Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

En Estilo de vida
Beneficios para la salud de ser optimista
Comparte en:

La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las personas resilientes son las personas que mayor equilibrio emocional tienen frente a las situaciones de estrés, aquellas que soportan más la presión. Normalmente, este suele ser un término empleado en psicología, pero que nos rodea cada día. ¿Cómo enfrentarse a ella?

Cuando a una la despiden de la noche a la mañana tiene siempre dos opciones: autodestruirse y pensar que no va a encontrar nada mejor, o tenerlo como un reto personal, enfrentándose a ello. ¿Qué harías tú? Lo que está claro es que a todos nos sorprenden momentos no demasiado gratos en la vida, momentos muy negativos que pueden llegar a apoderarse de nuestro estado de ánimo, pero que muchas personas consiguen superar gracias a esa resiliencia. ¿Cómo construirla?

Lo primero que uno ha de tener claro es que la resiliencia no se puede o no tener, así de buenas a primeras, sino que es una habilidad que se ha de ir desarrollando poco a poco, a medida que va pasando el tiempo y vamos comprendiendo mejor diferentes etapas o situaciones de la vida. Y para construirla existen algunas recomendaciones que se deberían seguir:

1- Rodéate de lo positivo. ¿Estás segura de que te rodeas de personas y de cosas positivas? Si careces de algo de ambición o te sientes atrapada, es probable que pases demasiado tiempo con personas que reducen tu energía día a día. Debes tener claro que la energía negativa es realmente agotadora. Por eso, si lo que quieres es tener éxito en la vida, debes elegir bien a todas esas personas que te rodean.

2- Calma tu mente. Si eres de ese tipo de personas que se mueven a la velocidad de la luz, recuerda que corres el riesgo de dejar que tus emociones se apoderen de ti. La atención plena es una excelente manera de calmar tu mente y estar más presente con tus pensamientos. Si lo haces más a menudo, con el tiempo será mucho menos probable que te dejes llevar por el miedo o la preocupación.

3- Mira tu desorden provocado. Hay que ser sincero consigo mismo, y es que lo cierto es que resulta mucho más sencillo ignorar o suprimir todos esos sentimientos incómodos que afrontarlos. Sin embargo, si no se da el tiempo y el espacio suficiente para procesar emociones difíciles, se quedarán dentro de nosotros volviéndose, además, muy tóxicos.

4- Convierte tu autocuidado en una prioridad. No resulta demasiado complicado quedar atrapado en las responsabilidades cotidianas de la vida y olvidarse de una misma. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cuando se trata de desarrollar resiliencia el autocuidado es una tarea esencial. Hay que prestar atención siempre tanto a la salud emocional como a la salud física porque ambas están conectadas entre sí.

5- Abraza el miedo. En muchas ocasiones, el miedo puede sentirse como un verdadero monstruo que nos impide entrar en nuestro poder y vivir vidas de las que estamos realmente orgullosos. Cuando una experimenta ese miedo tiende a huir de él, pero el hecho de ser una persona resiliente indica que has de abrazar el miedo, y no huir de él. De hecho, la mejor manera de aceptar nuestros propios miedos es apoyarse en ellos todos los días.

6- Aprende del fracaso. Siempre. El fracaso, de hecho, debería celebrarse con mucha más frecuencia. Hay que tener claro siempre que fallar es una fase normal de la vida de cualquier persona y sí, todos y cada uno de nosotros lo hacemos. Sin embargo, desde siempre nos hemos visto condicionados a sentir vergüenza por ello porque si fracasas eres un fracaso y no, en absoluto. Además, los errores son una prueba de lo que te importa verdaderamente y de que estás totalmente dispuesta, por supuesto, a correr con una serie de riesgos. El gran truco está en aprender del fracaso, sobre todo para no volver a cometer los mismos errores.

7- Y, por último, pide ayuda. Lo cierto es que a muchísimas personas les cuesta hoy en día pedir ayuda, sobre todo cuando eres una persona a la que le gusta enfrentarse a batallas. Pero la realidad es que muchas veces pedir ayuda se hace completamente necesario porque no somos invencibles ni podemos con todo. Es por eso por lo que en muchas ocasiones se necesitará a alguien en quien apoyarse o de la que obtener algunos comentarios. Algo que, muchas investigaciones destacan también, pues consideran que los entornos de apoyo son fundamentales en muchas ocasiones, especialmente para conseguir levantarnos cuando nos caemos y parece que todo está perdido.

En definitiva, la resiliencia es una habilidad emocional que cualquier persona debería hacer suya porque, además, esto es algo que hoy en día las empresas ya comienzan a valorar. ¿Buscas trabajo? Si eres una persona resiliente quizás tengas muchas más probabilidades de conseguirlo.

 

 

También te interesará...

Alimentos sanos

Cómo se debe organizar una nevera

Comparte en: ¿Te acabas de independizar y no tienes ni idea de cómo organizar tu nevera? Quizás la primera

Read More...

La moda también se lleva a la playa

Comparte en: ¿Eres de las que se va a la playa en septiembre? ¿O de las que aparta solamente

Read More...

¿Diamantes? Sí ¿Dónde? En Moon Diamonds

Comparte en: Así es, la compra y la venta de diamantes que Moon Diamonds hace posible, y que se

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu