¿Saltarse el desayuno ayuda a ganar o perder peso?

En Salud
Desayuno y control del peso
Comparte en:

Siempre se ha dicho que “el desayuno es la comida más importante del día”, pero recientes estudios afirman que saltarse el desayuno no es tan malo como se pensaba y que no influye tanto en el control del peso. ¿Desayunar nos ayuda a adelgazar o no?

En 1917, el mismo año en que cofundó la Asociación Dietética Americana (ahora Academia de Nutrición y Dietética), Lenna Frances Cooper escribió un artículo en la revista Good Health en el que afirmaba que “de muchas maneras, el desayuno es la comida más importante del día porque es la comida la que comienza el día ”.

Ahora, más de un siglo después de este artículo, los científicos debaten si el desayuno es tan importante, y si realmente es la comida más importante, al menos en lo que respecta al control de peso.

Aunque la investigación sobre los beneficios para la salud del ayuno intermitente sugiere que el desayuno es la única comida que no se debe omitir, una revisión sistemática recientemente publicada y un metanálisis de ensayos controlados que analizan el efecto del desayuno sobre el peso y la ingesta de energía concluyeron que omitirlo podría ayudar a las personas a perder peso. El descubrimiento realizado por investigadores australianos cuestiona la idea generalizada de que saltarse el desayuno retrasa el metabolismo y lleva a comer en exceso más tarde.

“Se nos ha dicho siempre que el desayuno ayuda a nuestro metabolismo y que omitirlo nos hará sentir mucha más hambre después, lo que hará que comamos demasiado y aumentemos de peso”, indica Tim Spector, epidemiólogo genético del King’s College. Spector escribió en un artículo reciente que, a pesar de que muchas directrices nacionales enfatizan la importancia de desayunar, alrededor de un tercio de las personas en los países desarrollados se saltan esta comida.

Una de las razones por las que los expertos fueron engañados, escribió Spector, es “porque varios estudios observacionales han demostrado que las personas obesas y diabéticas se saltan las comidas con más frecuencia que las personas delgadas”.

¿Qué hay en el menú?

Un estudio recientemente publicado en la revista Jama Pediatrics con estudiantes de cuarto a sexto grado de bajos ingresos en Filadelfia concluyó que proporcionar desayuno en clase, a diferencia de en la cafetería, tuvo la consecuencia involuntaria de un aumento de la incidencia y prevalencia de la obesidad, aunque no de la incidencia de sobrepeso. Los autores sugirieron que algunos de los niños podrían haber comido antes de ir a la escuela, por lo que consumieron un exceso de calorías cuando se les ofreció el desayuno en el aula.

Por supuesto, el objetivo de los programas de desayuno escolar no es el control del peso, y un estudio publicado en 2015 en JAMA Pediatrics sugirió que el desayuno en el aula mejora la asistencia escolar. “Debemos recordar que estos programas fueron diseñados para contrarrestar la inseguridad alimentaria, no para combatir la obesidad, y ofrecer a los estudiantes comidas subvencionadas en la escuela es obviamente importante si de otro modo pasan hambre”, escribieron los autores de un editorial que acompaña al artículo.

Los científicos escépticos con esta investigación que relaciona el desayuno con el aumento de peso señalan que el problema podría ser lo que los participantes del estudio tomaron para el desayuno, no simplemente que desayunaran. No es probable que ayudar a las personas a controlar su peso sea darles una comida rica en carbohidratos y azúcares refinados, como los bollos y muchos cereales para el desayuno.

Reijo Laatikainen, dietista registrada en Helsinki, Finlandia, señaló en un blog que el reciente metaanálisis de los investigadores australianos incluía estudios en los que el desayuno consistía típicamente zumo con cereales y/o pan blanco. El estudio, señaló Laatikainen, describió el desayuno como “cereales de salvado entre las 7 y las 8 am, y una galleta cubierta de chocolate entre las 10:30 y las 11 am”. Laatikainen luego se preguntó: “¿Alguien realmente asume que un desayuno así beneficiaría el control del peso?”.

En el estudio de desayuno escolar de Filadelfia, aquellos asignados al azar para proporcionar la comida en el aula optaron por no ofrecer artículos calientes como sándwiches de huevo y en su lugar solo proporcionaron productos fríos, como cereales y muffins. El problema es que los cereales y los muffins podrían no saciar lo suficiente, lo que predispone a las personas a comer más a lo largo del día. Los autores concluyeron que, en comparación con saltarse el desayuno, las comidas para el desayuno que consisten en alimentos sólidos con un total de al menos 30 g de proteínas y 350 calorías mejoraron el control del apetito y la respuesta de saciedad.

“Dada la evidencia actual que rodea el consumo de un aumento de proteínas en la dieta en el desayuno, es apropiado recomendar el consumo de proteínas en la comida de la mañana para mejorar el control del apetito, el comportamiento alimentario y la calidad de la dieta”, dijo la coautora Heather Leidy, de la Universidad de Purdue, departamento de ciencias de la nutrición. “Además, los desayunos con mayor contenido de proteínas también mejoran el control de la glucosa a lo largo del día”.

¿Demasiado corto y dulce?

Aunque el estudio de Bauer duró 2 años y medio, los autores admiten que la calidad de la evidencia era baja, por lo que no es suficiente para dar respuestas definitivas.

“Los estudios incluidos fueron de tan corta duración que incluso compilados juntos, simplemente no pueden concluir de manera confiable nada sobre la utilidad del desayuno para el control del peso a largo plazo“, escribió Laatikainen.

Solo 2 de los 12 estudios duraron al menos 12 semanas: “La duración mínima para ver cambios significativos en el peso corporal”, explica Leidy. Aquellos que duraron entre unos pocos días y unas pocas semanas de duración deberían haber sido excluidos.

Según Leidy, ninguno de los dos estudios que duraron 12 semanas o más controló estrictamente lo que los participantes tomaron para desayunar o variaron la energía o el contenido de macronutrientes de la comida.

“Simplemente no tenemos pruebas suficientes para apoyar o rechazar la idea de si el desayuno afecta el peso corporal”, dijo. “Con eso dicho, hay cada vez más pruebas que apoyan los efectos del desayuno en los resultados relacionados con el control del peso, que incluyen cosas como el control del apetito, los antojos de alimentos, la saciedad y el comportamiento de los refrigerios”.

Sin embargo, se necesita más investigación para determinar si un desayuno rico en proteínas puede prevenir el aumento de peso o conducir a la pérdida del mismo.

Fuente:

“Effect of a Breakfast in the Classroom Initiative on Obesity in Urban School-aged Children. A Cluster Randomized Clinical Trial”, Heather M. Polonsky; Katherine W. Bauer; Jennifer O. Fisher; Adam Davey; Sandra Sherman; Michelle L. Abel; Alexandra Hanlon; Karen J. Ruth; Lauren C. Dale; Gary D. Foster. JAMA Pediatr. 2019;173(4):326-333. doi:10.1001/jamapediatrics.2018.5531

También te interesará...

Cómo hidratar la piel

¿Conoces la cosmética coreana? ¡Nosotras sí!

Comparte en: Puede que todavía no la conozcas o creas no conocerla, pero la cosmética coreana se ha convertido

Read More...

¿Papel pintado en las paredes de casa? ¡Claro que sí!

Comparte en: No todo el mundo decora su hogar con papel pintado, aunque quizás sea porque todavía no es

Read More...
Rumores

¿Coquetear en siete pasos? ¿Cómo?

Comparte en: El coqueteo es una parte importante de la vida. Este puede ser una forma divertida y aventurera

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu