• Buscar
×

¿Qué cambios sufren las mujeres a los 40 años?

¿Qué cambios sufren las mujeres a los 40 años?

A partir de los cuarenta años las cosas cambian un poco, pero tranquilas, porque con algunas recomendaciones y unos cuantos consejitos superaréis esta “temida crisis” por muchas de vosotras y haréis frente a algunos pequeños cambios que se puedan producir.

Índice

Cambios a los 40 años

Lo cierto es que a partir de los 40 años las posibilidades de conseguir un embarazo sano para cualquier mujer son cada vez menores. Incluso podríamos decir que a partir de los 35 ya muchas de ellas verán disminuida su fertilidad. Y a ello se le añaden también algunos otros riesgos como podrían ser la hipertensión, la diabetes, malformaciones fetales, abortos, etc.

Y porque, a pesar de que llevamos ya algunos años diciendo que los 40 son los nuevos 30, que puedes seguir sintiéndote igual de bien que a los 25 incluso y con la misma energía, hay algunas cosas que son inevitables y el tiempo, irremediablemente, pasa para todos. Además, al acercarnos a esta edad empieza a dejar huella la perimenopausia, que es básicamente el comienzo de una disminución gradual de estrógeno en el cuerpo. Una etapa previa a la menopausia que corresponde a un periodo donde tanto el cuerpo como la mente sufren multitud de cambios.

Para muchas mujeres incluso se trata de una etapa de decadencia, aunque cada vez son más los expertos que se alejan de esa opinión y prefieren hablar de una “segunda adolescencia”. Pero y vosotras ¿estáis de acuerdo? Expertos aseguran que ambas etapas de la vida se caracterizan por experimentar una serie cambios profundos y notables que desencadenan a su vez en alteraciones hormonales trayendo consigo además algunas transformaciones físicas y psicológicas.

Tengamos en cuenta en primer lugar que el cuerpo se rige por etapas y la mente también. Por eso, conocer los cambios que se van a ir produciendo en este periodo y cómo afrontarlos es esencial, al igual que pasa en realidad en la etapa de la adolescencia si lo comparamos. Pero ¿cuáles son los cambios más importantes que experimentan las mujeres a partir de los 40? Pues bien, al menos los más frecuentes son los cambios en la alimentación, el cuidado de la piel y el cabello, el cuerpo y la mente por lo que sin duda van a intervenir varios factores que debemos conocer.

La alimentación, un foco importante

A partir de esta edad, el metabolismo cambia y sus necesidades alimenticias pueden variar. El metabolismo disminuye y existe una tendencia elevada a ganar peso (más de lo habitual), ya que el organismo no lo distribuye igual. Los expertos aseguran que a partir de esta edad es normal empezar a acumular grasa, sobre todo en el abdomen, y se produce un déficit de vitamina D y de calcio. Por ello, lo que recomiendan es cambiar la alimentación si la que se sigue hasta ahora no es la más adecuada. Optar por la dieta mediterránea puede ser la solución. Tal y como algunos de los expertos en el tema afirman “la dieta mediterránea es idónea para prevenir enfermedades relacionadas con la obesidad y la acumulación de grasa, como la diabetes, y para evitar grandes ganancias de peso”.

Tu piel también sufre cambios

A partir de los 40 la piel también comienza a experimentar una serie de cambios debido a esa alteración que mencionábamos más arriba sobre los niveles hormonales. Algunos de los principales problemas dermatológicos que podemos encontrar a partir de los 40 en las mujeres según los expertos son las arrugas de expresión más marcadas, que son las que se tienen desde siempre, como las que salen al sonreír, y las arrugas producidas por el envejecimiento cronológico que son las que aparecen con la edad.

Para prevenirlo y cuidar adecuadamente el estado de nuestra piel solo hay que tener en cuenta dos factores esenciales que son el sol y el tabaco. Pero ¿por qué? Pues bien, según los expertos el tabaco altera las fibras elásticas de la dermis, sobre todo alrededor de la boca y de los ojos, dejando la piel más grisácea y apagada. Y, por otro lado, hay que saber que la melatonina protege la piel de los rayos ultravioleta del sol, los cuales pueden quemar la piel y, con el tiempo, podrían reducir su elasticidad y causar que una persona envejezca prematuramente.

Por tanto, lo mejor para cuidarla: dejar de fumar, hidratarse adecuadamente y protegerse del sol.

¿Qué le ha pasado a mi cuerpo?

En cuanto al cuerpo, debemos saber que, a partir de los cuarenta años, y como ya veíamos también más arriba, se va a producir un descenso de la fertilidad debido fundamentalmente a la bajada de estrógenos brutal que se va a originar. Recordemos, además, que el estrógeno y la progesterona son las hormonas femeninas con más importancia. Un desequilibrio hormonal ocurre cuando la relación entre ambas se aleja de los niveles normales. Y con ello… el aumento de grasa.

Así que si ya cuidabas tu cuerpo ¡ahora más! Principalmente porque las hormonas han comenzado a disminuir haciendo que la grasa corporal se reorganice y predomine en los glúteos, las piernas y las caderas.

Asimismo, el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular se incrementa también. Una buena idea es, por tanto, hacer ejercicio, aunque moderado sin excedernos. Practicar ejercicios de forma regular, pero a una intensidad moderada es importante. La gimnasia abdominal hipopresiva, los ejercicios de Kegel para mejorar el suelo pélvico, Pilates o la natación para mantener una espalda sana y una mente y un cuerpo saludables son actividades físicas muy recomendables en esta etapa.

¡Siempre con cuidado! Esto debemos tenerlo súper claro desde el minuto uno y es que, ten en cuenta también que, a partir de esta edad, aunque más aún si cabe a partir ya de los 45 los huesos están bastante más frágiles que hace algunos años. Además, condicionado también por la disminución de los estrógenos, tu cuerpo va a empezar a perder masa ósea, por lo que es muy importante mantener una buena alimentación, no fumar y hacer ejercicio regularmente, tanto ejercicios aeróbicos como de fuerza.

Siete consejos para sobrellevar los cambios a partir de los 40

Por suerte, para sobrellevar de la mejor manera posible todos estos cambios hormonales que se van a ir produciendo y que van a ir a más a medida que vayamos envejeciendo, os dejamos aquí algunos consejos para recuperar la vitalidad a partir de los 40. Toma nota… ????

1. Practica ejercicio físico a diario

2. Sigue una dieta rica en calcio y reduce los alimentos con demasiadas calorías

3. Evita el consumo de tabaco y alcohol

4. Evita otros tóxicos y drogas

5. Mantén una sexualidad activa y segura

6. Concilia tu vida familiar con el ocio

7. Y, por último, visita a tu médico de forma periódica y regular.

Fuente:

Newman, B. M.; Newman, P. R. (2012). Development Through Life. Wadsworth.

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar