Riesgos de los métodos anticonceptivos

En Salud
Riegos métodos anticonceptivos
Comparte en:

Cada vez son más las mujeres que deciden acudir al médico para que les prescriba algún tipo de método anticonceptivo para prevenir el embarazo. Hay una gran variedad de métodos que funcionan muy bien, pero ¿conocemos realmente los riesgos que conllevan?

Los métodos anticonceptivos se definen como las estrategias para impedir las probabilidades de que se produzca la fecundación y el embarazo tras mantener relaciones sexuales a través de la penetración vaginal. El preservativo, la píldora anticonceptiva y el dispositivo intrauterino o DIU son los más aceptados. Si se usan correctamente, algunos de ellos pueden resultar muy seguros. Sin embargo, existen otros que no lo son tanto y podría ser necesario combinarlos con otros tipos de métodos para poder asegurarnos por completo.

En cuanto a los métodos anticonceptivos existen dos tipos: hormonales y no hormonales. Los métodos anticonceptivos hormonales actuales, como la píldora anticonceptiva, son muy seguros y útiles. La mayoría de ellos poseen dos hormonas: estrógenos y gestágenos. Los estrógenos son las hormonas sexuales esteroideas de tipo femenino y los gestágenos (también progestágenos) son un grupo de hormonas que no contienen estrógenos y cuya función es mantener el embarazo. La combinación de ambos se asocia a la trombosis.

Los métodos anticonceptivos hormonales, que pueden venir en tabletas para toma oral diaria, en inyectables mensuales o trimestrales, en forma de parches, en anillos vaginales, etc., son todos aquellos que actúan liberando hormonas parecidas a las producidas por los ovarios que impiden el estímulo del cerebro hacia el ovario y con ello inhiben la ovulación y anulan la posibilidad de embarazo. Pero estos métodos presentan algunos riesgos graves que ponen en peligro la salud y la vida de la mujer.

Trombosis: las dosis extra de hormonas lo que originan es la aparición de trombos en muchos casos, lo que supone además el riesgo de sufrir un infarto cardiovascular o cerebral.

Migrañas: en las mujeres con un historial previo de migrañas, el uso de métodos anticonceptivos hormonales puede derivar en riesgo de trombosis cerebral.

Alteración de la función del hígado: los estrógenos pueden alterar la función del hígado. Por este motivo las mujeres que tengan un historial de enfermedad hepática deben evitar este tipo de anticonceptivos hormonales.

Riesgo cardiovascular: si sufrimos de hipertensión es aconsejable no tomarlos ya que si se produce un aumento excesivo de la tensión aumentará a su vez el riesgo de sufrir algún problema cardiovascular.

Cáncer de mama: a pesar de que no está completamente demostrado, sí hay algunos estudios que lo relacionan. Uno de ellos afirmaba “que los métodos anticonceptivos sí pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama en una mujer hasta en un 38% dependiendo del tiempo que lleve utilizándolos”. Este riesgo se asociaba a todos los métodos de anticoncepción hormonal (píldora, inyecciones, dispositivos intrauterinos, etc.) cuando se comparó con mujeres que nunca habían utilizado ninguno.

En cuanto a los métodos anticonceptivos no hormonales, existen bastantes que no contienen hormonas, pero sin duda, el preservativo y el dispositivo intrauterino de cobre son los dos más conocidos. Los no hormonales son aquellos que cumplen su función de evitar la fertilización del óvulo por el espermatozoide, sin intervenir en el ciclo menstrual femenino. Estos son anticonceptivos menos invasivos para el cuerpo femenino.

La utilización de distintos mecanismos de planificación familiar siempre genera muchas dudas para todas y cada una de nosotras por lo que es necesario informarse a través de libros, revistas, páginas webs especializadas o con nuestro ginecólogo. La planificación familiar se refiere al conjunto de prácticas orientadas básicamente al control de la reproducción mediante el uso de métodos anticonceptivos en la práctica de relaciones sexuales. Resulta fundamental informarse previamente ya que dependiendo del tipo de método anticonceptivo que sea puede presentar unos determinados riesgos u otros.

Finalmente, tras un estudio realizado en Copenhague (Dinamarca) a un millón de mujeres a lo largo de seis años, se descubrió que algunos métodos anticonceptivos hacen crecer el riesgo de sufrir depresión. Fueron estudiadas más de un millón de mujeres danesas con edades comprendidas entre 15 y 34 años, y se demostró que la píldora anticonceptiva tiene efectos sobre el estado de ánimo. Lo que encontraron fue que las mujeres que tomaban la píldora eran un 23% más propensas a ser recetadas también con un antidepresivo prescrito por su médico.

Como observamos, son muchos los riesgos que pueden conllevar los métodos anticonceptivos llegando incluso a afectar a nuestro estado de ánimo originando la aparición de la depresión, un trastorno del estado de ánimo transitorio o permanente. Sabemos que la gran mayoría de estos métodos anticonceptivos son muy seguros, útiles, cómodos, etc., pero siempre viene bien informarse de los riesgos que pueden traer consigo para prevenir ante cualquier problema que pueda surgir. Y preguntar a nuestro ginecólogo cuál es el más adecuado para nosotras según nuestro historial previo y nuestra salud.

Foto: Creado por Schantalao – Freepik.com

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu