• Buscar
×

¿Por qué las mujeres fingen orgasmos?

¿Por qué las mujeres fingen orgasmos?

Existen varios estudios que afirman que “siete de cada diez mujeres no llegan nunca o casi nunca a tener un orgasmo cuando mantienen relaciones sexuales con un hombre”, pero entonces ¿por qué son tantas las mujeres que los fingen?

Índice

¿Es cierto que las mujeres fingen orgasmos?

¿Para no herir “ese orgullo de machito”? ¿Para evitar una crisis en la relación? ¿O para qué exactamente? Pues bien, hace ya algunos años Efesalud realizó un pequeño sondeo a veinte mujeres de entre 35 y 55 años quienes corroboraron la práctica del fingimiento del orgasmo en determinadas ocasiones para que “su pareja acabara cuanto antes”, "porque ella misma veía que no iba a llegar”; “para que su pareja no se sintiera mal”; “para que su pareja no pensara que ella era la frígida”, “porque no se concentraba y no tenía ganas de darle explicaciones”.

Las entrevistadas que afirmaron que nunca habían fingido un orgasmo explicaron que se lo dijeron a su pareja sin problema: “con una sonrisa y sin darle importancia” o bien “sin más, para que la pareja se esforzara en la próxima” o algunas incluso les dijeron frases como esta: “Es que no has aprendido nada”. No obstante, cabría destacar del estudio también que prácticamente todas ellas se declararon “mujeres clitorianas”. Esto quiere decir que alcanzan el orgasmo solamente a través del clítoris.

Algunos expertos en el tema aseguran al respecto que “hay mucha información que no llega o llega mal: muchas mujeres con definiciones diferentes sobre el orgasmo; otras que ni siquiera los reconocen como tales y mujeres con expectativas irreales porque han crecido en una sociedad donde se vende una sexualidad en pareja que poco o nada se asemeja a la realidad”.

Asimismo, debemos ser conscientes también de que los tiempos en la respuesta sexual femenina y masculina son completamente distintos y el orgasmo, al fin y al cabo, es un proceso cerebral y los estímulos vienen de muchas partes como pueden ser las fantasías, la piel, las zonas erógenas o los genitales… Además, se trata también de un proceso que necesita concentración y desconexión del resto de las cosas que siempre queremos controlar. Y, por desgracia, eso de desconectar es bastante complicado para muchas mujeres.

Razones para fingir los orgasmos

Normalmente las principales razones por las que se finge el orgasmo, es para hacer ver a la otra persona que se ha tenido una relación sexual placentera, o eso es al menos lo señalan los datos del estudio de Lelo que afirman que las principales razones son evitar que la otra persona se sienta mal (35%), seguida del hecho de no estar disfrutando de la relación y preferir terminarla lo antes posible (22%) o evitar que la pareja no se sienta deseada (20%).

Algunos sexólogos, ginecólogos y urólogos reconocidos aseguran que otro de los motivos viene porque para muchas mujeres el hecho de ser “sexualmente normal” implica alcanzar el orgasmo casi cada vez que tienen una relación sexual con otra persona. Esto, por tanto, motiva a que sean muchas las mujeres que fingen los orgasmos para adaptar “ese comportamiento sexual” a un código de normalidad.

Y sí, a pesar de que nos cueste creerlo, esa idea de que una buena relación sexual debe acabar con el orgasmo de ambos es un motivo mucho más común de lo que podamos llegar a creer pues es lo que muchas mujeres piensan y lo que su pareja espera de ellas en realidad. Una expectativa que casi siempre está ahí y que cuando percibimos que no va a ocurrir se aparenta que sí ha pasado.

Para Silvia Pastells Pujol, psicóloga y sexóloga, las razones por las que se pueden fingir los orgasmos podrían ser de dos tipos: “las focalizadas a la pareja y las focalizadas a uno o una misma”. Motivos que van desde no querer herir a la pareja, por inseguridad o miedo a expresar honestamente lo que se siente o lo que se querría; para no parecer "rara" o "raro" por el hecho de no tener orgasmos; para acabar rápido, y también para aumentar la propia excitación.

Algunos consejos para no fingir orgasmos

La solución para no fingir en una relación sexual es conseguir que esta sea placentera realmente. Para François Peinado Ibarra, cirujano, urólogo y andrólogo del Hospital Rúber Juan Bravo y profesor de Urología de la Universidad Europea “la probabilidad de tener un orgasmo femenino durante las relaciones sexuales con una pareja aumenta gracias a la variedad sexual y a la novedad y es más probable que ocurra con una pareja estable que con una pareja nueva o con una ocasional”.

¿Las razones? Pues bien, según el experto porque “resulta más probable que las parejas experimenten sentimientos de confianza, exclusividad sexual y seguridad relacionados con el futuro de su relación”; “porque las parejas con relaciones continuas también tienen oportunidades más frecuentes, a través de eventos y comunicaciones sexuales y también de conocer la respuesta y las preferencias sexuales del otro”. Para entender esta primera parte es importante tener en cuenta que la comunicación sexual de las mujeres se ha asociado en los últimos años y de manera muy positiva con la satisfacción sexual de esta.

Sin embargo, para Pastells Pujol, la explicación de que fingir un orgasmo sea más frecuente en la mujer que en el hombre es algo simple en realidad. Ella misma asegura que tanto la eyaculación como la erección en el hombre son respuestas “más visibles”. Porque, “aunque no lo creamos, los hombres fingen orgasmos tanto en las relaciones heterosexuales como homosexuales, aunque estadísticamente menos que las mujeres, puesto que la respuesta orgásmica puede no ser tan visible ni tan obvia”. Además, cuando se habla de la frecuencia de los orgasmos estando en pareja aparecen las diferencias y es que algunos datos indicarían que aproximadamente el 65% de mujeres tendrían orgasmos habitualmente durante sus relaciones sexuales con otras personas comparado con el 95% de hombres.


Una gran diferencia en la frecuencia orgásmica se hace aún más evidente en las relaciones heterosexuales. ¿Y las causas? Pues bien, según la sexóloga “el excesivo enfoque en el coito y la penetración”; “dedicar poco tiempo a besar, acariciar, estimular el clítoris para aumentar la excitación”; “priorizar excesivamente el placer del otro por encima del placer de una”; “el estrés”; “la ansiedad”, “las dificultades con la pareja”; etc. Pero hay solución… Para resolverlo, la experta aconseja “observarse, conocerse, explorarse y aprender a ser asertiva sexualmente”. Efectivamente, hablamos de la masturbación a solas. “Durante la masturbación la mayoría de personas tiene orgasmos y, además, las sensaciones corporales, la duración de los orgasmos y el patrón de las contracciones tienen más similitudes que diferencias entre hombres y mujeres”, tal y como asegura el cirujano y urólogo F. Peinado.

Y, finalmente, para evitar fingir en las relaciones sexuales lo mejor, dicen, que cada uno reflexione sobre por qué finge, cómo se siente con ello y si se quiere aprender a tener orgasmos con la pareja en cuestión. En esos casos lo mejor siempre es buscar las soluciones cuanto antes y para ello habría que pedir ayuda a profesionales de la sexología, hablar e intimar con la pareja emocionalmente y conocerse un poco más sexualmente a uno mismo y al otro.

¿Cuántos tipos de orgasmo diferentes existen?

El orgasmo es la culminación de una relación sexual, un clímax que produce una sensación de liberación repentina y placentera de la tensión acumulada desde el momento en que se inicia la fase de excitación, aunque las mujeres experimentan orgasmos de distintas maneras y no es para menos… ¿Sabías que existen varios tipos de orgasmos distintos? Aunque, por norma general, el orgasmo suele caracterizarse por el hecho de que la aceleración del ritmo cardiaco, la respiración y la presión sanguínea alcanzan su pico más elevada, y la vagina, el útero, el ano y los músculos pélvicos, por su parte, se contraigan entre cinco y diez veces a intervalos de menos de un segundo, algunas mujeres pueden sentir el orgasmo en todo su cuerpo y otras, por ejemplo, pueden llegar a tener múltiples orgasmos. Aquí os dejamos también los tipos de orgasmos que existen:

- Orgasmo clitoriano. Estimulación del clítoris.

- Orgasmo vaginal. Aunque no se sabe con exactitud, el orgasmo vaginal podría ser causado por la estimulación del punto G o bien por la estimulación indirecta del clítoris.

- Orgasmo inducido por el ejercicio. El ejercicio físico y el ejercicio abdominal.

- Orgasmo durante el sueño. Y, aunque, al igual que pasa con el vaginal que no se sabe con exactitud, el orgasmo durante el sueño puede ser provocado por sueños eróticos o por estimulación con la ropa de cama.

- Otros. Estimulación de los pezones, el ano u otras áreas sensibles.

¿Y tú? ¿También finges los orgasmos?

Fuente:

Efesalud

Silvia Pastells Pujol, psicóloga y sexóloga

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar