Riesgos de accidentes laborales

En Trabajo
Accidente laboral
Comparte en:

Los accidentes laborales están presentes cada día. Estos pueden ocurrir por fallos humanos o mecánicos, pero sea cual sea la causa lo único que debemos tener claro es que nadie está exento de los riesgos, por lo que intentaremos prevenirlos siempre.

Es habitual pensar que solamente en determinados sectores se pueden sufrir accidentes laborales. Sin embargo, y aunque con riesgo poco elevado, en algunos lugares de trabajo como las oficinas también pueden ocurrir. Los accidentes laborales son las lesiones tanto físicas como psíquicas que puede llegar a sufrir un trabajador como consecuencia de la realización de las actividades propias de su trabajo.

A pesar de que cada vez se da más importancia a este tema, según los últimos datos, las cifras han ido aumentando. Normalmente, la mayor parte de los casos de accidente laboral son de origen humano. De hecho, hasta los accidentes que se producen por causas mecánicas (mal montaje de la maquinaria o defecto de fábrica) son culpa de la persona que ha realizado dicho montaje o bien se ha equivocado en la cadena de producción. Pero lo más importante es que hay que intentarlos prevenirlos siempre.

La prevención de riesgos laborales hace referencia al conjunto de actividades o medidas adoptadas o previstas en todas las fases de actividad de la empresa con el fin de evitar o reducir los riesgos que se originan en el trabajo. Sin duda, algo fundamental en todas las empresas u organizaciones laborales. ¿Por qué? Tanto si trabajamos en una oficina como si, por el contrario, nuestro trabajo requiere esfuerzos físicos bastante duros, la prevención de riesgos laborales es un elemento imprescindible.

Los riesgos laborales, por tanto, son las posibilidades de que un trabajador sufra una enfermedad o accidente vinculado a su trabajo. Entre los riesgos laborales están las enfermedades profesionales y los accidentes laborales. Las enfermedades profesionales son producidas por circunstancias psíquicas, físicas, químicas, etc., en que desarrollan los profesionales sus tareas. Y los accidentes laborales, por su parte, son aquellos que se producen, por fallo humano o mecánico, durante la jornada laboral de una persona, o como los que tienen lugar en el trayecto del trabajador, tanto de ida al trabajo como de vuelta a casa viniendo de este.

Existen, no obstante, diferentes tipos de riesgos de accidente de trabajo:

  1. Riesgos de caída de personas al mismo nivel. Este riesgo suele presentarse durante los desplazamientos a lo largo de la jornada, debido al mal estado del suelo o la falta de orden y limpieza. Se producen lesiones tales como heridas, contusiones, rozaduras o esguinces y luxaciones.
  2. Riesgos de caída de personas a distinto nivel. Cuando se precisa de algún medio para llegar a zonas elevadas de estanterías o armarios. Se pueden producir las mismas lesiones que las caídas al mismo nivel, pero también más graves en función del tipo de caída y altura de esta.
  3. Riesgos de caída de objetos por desplome o manipulación. Inestabilidad, falta de anclaje, sobrecarga, mal estado de las estanterías o ubicación indebida de materiales. Además de los daños anteriores se puede dar la posibilidad de sufrir cortes por rotura de material.
  4. Riesgos de choques o golpes contra objetos móviles e inmóviles. Se origina en desplazamientos por zonas con espacios reducidos, con falta de orden y limpieza, falta de visibilidad o en zonas donde hay presencia de puntas o esquinas. Se pueden producir lesiones leves como cortes, heridas, contusiones, desgarros o rozaduras, sobre todo en brazos, manos y piernas.
  5. Riesgos de golpes o atropellos de vehículos. Las causas de estos riesgos son muy variadas. Pueden ser debidos a factores técnicos, atmosféricos, asociados al diseño o estado de la vía pública, etc. Dependiendo del tipo de accidente, podrán ir desde lesiones leves hasta graves, muy graves o incluso mortales.
  6. Riesgos de cortes o pinchazos con objetos. Tras manipular con elementos cortantes o punzantes. Se pueden producir lesiones leves, pero también lesiones graves, aunque menos frecuentes pero posibles, con pérdida o amputación de alguna parte del cuerpo.
  7. Riesgos de contacto eléctrico/térmico. En el primer caso debido al manipulado de materiales calientes o muy fríos. Los daños que se producen implican la aparición de quemaduras cuyo nivel de gravedad dependerá de la extensión o profundidad de esta. En el segundo caso puede ser debido a los fallos, por ejemplo, en instalaciones eléctricas o equipos de oficinas que causen lesiones leves (calambres, contracciones musculares, etc.), graves o muy graves.
  8. Riesgos de contacto con sustancias nocivas o tóxicas. Inhalación de medicamentos o productos. Pueden ser leves, graves o incluso mortales dependiendo de la cantidad y características de toxicidad de la sustancia.
  9. Riesgos de incendios o explosión. Puede originarse, por ejemplo, por causas térmicas o eléctricas. Los daños van en función del tipo de fuego que se produzca. Pueden ocasionar asfixia, intoxicación por la generación de humo, lesiones múltiples, quemaduras, etc.
  10. Riesgos de sobreesfuerzos por la movilización o manipulación. Los daños que pueden producirse son las patologías dorsolumbares, las lumbalgias o la ciática. Su gravedad dependerá de la intensidad del esfuerzo o la adopción de posturas.

La prevención de riesgos laborales es, como decíamos, el conjunto de actividades llevadas a cabo por parte de cualquier empresa cuya finalidad es detectar y cerciorarse de los principales riesgos a los que se ven sometidos sus trabajadores tras el desempeño de las actividades diarias que deben realizar.

Una vez se tengan claros dichos riesgos, lo siguiente que deberá hacer la empresa será aplicar una serie de medidas con el fin de prevenir las posibilidades que puedan existir de sufrir algún tipo de accidente. De hecho, y según los expertos, muchos de ellos se podrían haber evitado con un buen plan de prevención con el que se hayan evaluado previamente los riesgos y con el que los trabajadores reciban una adecuada y necesaria información y formación para desempeñar de forma segura todas sus tareas.

Foto: Creado por Onlyyouqj – Freepik.com

También te interesará...

Cómo elegir colchón

¿Cómo elegir un colchón?

Comparte en: A la hora de dormir plácidamente y descansar, el colchón es la parte más importante de una

Read More...
Por qué salen caries

¿Por qué salen caries?

Comparte en: Quizás lo primero que debemos hacer es definir el término, y es que no todo el mundo

Read More...
Beneficios de escribir

Pautas para escribir un libro

Comparte en: ¿Brújula o mapa? La autora Elisabeth Benavent es una de esas maravillosas autoras que están haciéndonos ver

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu