Síntomas de ansiedad

En Salud
Cómo tratar la ansiedad
Comparte en:

La ansiedad y sus síntomas se manifiestan gradualmente. Por lo tanto, se puede padecer a diferentes niveles, desde uno leve, hasta síntomas de ansiedad que controlan toda nuestra vida, haciendo que no sepamos qué hacer con nosotros mismos.

Los síntomas de ansiedad se pueden dar a nivel cognitivo, fisiológico o motor. Para que puedas identificarla, estos son algunos de los más comunes:

Algunos de los síntomas de ansiedad a nivel cognitivo

– Preocupación

– Inseguridad

– Dificultad para decidir

– Miedo

– Pensamientos negativos sobre uno mismo

– Pensamientos negativos sobre nuestra actuación ante los otros

Síntomas a nivel fisiológico

– Temblor

– Molestias de estómago o gástricas

– Palpitaciones

– Sudoración

– Tensión muscular

– Mareos, náuseas o dificultades para tragar

Síntomas a nivel motor u observable

– Fumar, comer o beber en exceso

– Ir de un lado para otro sin una finalidad concreta

– Tartamudear

– Evitar ciertas situaciones

– Quedarse paralizado

En el caso de padecerla a un nivel leve, el impacto de los síntomas sobre el comportamiento es limitado. En ciertos aspectos es una variedad “sana” de los síntomas de ansiedad que no han traspasado la barrera de la angustia. De vez en cuando puedes no saber qué hacer o sentirte más confuso de lo habitual, pero podrás librarte de la ansiedad.

Debido a que estas situaciones solo causan síntomas de ansiedad leves, no hay un comportamiento deliberado de huida frente a ellas, por lo que nos podemos seguir enfrentando a estas situaciones en lugar de evitarlas.

En caso de una variedad media de los síntomas de ansiedad, estos comienzan a surgir y a empeorar, ejerciendo una influencia en el comportamiento y en nuestra vida. Ya no nos sentiremos cómodos frente a cierto tipo de situaciones y desarrollaremos una tendencia a intentar evitarlas. No obstante, si nos vemos obligados a enfrentarnos a ellas, lo haremos, pero sin sentirnos realmente cómodos.

Existen otros síntomas de ansiedad que pueden indicar un malestar evidente frente a ciertas situaciones:

– No dejar de pensar en la situación.

– Sentirse inquieto debido a la situación.

– El sentimiento de no poder descansar.

– No saber qué hacer consigo mismo.

– Sentirse irascible.

– Estar cansado.

– Tener los músculos que se tensan.

Por lo tanto, el cuerpo va a estar tenso cuando experimente ansiedad. También se tienen dificultades para poder deshacerse de la situación y no dejar de darle vueltas de manera obsesiva. Esta excesiva preocupación puede tener más tarde repercusiones como dolor de cabeza o un aumento de las tensiones musculares.

En caso de variedades graves y extremas de los síntomas de ansiedad, estos tienen a menudo una gran influencia en la vida diaria, y suelen ir acompañados de crisis de ansiedad y ataques de pánico cada vez que hay que enfrentarse a las situaciones que las desencadenan. Esta forma de ansiedad y sus síntomas representa un grave obstáculo en la vida diaria y ejerce sobre las personas que la sufren una gran presión. Al cabo de cierto tiempo algunas personas pueden terminar por aislarse totalmente cuando la ansiedad se ha apoderado de su vida.

Sin embargo, una crisis de ansiedad también puede darse en una persona que no sufra de ansiedad continuada o grave, mientras que en este caso la persona se encuentra permanentemente mal o de forma recurrente. Quienes sufren una crisis de ansiedad se encuentran perfectamente antes de que ocurra o entre una crisis y otra. Esta crisis, sin ser un hecho grave para la salud, genera una situación de pánico que tiene unos síntomas muy similares a los del infarto, hasta el punto de que puede confundirse con él. Ocurre de forma instantánea, sin previo aviso, y alcanza su máxima intensidad en cuestión de muy pocos minutos, unos 4 o 5, pudiendo prolongarse durante algunos más.

Síntomas de una crisis de ansiedad

La sintomatología puede variar en cada persona, pero se considera que se ha producido una crisis de ansiedad cuando se producen cuatro o más de los siguientes síntomas:

– Palpitaciones o elevación de la frecuencia cardíaca (taquicardia)

– Sensación de ahogo, con respiración rápida

– Opresión en el pecho

– Miedo o pánico. Literalmente, sentirse a morir

– Sudoración o escalofríos

– Temblores

– Náuseas o molestias abdominales

– Mareo o incluso desmayo

– Sensación de irrealidad

– Sensación de entumecimiento u hormigueo

Causas de una crisis de ansiedad

Hay problemas físicos que pueden desencadenarla, como el hipertiroidismo, el consumo del alcohol o las drogas, pero lo más habitual es que este tipo de episodios se asocien a causas de condiciones psicológicas, como el estrés. También hay que considerar el hecho de que la crisis de ansiedad puede ser síntoma de un trastorno mental, como agorafobia, fobia social u otros tipos de fobias.

Cuando las crisis de ansiedad se dan de manera esporádica, en la mayoría de los casos no es necesario ningún tipo de tratamiento, pero sí adquirir hábitos saludables de vida que ayuden a prevenir nuevos episodios. El ejercicio físico es una buena manera de descargar el estrés y relajarse.

Fuentes:

Síntomas de ansiedad. Por Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés – SEAS.

Ataque de pánico o crisis de ansiedad. Por Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés

También te interesará...

¿Diamantes? Sí ¿Dónde? En Moon Diamonds

Comparte en: Así es, la compra y la venta de diamantes que Moon Diamonds hace posible, y que se

Read More...

Mujeres con canas, ¿cómo hacer para que queden bien?

Comparte en: ¿Canas? Detrás de esto se oculta todo un proceso fisiológico en el que participan los folículos pilosos:

Read More...

¿Te casas? ¿Bautizas a tu bebé? No te preocupes, Cotton Bird te ayuda a que tus invitaciones sean las más ideales

Comparte en: La web Cotton Bird lo hace posible, para que tus invitados, ya sean de boda o del

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu