Relación entre ovulación y estado de ánimo

En Salud
Relación entre ovulación y estado de ánimo
Comparte en:

¿Estás ovulando? ¿Notas que tu estado de ánimo es distinto? En este artículo sabrás por qué tus ánimos van variando en función de tu ovulación, uno de los procesos del ciclo menstrual de la mujer en el que folículo ovárico de esta se rompe y libera un ovocito terciario a la cavidad peritoneal del aparato reproductor femenino.

Algunas emociones como la tristeza, el desánimo o el coraje son bastante comunes durante esta fase. De hecho, y tal y como han demostrado muchos estudios, parte de nuestro humor está marcado por los vaivenes hormonales, especialmente los relacionados con el ciclo menstrual que comienza el primer día de regla. Según los expertos, como cerca del día catorce se da la ovulación, se produce una rápida subida de hormonas para que esta ocurra y, en la bajada, tras la ovulación, es cuando aparecen los síntomas del Síndrome Premenstrual (SPM). Por norma general, estos se presentan de siete a días antes de la menstruación y, una vez ya baja la regla, casi como de manera automática, al segundo o tercer día todo vuelve a la normalidad.

¿Por qué aparece el SPM? Pues bien, según afirman, el SPM se produce por las variaciones del estrógeno y la progesterona. Asimismo, otro factor que influye muchísimo es la serotonina, un neurotransmisor que, al igual que cuando un individuo sufre depresión se nota muy bajita, tampoco la mujer durante el SPM produce suficiente por lo que se deduce que durante esta fase habrá un cambio en la producción de serotonina, es decir, que se va a experimentar tristeza durante esta etapa, aunque nunca deberá interpretarse como una depresión.

Al ser la ovulación la fase en la que nuestro cuerpo está preparado para concebir, el pico de estrógeno nos hace aumentar el flujo vaginal, el flujo sanguíneo y las mucosas del cuello del útero haciendo que nos sintamos también más atractivas y tengamos mayor deseo sexual. Entonces ¿a qué se deben los cambios de humor? Simplemente por lo que veíamos antes: los cambios de estrógeno y progesterona, las dos hormonas que se producen durante el ciclo menstrual y que originan grandes cambios en el cuerpo haciendo, además, que nuestro humor cambie. Es importante también tener en cuenta que, si la regulación normal es correcta, se lleva una dieta saludable, el estrés se controla y no existen problemas médicos específicos, los cambios serán menos notorios.

Y no, en absoluto es un mito. A diferencia de los hombres, cuya producción de hormonas suele variar muy poco a lo largo de sus vidas, en los veintiocho días que dura el calendario menstrual las mujeres podemos presentar cambios hormonales de un día para otro, originándose el desequilibrio emocional. De hecho, dependiendo de la fase en la que nos encontremos del ciclo menstrual (y también de como le afecte a cada mujer) los síntomas más comunes son los siguientes:

– Fase folicular (del día 1 al 9): esta fase comienza el día 1 del ciclo menstrual, es decir, el primer día de la menstruación. No es más que la expulsión del endometrio cuando el óvulo no ha sido fecundado. Este sangrado suele durar entre dos y siete días. Durante el inicio de la etapa los niveles de estrógenos son bajos por lo que la mujer se sentirá seguramente más cansada, irritada y con mal humor. Aproximadamente hacia la mitad de la menstruación se produce una liberación de serotonina por parte del cerebro en un intento por aliviar los dolores y mejorar el estado de ánimo. Aquí ya puede aumentar algo la libido sexual.

Por último, cuando termina la menstruación empieza la fase preovulatoria, donde los ovarios aumentarán los niveles de estrógeno con la intención de que uno de los óvulos que se encuentra en su interior madure. Un cambio hormonal que hará que nos sintamos con mucha más energía y vitalidad. También es un momento ideal para relajarnos, hacer ejercicio, buscar actividades estimulantes y disfrutar de la vida sexual al máximo.

– Fase ovulatoria (del día 10 al 14): en estos días el óvulo ya ha madurado y recorre las Trompas de Falopio hasta llegar al útero. Los estrógenos siguen en aumento ayudando a que la capa interna del útero (endometrio) se haga más gruesa para albergar al posible óvulo fecundado. En esta fase es probable que nos sintamos mucho más sexis que nunca y el deseo sexual esté a flor de piel, pero también son los días más fértiles por lo que si no está en nuestros planes tener hijos lo mejor es utilizar protección.

– Fase lútea (del 15 al 28): en esta fase, si no se ha producido un embarazo, el nivel de estrógenos y progesterona comenzará a descender otra vez originado el síndrome premenstrual (SPM). Una fase en la que, sin duda, la sensibilidad de apodera de nosotras, los estados de ánimo cambian con facilidad, nos sentimos más hinchadas y tendremos algún que otro granito el rostro, sobre todo en la zona más baja (mentón, mandíbula o cuello), que son las zonas en las que normalmente aparecen los granitos cuando está próxima la menstruación, según Joshua Zeichner, director de cosmética e investigación clínica. Pero ¿y cuando aparecen en otras zonas de la cara? ¿A qué es debido?

Nariz y frente

Es la zona conocida como “La T” y abarca tanto la zona de la frente como la nariz, y puede llenarse de pequeños granitos e imperfecciones si estás en la pubertad o bien si estás sometida a mucha presión por un motivo u otro. También la adrenalina puede aumentar la producción de aceite en esa área.

Espalda

Los granitos en la espalda son molestos, pero también algo desagradables de ver. Estos suelen deberse a que no llevamos la ropa adecuada ya que el sudor, al no ser absorbido por la prenda, estará en contacto con la piel. Para evitarlos lo ideal es utilizar ropa de algodón o que quite la humedad.

Cerca de la boca

¿En la boca? Así es, también son comunes los granitos que aparecen cercanos a la boca y sí, también tienen su explicación científica. Según Joshua Zeichner, el consumo de limón y aderezos que tienen una base de vinagre pueden irritar la piel y provocar inflamación, al igual que cuando quedan restos de grasa de alimentos fritos, que también pueden bloquear la respiración de la piel.

Mejilla

La gran mayoría de las imperfecciones en esta zona son debidas al uso constante del móvil. Pasa por muchos lugares y por eso es normal que el móvil coja diversas bacterias que acabamos acercando a las mejillas, lo que nos origina las imperfecciones. Un gran consejo es, sobre todo, ser más higiénico.

Crecimiento del cabello

El champú, por ejemplo, podría ser uno de los causantes de que tengas granitos en esa zona y podría ser debido a que la aplicación de ciertos productos para la limpieza del cabello que, aparte de dejarte una melena sedosa y manejable, también puede obstruir poros y generar brotes.

Para combatirlos (sea la zona que sea) lo ideal es no lavarse la cara de manera frecuente para evitar la acumulación de grasa ya que esto solamente propiciará más infecciones. Lo mejor, por tanto, es lavar el rostro, como máximo, dos veces al día o eso es al menos lo que nos recomiendan los expertos. Y, por supuesto, nada de tocarse porque la picazón que puede provocar un granito puede dejarnos la marca para siempre, y también corremos el riesgo de contagiar el resto de la cara.

Y además de los granitos también tendremos durante esta fase peor humor, algún que otro antojo y el único deseo será pasar más horas en la cama que nunca. Todos estos cambios se mantendrán hasta la siguiente menstruación, aunque recordemos que siempre variará de una mujer a otra.

Con el objetivo de controlar los efectos del síndrome premenstrual, es fundamental asegurarse de llevar una dieta saludable y alta en fibra, beber abundante agua y hacer ejercicios. El yoga y la meditación serán de gran ayuda para superar estos días duros que muchas mujeres odiamos.

Y tú ¿también notas cambios de humor cuando estás ovulando?

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu