• Buscar
×

¿Qué hacer si quieres dejar tu trabajo?

¿Qué hacer si quieres dejar tu trabajo?

Dejar un trabajo de forma correcta y elegante es fundamental ya que nunca sabes lo que te depara el futuro ni con quién puedes volver a cruzarte o si necesitarás más adelante la ayuda de tu antiguo jefe. Por eso, si quieres dejar tu trabajo debes hacerlo siguiendo estos pasos.

Índice

¿Por qué dejar el trabajo?

Dejar un trabajo normalmente es una decisión emocional motivada por un cambio a otra empresa en la que ofrecen mejores condiciones (ya sea de salario, horario, puesto de responsabilidad, etc.), o por no estar a gusto en la empresa actual debido al funcionamiento de la misma, nuestras funciones, la relación con otros compañeros o jefes, estrés, etc.

Antes de tomar esta decisión, que tiene una especial relevancia en nuestra vida, nuestra profesión y nuestro futuro, debes valorar bien los pros y los contras de dejar la empresa, sobre todo si no lo haces por otro trabajo mejor, sino por hartazgo o problemas con la empresa actual. Haz una lista, piensa bien y, si lo tienes claro, no lo dudes más.

Consejos para dejar tu trabajo

Sea cual sea la causa, incluso aunque nos vayamos porque no se están portando nada bien con nosotros, siempre hay que ser más elegantes y dejar el trabajo de una manera adecuada:

1. Lee bien tu contrato de trabajo actual para ver las condiciones para dejar tu puesto sin sufrir penalizaciones. En él se especificará el tiempo mínimo con el que debes avisar y qué puede pasar si no cumples con ese tiempo.

2. Díselo primero a tu superior inmediato. No lo comentes con otros compañeros ya que, por mucha amistad que haya, es probable que acaben circulando rumores y llegue a oídos de tu jefe por otras personas, lo que te dejaría en muy mal lugar.

3. En algunos casos es mejor mandar primero una carta de cese voluntario, en la que no hace falta alegar los motivos de tu marcha, pero sí la fecha del que será tu último día en tu empleo. Haz al menos dos copias, una para la empresa y otra para ti firmada por la empresa.

4. Explica claramente las razones por las que te vas de la empresa, pero sin entrar en quejas, acusaciones o rencillas particulares. Haya pasado lo que haya pasado, no es momento de venganzas ni de críticas.

5. Prepara lo que vas a decir de antemano para que no te pille en un renuncio o te acabe sacando información que no quieras compartir con él. Si has encontrado un nuevo empleo, dile: “He encontrado algo que va mejor con mis objetivos”, no le digas: “Este trabajo era un asco y me alegro de irme a otro mejor”.

6. Ve preparado por si tu jefe te hace una contraoferta. ¿Qué dirás si te ofrece un aumento del sueldo del 20%? ¿O ascender y mejorar tus condiciones laborales? Si realmente quieres cambiar, te diga lo que te diga, debes tenerlo claro para transmitírselo de manera educada y correcta y nos despreciar sus intentos por que te quedes.

7. Cuida tus emociones. Incluso aunque se ponga agresivo o borde contigo cuando le digas que te vas, tú debes estar por encima de él y marcharte con la cabeza bien alta.

8. Siempre cara a cara. Hay que ser valientes y decir las cosas a la cara. No le mandes un mail o un whatsapp, este tipo de decisiones siempre hay que explicarlas a la cara.

9. Calcula el finiquito. Al ser tú quien deja la empresa no te corresponde ningún tipo de indemnización, pero sí que te abonen el finiquito con la parte proporcional de pagas extra, vacaciones no disfrutadas y otras retribuciones a las que tengas derecho.

10. Ayuda a preparar la transición. No te desentiendas de todo una vez que hayas dicho que te vas. Es un gesto que se agradece el ayudar a buscar sustituto, formarlo y dejar todos tus asuntos en orden. Si es posible, no dejes ningún proyecto a medias, acábalo todo antes de marcharte.

11. Despídete de todo el mundo antes de irte. No “eches una bomba de humo” el último día. Di adiós a todos, tanto a los que te llevabas bien como a los que no soportabas, a todos los jefes y, si es posible y es costumbre en tu empresa, lleva algo para el desayuno, unos bollitos o algún otro detalle. Y, al despedirte, hazlo con palabras amables, nada de reproches ni frases tipo: “Cómo me alegro de irme y no volver a veros nunca más”.

12. Mantente en contacto con tus antiguos compañeros y jefes. Cuando cambiamos de trabajo es habitual decir “seguiremos en contacto” y luego no cumplirlo, pero es buena idea que sigas manteniendo relación con todos aquellos con los que te llevaras bien por lo que pueda pasar en el futuro.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar