• Buscar
×

¿Qué pasa si comes mucho limón?

¿Qué pasa si comes mucho limón?

El limón es un fruto cítrico conocido sobre todo por su alto contenido en vitamina C, que ayuda a prevenir enfermedades infecciosas y a estimular el sistema inmunitario. No obstante, como casi todos los alimentos, si se consume en exceso puede resultar malo para la salud.

Índice

Beneficios del limón

Todas las frutas son muy saludables y deben formar parte de nuestra dieta diaria. De hecho, se recomienda consumir 2 o 3 piezas de fruta al día para favorecer nuestra salud. Y es que las frutas son ricas en vitaminas, minerales y fibra.

El limón, por ejemplo, es un alimento que destaca por su alto contenido en ácido cítrico, vitamina C, flavonoides y aceites esenciales. Estos nutrientes aportan diversas propiedades a esta fruta:

- Refuerza el sistema inmunitario ayudando a prevenir el contagio de diversas enfermedades

- Reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares

- Aumenta la absorción de hierro, por lo que se recomienda consumir junto con alimentos ricos en este mineral en los casos de anemia ferropénica

- Tiene alcalinizadoras de la orina, por lo que el limón es beneficioso para las personas con cálculos o litiasis renal, hiperuricemia o gota, ya que facilita la eliminación de ácido úrico

- Tiene propiedades antisépticas, por lo que favorece la cicatrización de heridas y refuerza las paredes de los capilares sanguíneos

- Sirve para aliviar los dolores de garganta

- Protege frente a algunos tipos de cáncer

- Reduce los niveles de colesterol malo o LDL

- Es eficaz en las dietas de adelgazamiento

- Favorece la digestión y alivia el dolor de estómago

- Es antiviral y antibacteriano

- Favorece la circulación sanguínea

Por lo tanto, son muchos sus beneficios y, a pesar de que es hidrosoluble (es decir, su exceso se elimina por la orina), por lo que no es tóxico, sí puede tener consecuencias negativas para el organismo si se consume en exceso.

¿Qué ocurre si comes mucho limón?

Las dosis recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la vitamina C se sitúan en los 90 miligramos diarios para los hombres y en los 75 miligramos para las mujeres. En general, se aconseja que los adultos no sobrepasen los 2.000 miligramos de consumo diario porque las dosis elevadas de vitamina C pueden causar problemas gastrointestinales como diarreas o calambres. Además, puede provocar ataques agudos de gota o empeorar los cálculos renales ya que la vitamina C se transforma en oxalato en el organismo que, si se acumula, cristaliza formando piedras nuevas. No obstante, estos efectos secundarios de la vitamina C son muy raros ya que esta no se almacena en el organismo.

Otra posible consecuencia de consumir muchísimos limones es agravar un esófago irritado a causa de los ácidos del limón. Y es que el limón es un alimento muy ácido, con un pH inferior a 7, por lo que puede empeorar problemas comode digestión como la gastritis o la acidez, especialmente si se consume en ayunas.

Debido a sus propiedades diuréticas, tomar mucho zumo de limón elimina los electrolitos y el sodio que el cuerpo necesita para funcionar correctamente, lo que puede causar deshidratación e infecciones en las vías urinarias por acudir demasiado al baño. Por su parte, la falta de potasio en el organismo causa irritaciones en la vejiga. 

El limón contiene grandes cantidades de histamina, sustancia que actúa como neurotransmisor del sistema nervioso central, lo que aumentan el riesgo de padecer migrañas o cefaleas. Los ácidos en exceso provocan un déficit de diaminooxidasa, una hormona fundamental en la metabolización de la histamina, lo que desencadena en dolores de cabeza frecuentes y migrañas.

También aumenta la sensibilidad de la piel a los rayos solares al contener psolarenos, una sustancia química que aumenta la sensibilidad de la piel a la luz solar, aumentando el riesgo de desarrollar un melanoma.

Por último, puede perjudicar el esmalte dental, haciendo que los dientes estén más débiles y puedan contraer caries u otras enfermedades bucales.

A pesar de todo, estos posibles riesgos solo aparecen si se toman muchos limones al día, algo que nadie hace, por lo que no debes dejar de comer limones ya que los beneficios de esta fruta son mucho mayores que los posibles daños. Eso sí, con uno o dos limones al día es suficiente.

Sin embargo, hay otros alimentos que sí pueden ser muy perjudiciales, como la sal, el azúcar, los refrescos, las carnes procesadas… Estos alimentos deben consumirse de manera muy ocasional ya que pueden aumentar el riesgo de padecer problemas de salud como enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer, etc. Incluso beber mucha agua puede ser muy perjudicial. Todo, con moderación.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar