• Buscar
×

¿Qué hacer si alguien no te quiere?

¿Qué hacer si alguien no te quiere?

Tanto si ha dejado de quererte, como si nunca te quiso, lo mejor que puedes hacer si ves que no hay manera de conseguir su amor es olvidarte de él y seguir adelante. Seguro que pronto encontrarás a alguien que te quiera de verdad.

Índice

Ya no me quiere...

Cuando nos damos cuenta de que la persona de la que estamos enamoradas no nos quiere de verdad, o nunca nos ha llegado a querer, lo único que querremos hacer será llorar, lamentarnos de nuestra suerte, deprimirnos y quejarnos.

Es complicado aceptar que nuestra pareja no nos quiere, sobre todo si nosotros seguimos enamorados. Y, probablemente, las señales ya estuvieran allí, pero no hemos querido verlas, por lo que lo primero será aceptar que no nos quiere y que cada uno ha seguido un camino diferente en el camino del amor.

Después, intentaremos por todos los medios conseguir su amor, pero esto, la mayoría de las veces, es algo imposible de lograr, por lo que solo nos estaremos haciendo daño a nosotras mismas, dándonos cabezazos contra un muro e intentando alcanzar la luna, algo que solo nos puede llevar a la desesperación y el sufrimiento.

¿Qué hacer ahora?

Por eso, si esa persona a la que amas no te quiere, lo que debes hacer para recuperarte es seguir estos pasos:

1. ¿Realmente no te quiere? Asegúrate, si estás tan enamorada, de que no te quiere y no hay nada que hacer. Habla con él sinceramente, aunque duela, la comunicación en este caso es fundamental. Si te deja claro que no te quiere y nunca lo hará, y realmente ves que no hay posibilidades, olvídate de él. No pienses que todavía te quiere solo porque sea amable contigo o te dedique una sonrisa.

2. Pide ayuda a tus amigos. No hay nada mejor que conseguir que otra persona nos abra los ojos. Pide a tu mejor amigo o a tu hermano que te diga lo que piensa del tema, pero con sinceridad y crudeza. Quizá escuchar de labios de otra persona que tu amado no te quiera y nunca lo hará te haga aceptar por fin la verdad. Incluso puedes “espiarle” para verle con su pareja actual, así se hará aún más real, aunque también doloroso.

3. Asume la derrota. Aunque duela, mucho, y cueste, lo mejor que puedes hacer es aprender a perder para no seguir intentando un imposible. En este tipo de amores imposibles, el dicho de “la esperanza es lo último que se pierde” nunca funciona. Por muchos años que sigas detrás de esa persona suspirando por su amor, nunca lograrás que sea recíproco, solo sufrir y sufrir, alargar lo imposible y evitar la posibilidad de conocer a tu verdadero amor si solo te centras en esa persona.

4. Sufre y llora todo lo que necesites. Enciérrate en casa unos días, quéjate a tus amigas y familiares, deprímete en casa sentada en pijama en el sofá y comiendo helado, llora, escucha canciones tristes de amor en bucle…

5. … y para. No te quedes en este estado estancada. Una vez hayas llorado lo que necesitabas para afrontar el dolor, apártalo de ti y pasa página. No puedes seguir toda tu vida triste y deprimida, encerrada en casa, lamentándote por tu suerte ya que de esta manera no arreglarás nada. Solo seguirás estando triste y sola, además de conseguir que todos sus seres queridos huyan de ti porque, reconozcámoslo, a nadie le apetece oír todo el día los llantos y las quejas amorosas de una persona.

6. Aléjate de todas las cosas que te recuerden a esa persona y de la tentación de volver a verle o llamarle. Al menos por un tiempo, elimínalo de tu vida. Pon distancia con él para que te sea más sencillo olvidarle.

7. No busques culpables. No es culpa suya no sentir nada por ti o haber dejado de amarte, pero tampoco es culpa tuya que ya no te quiera. En cuestión de sentimientos no hay nunca culpables. Por eso, no te flageles pensando qué hiciste mal, muchas veces, el amor se apaga sin más, sin culpables.

8. Supéralo. Pasa página, busca nuevos objetivos, córtate el pelo, haz un viaje, sal de fiesta, conoce a nuevas personas y piensa en lo bueno que tienes y todo lo maravilloso que te espera. Rodéate de gente que sí te quiera, haz actividades diferentes y novedosas y ríete todo lo que puedas. Antes de que te des cuenta, habrás conocido a una persona mucho mejor que te querrá de verdad y con la que podrás empezar una nueva vida y ser feliz.

Fuente:

Torres, A. (1987). Amores y desamores. Sociología, Nª, 3, 21-33.

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar