• Buscar
×

Ovulación y obesidad

Ovulación y obesidad

La obesidad puede causar ciclos menstruales irregulares, incluso detener la ovulación, lo que afecta a la fertilidad y la posibilidad de una mujer de quedarse embarazada.

Índice

¿Qué es la obesidad?

La obesidad es una enfermedad crónica que se caracteriza por una acumulación excesiva de grasa. Todos los humanos contamos con una reserva natural de tejido adiposo que se almacena en forma grasa corporal y sirve para darnos energía y controlar nuestra temperatura corporal. Pero si esta reserva se incrementa por encima de sus niveles normales, puede causar una serie de enfermedades muy graves.

Oficialmente, la OMS (Organización Mundial de la Salud) define como obesidad cuando el IMC (índice de masa corporal) es igual o superior a 30 kg/m². Este IMC se calcula dividiendo tu peso en kilogramos por la altura al cuadrado, o lo que es lo mismo: IMC= peso (kg) entre estatura (m2). Según el IMC, existen 4 tipos de obesidad:

Obesidad grado 1: 30-34 Kg/m2

Obesidad grado 2: 35-39,9 kg/m2

Obesidad grado 3: 40-49,9 kg/m2

Obesidad grado 4 u obesidad extrema: IMC >50 kg/m2

Otra de las medidas empleadas en medicina para el diagnóstico de la obesidad es el índice cintura cadera (ICC), una herramienta antropométrica específica que mide los niveles de grasa intra-abdominal. Esta fórmula consiste en dividir el perímetro de la cintura entre el de la cadera (ICC: perímetro cintura en centímetros/perímetro cadera en centímetros). La OMS establece unos niveles normales para el ICC aproximado de 0,8 en mujeres y 1 en hombres.

¿Cómo afecta la obesidad a la ovulación?

La ovulación es la fase del ciclo menstrual en la que uno de los dos ovarios libera un óvulo de uno de los folículos que han madurado durante la fase folicular. Cuando uno de estos folículos alcanza los 20 mm se libera el óvulo, que se dirige a una de las dos trompas de Falopio a la espera de ser fecundado. Si esto no ocurre en las siguientes 24 horas, el óvulo muere y es expulsado días después con el flujo menstrual.

Este proceso se produce una vez en cada ciclo menstrual desde la primera regla hasta la última con la llegada de la menopausia y es lo que permite la fecundación y el embarazo. Lo normal es que se produzca cada 28 días, pero se considera normal entre 21 y 35 días.

El problema es que la obesidad puede causar ciclos menstruales irregulares y ovulación irregular, incluso que la mujer no ovule durante varios ciclos seguidos, lo que dificulta la fertilidad y la fecundación.

Una de las causas de estos problemas de ovulación es que el tejido adiposo también produce estrógenos. Por tanto, cuanta más grasa tengas, más aumentan los niveles de estrógeno en el organismo. Pero si el cerebro detecta unos niveles muy altos de estrógeno, cree que hay un exceso y manda la orden a los ovarios de reducir su actividad, lo que implica que los ovarios producen menos hormonas LH (hormona luteinizante) y FSH (hormona foliculoestimulante), que son las encargadas de liberar los óvulos. En consecuencia, los ovarios entran en estado de reposo y no ovulan. Y sin ovulación no hay fecundación ni embarazo posible.

Y, en el caso de ovular, estos óvulos de mujeres obesas tienen peor calidad ya que no se forman bien en un ambiente de hiperglucemia y resistencia a la insulina. Y los óvulos de peor calidad dificultan la fecundación o provocan abortos espontáneos. Por eso, las mujeres obesas tienen más posibilidades de abortar en los primeros meses de gestación.

Las mujeres obesas también tienen más defectos de la fase lútea. Durante la segunda mitad del ciclo menstrual de una mujer, el cuerpo lúteo se encargará de producir progesterona a fin de engrosar el endometrio para que se implante el óvulo fecundado. Si hay un defecto en esta fase, el endometrio no se desarrolla adecuadamente y no se produce la implantación, además de producir reglas irregulares. Cuando una mujer está embarazada, los defectos de la fase lútea pueden llegar a provocar un aborto espontáneo y la infertilidad.

Otros trastornos de ginecología que causa la obesidad son ovarios agrandados y de mayor tamaño, con presencia de múltiples folículos y exceso de hormonas andrógenas.

Por último, el exceso de estrógenos que produce el tejido adiposo también atrofia el endometrio, lo que dificulta la implantación del embrión y aumenta el riesgo de aborto.

Pero hasta las mujeres obesas con ciclos de ovulación normales tienen tasas más bajas de embarazos, lo que significa que la obesidad afecta a la salud general de la mujer causando otros trastornos que afectan a la fertilidad como enfermedad de la tiroides, resistencia a la insulina y diabetes.

De hecho, el sobrepeso es unos de los factores que más dificultan la concepción, por eso es importante que, si quieres tener un hijo, controles tu peso y adelgaces antes de ponerte a ello.

¿Qué hacer si tienes obesidad?

Si quieres que tus ciclos sean regulares y disminuir los problemas de fertilidad y gestación, debes perder peso y conseguir que tu IMC esté por debajo de 30, mejor si puede ser de 25. Para ello, puedes seguir estos consejos:

- No hagas dietas estrictas que pueden ser muy peligrosas, acude a un nutricionista para perder peso gradualmente manteniendo una nutrición adecuada. 

- Cuida tu dieta y evita las grasas, los azúcares, los alimentos ultraprocesados… y apuesta por las frutas, las verduras, los pescados y carnes a la plancha, etc.

- Evita el alcohol.

- Haz ejercicio físico con regularidad.

Fuente:

Cowley MA, Brown WA, Considine RV. Obesity: the problem and its management. In: Jameson JL, De Groot LJ, de Kretser DM, et al, eds. Endocrinology: Adult and Pediatric. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 26.

“Consecuencias de la obesidad”, Pedro Enrique Miguel Soca; Aluett Niño PeñaI. ACIMED v.20 n.4 Ciudad de La Habana oct. 2009. Scielo. http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1024-94352009001000006

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar