• Buscar
×

Síntomas de la obesidad

Síntomas de la obesidad

No cabe duda de que el síntoma más obvio de la obesidad es el aumento de peso. El índice de masa corporal determina además si se es una persona obesa o no. La obesidad es una enfermedad con la cual el paciente puede acabar, aunque sea complicado, pero ¿cómo saber cuando una persona es obesa? ¿Cuáles son los síntomas de la obesidad?

Índice

Diagnóstico de la obesidad

Para diagnosticar la obesidad de una determinada persona el médico realizará un examen médico al paciente, además de recomendarle también algunas pruebas. Por norma general se realizará lo siguiente:

- detallar los antecedentes médicos

- un examen físico general

- calcular el IMC (Índice de Masa Corporal)

- medir la circunferencia de la cintura

- conocer y controlar otros problemas de salud

- hacer análisis de sangre

Síntomas de la obesidad

La  acumulación del exceso de grasa debajo del diafragma y en la pared torácica puede ejercer presión en los pulmones provocando dificultad para respirar y ahogo incluso con un esfuerzo mínimo. Además, la dificultad en la respiración puede interferir gravemente también en el sueño provocando la parada momentánea de la respiración causando somnolencia durante el día y otras complicaciones. Asimismo, la obesidad es una enfermedad que puede causar varios problemas ortopédicos, algo de lumbalgia y un agravamiento de la artrosis sobre todo en caderas, rodillas y tobillos. No obstante, una de las cosas más importantes cuando se habla de obesidad es saber identificar los síntomas principales de dicho trastorno que son:

- dificultad para dormir

- dolor de espalda y/o en las articulaciones

- sudoración excesiva

- intolerancia al calor

- infecciones en los pliegues cutáneos

- fatiga

- depresión

- sensación de falta de aire (disnea)

Además, hay que tener en cuenta también que la obesidad se diagnostica cuando el índice de masa corporal (IMC) es igual o mayor que 30. De hecho, este trastorno crónico viene definido de manera completamente objetiva por dicho índice en función del cual hablamos de:

- sobrepeso: IMC 25-29.9 (o bien entre los percentiles 86-95 para la edad y sexo)

- obesidad: IMC 30-34.4 (o bien mayor del percentil 95 para edad y sexo)

- obesidad mórbida y súper obesidad: IMC mayor de 40 y 50 respectivamente (o bien mayor del percentil 99 para edad y sexo)

¿Qué es exactamente la obesidad?

Pues bien, la obesidad es una enfermedad crónica tratable que aparece cuando existe un exceso de tejido adiposo (grasa) en el cuerpo. Los expertos advierten de que sus efectos más negativos se producen porque actúa como agente que acentúa y agrava a corto plazo y de forma muy pero que muy evidente las patologías graves como la diabetes, la hipertensión o las complicaciones cardiovasculares. Y es crónica porque se trata de una enfermedad en la que una vez que los mecanismos se estropean cuando uno acumula grasa en exceso realmente no se curan, por lo que tal y como afirman los expertos también “siempre hay que estar vigilando”.

¿Cuáles son las causas principales? ¿Puede prevenirse?

Las causas de la obesidad son múltiples pues además de una mala alimentación o la falta de ejercicio físico existen también factores genéticos y orgánicos que inducen su aparición. Además, los factores socioeconómicos también podrían influir y otros aspectos que hay que tener en cuenta como son la existencia de enfermedades que pueden favorecer también que la obesidad se manifieste. Asimismo, se debe tener en cuenta también que algunos tratamientos farmacológicos, la falta de sueño o dejar de fumar son factores de riesgo de la obesidad. También el estrés u otras etapas como la menopausia o el posparto también podrían coincidir con un aumento de peso que si no se trata, efectivamente puede acabar provocando obesidad.

Y, aunque se trata de una enfermedad crónica que tiene un gran impacto en la calidad de vida del paciente y es un factor de riesgo de múltiples enfermedades crónicas, según los expertos, esta se puede prevenir aunque desde la infancia, cuando es imprescindible para reducir las cifras de dicha pandemia posteriormente cuando ya sé es adulto. Además, la prevención de la obesidad debe incluir un cambio de hábitos en alimentación y en actividad física.

En cuanto al tratamiento, lo normal es recomendar una dieta baja en calorías, sin alimentos muy grasos, y mucho ejercicio físico, aunque en los casos más graves puede ser necesario la ingesta de ciertos medicamentos o incluso la cirugía bariátrica. 

Fuente:

OMS: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/obesity-and-overweight

OMS, Diez datos sobre la obesidad, clasificación del IMC, artículo en el sitio web de la OMS. https://www.who.int/features/factfiles/obesity/facts/es/

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar