¿Sabías que el estrés agudo aumenta la empatía?

En Relaciones
Gente colaborando
Comparte en:

Según una reciente investigación, el estrés no es solo un mecanismo de huida y supervivencia personal, sino que también nos hacen ser más sociales y empáticos, lo que asegura la colaboración en momentos peligrosos o difíciles.

Según una investigación dirigida por Claus Lamm (de la Universidad de Viena), la red de empatía neural del cerebro reacciona más fuertemente a las imágenes de procedimientos médicos dolorosos cuando está bajo estrés.

El estrés es un mecanismo psicobiológico esencial sin el cual no podríamos sobrevivir. Moviliza al organismo y le permite manejar situaciones amenazantes.

Anteriormente se suponía que el estrés provocaba la llamada respuesta de lucha o huida. Más recientemente, sin embargo, se ha descubierto que los seres humanos muestran un aumento del comportamiento pro-social bajo estrés. Es decir, muestran mayor empatía hacia los demás en situaciones estresantes.

El equipo de científicos que llevó a cabo este descubrimiento investigó los efectos del estrés en los mecanismos neuronales y probó la relación entre la empatía y el comportamiento prosocial en un nuevo experimento.

Red de empatía neuronal

En un experimento con resonancia magnética funcional (IRMf), los participantes estuvieron expuestos al estrés agudo mientras trataban de empatizar con otra persona.

Mientras tanto, su actividad cerebral se midió utilizando fMRI. Los investigadores se centraron especialmente en los cambios relacionados con el estrés de la actividad neuronal en la llamada “red de empatía”.

A un total de 80 participantes (por razones metodológicas, exclusivamente masculinos) se les pidió que empatizaran con los demás mientras intentaban resolver una serie de tareas difíciles bajo la presión del tiempo, recibiendo además todo el tiempo comentarios negativos sobre su rendimiento. Los efectos de esta inducción de estrés psicológico se midieron a través del aumento de cortisol.

Posteriormente, se les mostró a los participantes fotos de procedimientos médicos dolorosos realizados en la mano, y se les pidió imaginar vívidamente el dolor del paciente representado. Para algunas fotos, los participantes recibieron la información adicional de que la mano del paciente había estado bajo anestesia durante el procedimiento.

Esto les obligaba a distinguir entre su reacción automática de aversión a la imagen y los sentimientos reales del paciente y, por tanto, permitía medir la capacidad de los participantes para sentir lo que había sentido el paciente y regular sus propias emociones.

A continuación, los investigadores usaron el “juego dictador”, un juego desarrollado en economía conductual para medir el comportamiento prosocial. En este juego, los participantes tenían que distribuir una suma de dinero en cualquier relación que quisieran entre ellos y un extraño.

Una respuesta emocional más fuerte

Los resultados mostraron que la red de empatía neural reaccionó más fuertemente a las imágenes de procedimientos médicos dolorosos cuando estaban bajo estrés. Sin embargo, su reacción neural fue igualmente fuerte cuando los participantes sabían que el procedimiento no había sido doloroso, lo que explica que el estrés hace que no se tengan en cuenta todas las circunstancias.

Además, la activación neuronal se correlaciona con la cantidad de dinero compartida de una manera prosocial – cuanto más fuerte es la reacción del cerebro al dolor de los demás, más dinero comparte el participante con el extraño.

Claus Lamm resume las conclusiones de la siguiente manera: “Basado en sus respuestas neurales, los participantes tensionados tenían una reacción emocional más fuerte a las imágenes. Nuestros resultados apoyan la hipótesis de que los seres humanos muestran más empatía y son más propensos a ayudar a otros cuando están bajo estrés, pero que sus habilidades podrían deteriorarse por esa misma causa.

En algunas circunstancias, una respuesta emocional tan fuerte podría resultar en una ayuda no solicitada o que no es apropiada, por ejemplo, si alguien está llorando de alegría. El estrés agudo podría hacer que esa persona no se diera cuenta que la que llora no necesita ayuda, sino que está feliz, mientras que, en otras circunstancias, bajo menos estrés, sí se daría cuenta. Por lo tanto, dependiendo del contexto y la situación, el estrés puede ser beneficioso o perjudicial en las situaciones sociales”.

Fuente: L. Tomova et al.

Increased neural responses to empathy for pain might explain how acute stress increases prosociality

Social Cognitive and Affective Neuroscience (2016). DOI: 10.1093/scan/nsw146

Foto: Creado por Jcomp – Freepik.com

También te interesará...

Olvidar cosas

Cambios en la menopausia

Comparte en: La menopausia se produce porque los ovarios de la mujer dejan de producir estrógenos y progesterona. Se

Read More...
Problemas financieros en la pareja

Cómo ahorrar dinero en poco tiempo

Comparte en: Saber cómo ahorrar dinero es la base de unas buenas finanzas personales y la clave para conseguir

Read More...
Cómo ahorrar

Consejos para ahorrar

Comparte en: Afrontar los gastos sin quedarse a cero y mantener un colchón que pueda sacarnos de un apuro

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu