las que tienen ciertas actividades laborales (pasando mucho rato de pie o efectuando ciertos movimientos) tienen más riesgo de padecer artrosis

Tratamiento de la artrosis

Los principales objetivos del tratamiento para la artrosis son lograr disminuir la inflamación y el dolor, parar el desgaste del cartílago y mejorar el movimiento de las articulaciones, puesto que no tiene cura. Para ello, es necesario seguir los siguientes tratamientos:

  • Antiinflamatorios y analgésicos para reducir la hinchazón y el dolor de la zona afectada.
  • Medicamentos condroprotectores para tratar la enfermedad de raíz y lograr que el deterioro sea mucho más lento.
  • Cuando el paciente está en la última fase de la enfermedad, los médicos recomiendan la cirugía protésica. Consiste en la sustituir la articulación dañada por una prótesis. Sólo se puede realizar en articulaciones mayores, como en las rodillas y cadera.

Según la Sociedad Española de Reumatología, la artrosis es la enfermedad articular que más se produce en España. Asimismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que el 28% de la población mundial mayor de 60 años tiene esta enfermedad y un 80% tiene limitaciones a la hora de moverse. Asimismo, es muy probable que a partir del año 2020 la artrosis consiga el cuarto puesto de causa por discapacidad, por lo que conviene empezar a cuidarse desde ya para prevenir la artrosis.

Consejos para personas con artrosis

La Sociedad Española de Reumatología (SER) ha elaborado un catálogo de 10 recomendaciones para mejorar la calidad de vida de las personas con artrosis:

1- Mantén un peso adecuado. La obesidad es una de las principales causas de la artrosis y, además, hace que esta enfermedad progrese con mayor rapidez. Si tienes sobrepeso u obesidad, ponte en manos de un nutricionista para conseguir un peso saludable.

2- Aplícate calor con una manta eléctrica o una bolsa de agua caliente en la zona dolorida para aliviar el dolor y relajar la musculatura. Si tienes un brote inflamatorio intenso, puedes laternar calor y frío.

3- Nunca te automediques, consulta a tu médico qué fármacos son mejores para ti según sus efectos secundarios. 

4- Cuida tus hábitos posturales. Por ejemplo, evita sentarte en sillones o sofás hundidos, usa sillas con respaldo recto, duerme en una cama plana y dura…

5- Haz ejercicio físico de manera regular para aumentar la fuerza de tus músculos y proteger las articulaciones. Caminar, nadar o montar en bici son los deportes más adecuados.

6- En las fases de brotes dolorosos, se recomienda hacer reposo.

7- Evita sobrecargar las articulaciones: no cojas mucho peso, no camines por terrenos irregulares, usa un bastón si es necesario…

8- Si tienes artrosis de caderas, rodillas o lumbares, debes usar un calzado de suela gruesa que absorba la fuerza del impacto del pie contra el suelo al caminar. Y no uses tacones muy altos.

9- Los balnearios son muy buenos para el tratamiento de la artrosis. Las aguas termales alivian el dolor y relajan la musculatura contracturada.

10- Mantén una actitud positiva ya que, si te cuidas, podrás seguir teniendo una vida activa con escasas limitaciones.

Fuente:

Fundación Española de Reumatología: Inforeuma: https://inforeuma.com/enfermedades-reumaticas/artrosis/

Redacción: Esperanza Pavón

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar