• Buscar
×

Qué hacer si alguien se desmaya

Qué hacer si alguien se desmaya

Los desmayos son algo bastante habitual, por lo que es probable que te encuentres ante una persona que se desvanece delante de ti sin saber cómo actuar o qué hacer para ayudarla. Estos consejos pueden ayudarte.

Índice

Síntomas del desmayo

Un desmayo, lipotimia, presíncope o síncope es la pérdida temporal del conocimiento causada por una disminución del flujo de sangre al cerebro. Normalmente esta situación dura solo unos minutos y la persona se recupera sola rápidamente, aunque a veces es más serio y hace falta llamar a los servicios de emergencia y medicina.

Los síntomas previos al desmayo, para que puedas estar atento, son mareo, debilidad, náuseas, vértigo, malestar general, palidez, sudor frío, visión borrosa o sensación de que los ruidos se oyen cada vez más lejos. Después, una vez se produce este, la persona se desvanece o pierde el conocimiento, incluso puede caerse debido a la debilidad muscular.

El desmayo suele producirse después de hacer algún tipo de esfuerzo, recibir una mala noticia, estar de pie mucho tiempo (sobre todo en lugares abarrotados y calurosos), sufrir una hemorragia o donar sangre, tras una deshidratación severa o al hacer un movimiento brusco (como levantarse rápidamente de la cama). El estrés, sobre todo el emocional, hiperventilar, el dolor o el temor también pueden producir un desmayo. También la ingesta de ciertos medicamentos, alcohol o drogas pueden causar un mareo o desmayo. Un nivel bajo de azúcar en sangre o ciertas enfermedades del corazón también pueden provocar este problema en el que fallan los mecanismos reguladores que se encargan de redistribuir la sangre hacia el cerebro para mantener el oxígeno. Eso produce la pérdida de conocimiento produciendo una hipotensión que dura unos pocos segundos o minutos. 

¿Qué debo hacer si alguien se desmaya?

Si alguien se desmaya a tu lado, es importante que sepas cómo actuar y lo hagas rápidamente ya que, aunque la mayoría de las veces no es algo grave, puede serlo y una rápida actuación puede salvar una vida.

1. Observa a la persona afectada para ver si respira con normalidad o si se ha hecho alguna herida. Si así fuera, debes colocarla en la posición lateral de seguridad (tumbada de lado, con la boca hacia abajo para que ningún fluido obstaculice su respiración, la barbilla inclinada hacia la parte alta de la cabeza y brazos y piernas bloqueados para que la postura sea estable) y, si tiene una hemorragia, taponarla con una gasa para que cese. Si le falta el pulso, inicia la reanimación cardiopulmonar con la respiración boca a boca y el masaje cardiaco y llama a emergencias lo antes posible.

2. Si no es algo grave y ves que se le va pasando, afloja todo aquello que pueda apretarle alrededor del cuello, muñecas y cintura para favorecer el flujo de sangre (pañuelo, corbata, bufanda, reloj, cinturón, etc.). También debes mantenerla acostada unos 15 minutos y elevar sus piernas por encima del nivel del corazón (al menos 30 cm por encima). Si es posible, colócala en un lugar bien ventilado, a la sombra y tranquilo. Si no se puede tumbar, siéntala con la cabeza agachada hacia delante, por debajo del nivel de los hombros, entre las rodillas. Si vomita, ponla de lado para evitar que se ahogue con el vómito.

3. Nunca debes verter agua sobre el desmayado, poner su cabeza sobre una almohada (ya que puede obstruir su respiración), darle bofetadas o tortas en la cara para reanimarla, darle de comer o beber hasta que se haya recuperado o darle alguna bebida con alcohol.

4. No hay que pedirle que se incorpore rápido, una vez despierta hay que irle moviendo con calma ya que presentará debilidad y puede volverle a pasar. 

5. Se debe acudir al médico siempre que el afectado haya perdido el conocimiento completamente y no lo recupere; tenga una hemorragia que no cesa; si el desmayo ha ido acompañado de una pérdida de la respiración o del pulso; si ha tardado más de 2 minutos en recuperar el conocimiento; si está embarazada, padece diabetes o tiene más de 50 años; si el desmayo se acompaña de síntomas más graves como dolor o presión en el pecho, trastornos del habla, trastornos visuales, incapacidad para mover algún lado del cuerpo, convulsiones o pérdida del control de esfínteres.

¿Se pueden prevenir los desmayos?

Si conoces a alguien que sufre mareos o desmayos a menudo, o si te pasa a ti misma esta enfermedad, debes tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

- Evitar los cambios bruscos de postura. Hay que levantarse lentamente cuando se está sentado o tumbado.

- Evitar los lugares abarrotados de gente y calurosos.

- No pasar mucho tiempo de pie parado y, si no hay más remedio, hacer pequeños movimientos para mantener la circulación de sangre al cerebro. 

- Tener en cuenta la medicación habitual ya que algunos ansiolíticos, diuréticos, antihipertensivos, descongestivos o antihistamínicos pueden causar desmayos.

- Avisa a tus familiares, compañeros de trabajo y amigos sobre tu condición para que sepan cómo ayudarte si te pasa.

- Cuida tu alimentación y tus hábitos de vida. Duerme al menos 8 horas al día, evita el alcohol y el tabaco y sigue una dieta equilibrada y sana.

- Si te desmayas al sacarte sangre o donarla, avisa a los médicos antes de la extracción para que estén al tanto.

Fuente:

Walsh K, Hoffmayer K, Hamdan MH. Syncope: diagnosis and management. Curr Probl Cardiol. 2015;40(2):51-86. PMID: 25686850 pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25686850/.

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar