¡Rendirse no es una opción! Cómo no rendirse y mantenerse motivado

En Trabajo
Beneficios para la salud de ser optimista
Comparte en:

Todos tenemos momentos de duda, desaliento, miedo y falta de confianza que nos llevan a querer abandonar nuestras metas, sueños o retos. Sin embargo, rendirse no es una opción, hay que luchar por lo que se quiere, y mantenerse motivado es la mejor manera de lograrlo. De hecho, ese momento en que estamos a punto de dejarlo todo y rendirnos suele ser clave para lograr lo que se busca.

¿Por qué nos rendimos fácilmente?

Identificar las razones por las que renunciar parece ser la mejor opción es fundamental. Hay muchas razones por las cuales las personas quieren darse por vencidas:

Lecciones erróneas sobre el fracaso: no ser capaz de ver el obstáculo que tenemos delante y que nos hace fallar.

El resultado es más importante que el viaje: poner más énfasis en el resultado final y descartar la importancia de cómo estás llegando al objetivo final y lo que estás ganando y aprendiendo por el camino.

Ver el fracaso incluso antes de que ocurra: auto-sabotearse a sí mismo creando la idea de que simplemente no sucederá. Esto generalmente se debe a creencias limitantes y falta de autoconfianza.

Falta de disciplina: darse cuenta de que lograr un sueño requiere mucho trabajo y determinación.

No ajustarse a los cambios: no aceptar cambios en la dirección, la necesidad de modificar ideas o encontrarse con que las cosas evolucionan de manera diferente a cómo lo habíamos pensado.

La gente suele decir que el momento en que casi decidieron darse por vencidos fue justo antes de tener un gran avance. Si bien la desmotivación, el fracaso y la renuncia se sienten horribles, hay una razón para esto: es porque estás renunciando a algo que en el fondo sabes que es posible.

¿Por qué deberías pensarlo dos veces antes de rendirte?

Nuestro gran poder radica en nuestra mente, y darnos cuenta de ello es fundamental para mantener la motivación cuando las cosas se ponen difíciles. Por eso, es importante darse cuenta de por qué hay que ceder ni darse por vencido.

  1. El éxito instantáneo es un mito. La nuestra es una generación de gratificación instantánea que crea la ilusión de que todos consiguen lo que quieren. Las personas miran a otras personas exitosas y asumen que obtuvieron el éxito de la noche a la mañana, pero en realidad les llevó mucho trabajo y fracasaron varias veces antes de llegar a donde lo hicieron. La mayoría nunca ve el viaje, sino solo el destino, y se enamoran de esta idea de que no necesitan trabajar duro para conseguirlo. Pero esto es un mito. Además, en realidad el viaje es donde ocurre la magia y hace que el objetivo final sea aún más dulce.
  2. Tal vez necesitas un enfoque diferente. Las personas se juzgan a sí mismas con tanta dureza que suponen que simplemente no son capaces de lograr algo si parece que fallan o no lo logran a la primera. Pero quizá solo necesitan un enfoque diferente y ver las cosas desde otra perspectiva, ya que rara vez hay solo una o dos formas de llegar a la meta. De hecho, puede haber cientos de caminos más a los que tu mente no se está abriendo. Abre y cambia tu perspectiva. ¿Hay otras formas en que puede hacerlo que le parezca mejor?
  3. Siempre te preguntarás “qué pasaría si”. Ese sentimiento de arrepentimiento puede golpearte duro. ¿Qué pasaría si me hubiera quedado con eso? ¿Qué pasaría si no me hubiera rendido, qué diferente sería mi vida? Si bien el arrepentimiento es el motivo número uno por el que no debe perder el tiempo, antes de abandonar un sueño, imagina cómo podría transformarte la vida y dónde podrías estar en un año, dos o cinco. No le des a tu yo futuro la oportunidad de arrepentirse.
  4. Puede que quieras abandonar justo antes de conseguirlo. Muchas veces, cuando las personas se dan por vencidas, en realidad están a un paso del éxito. Los momentos más difíciles son precursores de un gran avance hacia el éxito. Piense que te están probando solo para asegurarse de que esto es exactamente lo que deseas. ¡Sigue adelante! Se trata de confiar en que va a funcionar.
  5. Sucederá una y otra vez. ¿Te encuentras renunciando a menudo a las cosas? De manera predeterminada, tu mentalidad habitual y tus patrones de pensamiento se reproducen una y otra vez a lo largo de tu vida si no los identificas y los cambias. No pienses, “tendré otra oportunidad dentro de un año”, porque es muy probable que repitas exactamente el mismo patrón nuevamente con el mismo resultado final.

Es importante sentarte contigo mismo e identificar por qué tienes tendencia a rendirte. Trabaja tus creencias limitantes, pueden liberarse muy rápidamente y ayudarte a eliminar obstáculos mentales que no sabías que te estaban deteniendo.

  1. La lucha no equivale a un fracaso. Nos han hecho creer que la lucha es algo de lo que debemos avergonzarnos. Es de alguna manera una representación negativa de nuestro carácter central y nuestra capacidad de movernos por el mundo. Pero no es así. Nunca pienses en los tiempos difíciles como un fracaso. De hecho, simplemente elimina el fracaso de tu vocabulario. Deja de preocuparte por lo que piensan los demás y simplemente cree en ti y en que eres capaz de lograrlo.

La lucha realmente construye el personaje. Está ahí para servirte, para ayudarte a aprender algo que necesitarás usar más adelante. Deja de asumir que la lucha es negativa, considérala en su lugar como una bendición en tu camino hacia el gran éxito.

Cómo no rendirse y mantenerse motivado

Lo que la gente tiende a olvidar cuando todo lo que quiere hacer es darse por vencido es que el fracaso no soluciona nada. Tal vez por un momento sientas alivio porque ya no tienes que enfrentarte ese desafío, pero la satisfacción será fugaz.

Si estás tratando de dejar de fumar, beber o cualquier tipo de malos hábitos, o si estás tratando de lograr un objetivo, la miseria que estabas experimentando volverá, de una forma u otra, si decides rendirte en el momento más difícil.

El verdadero desafío que estás experimentando en ese momento es tu propia debilidad que se manifiesta en forma física. Cuando aceptas que no eres digno o lo suficientemente bueno, esa es la mentalidad que mantendrás.

Independientemente del desafío al que te enfrente (ya sea trabajo o juego), tendrás dificultades para mantener tu optimismo, dedicación y poder porque no has abordado el problema real: tú mismo.

Imagina el Gran Reto como una gran roca frente a ti.

Si eliges rendirte, trabajas alrededor de la piedra solo para rodearla.

Sin embargo, la forma más rápida de superarlo es romper esta gran roca y atravesarla.

Es lo mismo con tus debilidades. Podrías continuar ajustando tu vida para que se ajuste a tus miedos (es decir, ya no buscas trabajo porque aceptaste que siempre fracasarías), o podrías seguir enviando solicitudes para conseguir una entrevista.

Para mantenerte verdaderamente motivado, no importa cuán grande sea el desafío, debes aprender a romper el Gran Desafío.

Para vencer realmente tu debilidad, necesitas dividir la roca grande en pedazos más pequeños y lidiar con las piedras pequeñas pieza por pieza. En este momento puede parecer imposible. Puede parecer que esto es lo más difícil por lo que pasarás. Pero recuerda con qué frecuencia cambian las perspectivas.

  1. Descubre lo que te falta

No importa cuál sea el desafío, hay una razón por la cual es un desafío para ti. Si es un trabajo, ¿por qué no te contratan? Revisa los listados de empresa y las habilidades requeridas y encuentra el hilo común que tu currículum no tiene. ¿No aparece en la lista porque no lo tienes? Si es así, trabaja para lograr esa habilidad. Ya sea un curso online o un proyecto voluntario, haz algo para ser el “candidato perfecto”.

  1. Sé paciente contigo mismo

Nadie se convierte en CEO de la noche a la mañana. Si tienes grandes sueños, tendrás que hacer un gran trabajo para lograrlos. Está bien tomarse el tiempo para descubrir la mejor manera de proceder, pero no está bien alejarse porque es un desafío.

  1. Siéntete orgulloso de ti mismo por cada pequeña victoria

¿Alguna vez has notado cómo un pequeño error puede pesarte durante días? Ya sea que te categorices o no como una persona dramática, no importa cuando se trata de la culpa que tan a menudo ponemos sobre nosotros mismos. Pero cuando damos pequeños pasos para lograr nuestro (s) objetivo (s), no nos mostramos orgullosos de ello. Cuando no nos damos palmaditas en la espalda por pequeñas victorias, eso disminuye nuestra motivación y hace que sea mucho más difícil lograr grandes objetivos.

  1. Recuerda que no eres el primero en sentirte así

Cuando enfrentamos decisiones o eventos difíciles en nuestras vidas, a menudo olvidamos que no somos los primeros / únicos / últimos en experimentar esto. Todos nos enfrentamos a decisiones difíciles, ya sea decidir terminar una relación, cambiar de carrera, mudarse a un lugar diferente y dejar atrás a sus amigos. Todos pasamos por ello en un momento u otro.

Así que no tengas miedo de compartir con tus amigos o familiares estas ideas y pedir ayuda.

  1. Crecerás como persona solo de pasar por esto

Desarrollamos nuestro carácter al atravesar tiempos difíciles. El viejo cliché “lo que no me mata me hace más fuerte” es cierto. Cuando atraviesas algo desafiante, aprendes de ello, independientemente del resultado.

  1. Recuerda que tienes opciones

No importa cuán difícil sea el desafío, una de las mejores cosas en las que puedes concentrarte es en que tienes opciones. Solo tú puedes decidir cómo manejas algo y los pasos que das. Más aún, solo tú puedes decidir cómo dar el siguiente paso.

Elige ver los obstáculos como lecciones. Pregúntate, ¿qué me está mostrando esto? ¿Qué me está trayendo? En la mayoría de los casos, están allí para indicarte una dirección que no habías considerado anteriormente. Confía en esto y sigue adelante.

En resumen, los grandes sueños y metas nunca son fáciles. Cuando los tiempos difíciles te detienen, necesitas una forma de avanzar. Aprende y comprende qué es lo que realmente te desmotiva. Ajusta tu mentalidad, aprende a lidiar con los desafíos y serás una persona fuerte y exitosa.

También te interesará...

Cómo elegir colchón

¿Cómo elegir un colchón?

Comparte en: A la hora de dormir plácidamente y descansar, el colchón es la parte más importante de una

Read More...
Por qué salen caries

¿Por qué salen caries?

Comparte en: Quizás lo primero que debemos hacer es definir el término, y es que no todo el mundo

Read More...
Beneficios de escribir

Pautas para escribir un libro

Comparte en: ¿Brújula o mapa? La autora Elisabeth Benavent es una de esas maravillosas autoras que están haciéndonos ver

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu