Qué hacer si comes anisakis

En Salud
Consumir pescado
Comparte en:

El anisakis es un gusano que habita en el mar, por lo que es alimento de muchos crustáceos y peces. Cuando son ingeridos por estos, viven y se desarrollan dentro, incluso se mantienen vivos una vez el pez muere, por lo que pueden llegar al cuerpo humano si alguien se alimenta de uno de estos peces infectados, causando una infección conocida como anisakiasis.

Dentro de la familia Anisakidae, existen muchos tipos de gusanos, aunque el más característico es el anisakis simplex, aunque hay otros que también pueden causar infecciones en los humanos. Según el gusano que provoque la infección, hablaremos de anisakidosis, infección provocada por cualquier miembro de la familia Anisakidae, o anisakiasis,  infección causada por algún gusano del género Anisakis.

Para entender cómo llega este gusano al cuerpo humano, hay que conocer un poco cómo es el ciclo de vida de este gusano redondo y pequeño, de unos 3 cm de longitud. Estos gusanos son parásitos que necesitan de un huésped distinto según cuál sea su fase de desarrollo. En su primera fase de larva nadan libremente por el agua y no son peligrosos para el hombre. Cuando pasan a la segunda fase de larva parasitan crustáceos (en esta fase tampoco causan infección al hombre). Una vez madura a la tercera fase parasitan peces y cefalópodos (aquí ya pueden causar infección si llegan al aparato digestivo humano). A la fase adulta llegan dentro de mamíferos marinos a los que sí pueden dañar, pero no a los humanos. Los gusanos adultos producen huevos que son expulsados al mar, iniciando el ciclo.

Las larvas en su fase 3 se encuentran generalmente en el tubo digestivo de los peces. Cuando muere el pez, se desplazan a su cavidad abdominal, especialmente a las vísceras y los músculos. Estas larvas se mantienen vivas en estas zonas por lo que pueden llegar al ser humano vivas y convertirse en habitantes del mismo.

El mayor riesgo existe al consumir un pescado crudo o que no se ha cocinado lo suficiente ya que la larva entra viva al organismo humano, fijándose a las paredes del tubo digestivo. La infección también puede producirse si se consume el pescado ahumado, seco o en vinagre. Por eso, los países con mayor prevalencia de este tipo de infección son aquellos en los que se consume mucho pescado crudo o en salazón, como Japón o Escandinavia.

La infección de anisakis causa síntomas digestivos o alérgicos. Generalmente, los primeros síntomas son digestivos y aparecen entre 1 y 12 horas después de haber consumido el animal infectado. Provoca dolor abdominal, náuseas, vómitos y fiebre. A veces también aparece una erupción cutánea. Estos síntomas suelen desaparecer en un par de días pero las personas afectadas pueden seguir teniendo molestias abdominales de vez en cuando durante semanas o incluso meses, lo que puede confundirse con una úlcera.

En raras ocasiones el parásito puede causar una obstrucción intestinal o una peritonitis, aunque es poco habitual. También puede salir del tubo digestivo, afectando a otros órganos como el hígado, el páncreas o los ovarios.

Además de estos síntomas directos, la infección de anisakis puede causar otras molestias por la reacción del sistema inmunológico a las proteínas del parásito extraño. En este caso, los síntomas aparecen entre 1 y 24 horas después, siendo los más habituales urticaria, picor, anafilaxia, problemas para respirar, etc.

El tratamiento más eficaz es la extracción del parásito por medio de una endoscopia digestiva. Sin embargo, esto solo puede llevarse a cabo en las primeras horas ya que cuanto más tiempo pase dentro del tubo digestivo, más posibilidades de que se meta por debajo de la mucosa digestiva, dificultando su extracción.

En ocasiones la infección se cura sola con el paso del tiempo y solo son necesarias terapias para aliviar los síntomas producidos por la misma, como protectores de estómago, antihistamínicos o corticoides. No existe evidencia de que los antiparasitarios funcionen, por eso no suelen emplearse.

Lo mejor es, por supuesto, evitar la infección. Para ello debes adoptar medidas:

  1. Compra pescado sin vísceras o quítalas en cuando llegues a casa.
  2. Cocina bien el pescado, a altas temperaturas y el tiempo suficiente para que esté bien hecho. Su color debe ser opaco y desprenderse con facilidad de la espina.
  3. Si consumes pescado crudo o ahumado fuera de casa, asegúrate de que previamente lo han congelado.
  4. Ni la sal ni el vinagre matan el anisakis, pero congelar el pescado sí. De esta manera, podrás comer pescado crudo como el sushi y el sashimi, marinados, boquerones en vinagre o ahumados sin problemas. Eso sí, debes congelarlos al menos 24 horas a menos de 20 grados bajo cero. 48 horas si es una nevera de 4 estrellas y 1 semana si es una de tres estrellas.

Recuerda que las larvas pueden vivir hasta 50 días en el pescado conservado a 2º C.

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu