¿Qué hacer para poder adelgazar rápido?

En Salud
Beneficios de sudar
Comparte en:

Ya sea por la operación biquini, por el remordimiento por atracón post-navidad o simplemente porque tenemos algunos kilos de más, adelgazar es algo que ronda cada cierto tiempo nuestros pensamientos. Debemos tener en mente que no es lo mismo adelgazar, que adelgazar rápido, a todas nos gustaría poder adelgazar sin esfuerzo en apenas unas semanas, pero esto resulta algo imposible… ¿o no?

Lo más importante a la hora de adelgazar es hacerlo de forma sana, queremos perder algunos kilos, pero no a costa de nuestra salud. Olvídate de las dietas de moda y de los productos milagro, el único método real que existe para perder peso exige tan solo una cosa: quemar más calorías de las que consumes.

El objetivo es simple, si queremos adelgazar debemos quemar 500 calorías diarias más de las que consumimos. Para ello debemos introducir unos pequeños cambios en nuestra rutina: comer mejor y movernos un poco más. De esta manera, casi sin darnos cuenta, habremos perdido ese par de kilos que nos sobran.

Te enseñamos algunos trucos para que puedas lograrlo fácilmente y sin realizar grandes sacrificios.

El primer paso para lograrlo es mentalizarse.

Mentalízate, solo es una semana. Si realmente quieres conseguirlo, proponte objetivos a corto plazo, de esta manera verás los resultados en pocas semanas y te animarás a seguir adelante.

Pésate a diario. Para mantener el objetivo, pésate a diario en ayunas al levantarte. Utiliza una báscula digital y, aunque no veas los resultados cada día, anota las variaciones, al cabo de unas semanas podrás valorar los resultados.

Reemplaza la meta de “perder 5 kilos”, por ejemplo, por mini metas específicas como “comer 5 porciones de fruta y verduras al día”, “caminar 30 minutos diarios” o “mantener un registro alimentario”. Si al final de la semana estás decepcionada con tus resultados, quizá debes echar un vistazo a si cumpliste o no cada una de tus pequeñas metas.

Cambia tu alimentación

En cada comida empieza por un buen plato de verdura preparada como más te guste. El aporte de fibra de la verdura te hará sentirte saciada por más tiempo, impidiendo así que sientas hambre y piques entre horas. Complementa las comidas con huevo, pescado o carne magra, acompañadas siempre por ensalada.

No dejes que el hambre te impida seguir con tu dieta. El hambre es una de las razones por las que muchas personas no siguen un plan de pérdida de peso durante más de unas pocas semanas, pero seguir una dieta no se trata de comer menos, sino de comer mejor siguiendo una alimentación saludable.

Reemplaza los carbohidratos procesados como el pan blanco, las magdalenas o los bollos para el desayuno por alimentos ricos en proteínas como los huevos, o yogur griego mezclado con semillas de chía y bayas. Encontrarás que te mantienes saciada durante más tiempo y pasas menos hambre, lo que te ayudará a no abandonar la dieta.

Por muy saludables que sean los alimentos de la dieta, es necesario aprender a medir las porciones para no consumir más calorías de las debidas. De nada sirve comprar productos bajos en grasa y calorías si se ingieren de manera excesiva.

Durante una semana, elimina de tu dieta las pastas, el pan, las patatas y el arroz. Después de la primera semana, si las vas introduciendo de nuevo en la dieta que sean de harinas sin refinar.

Bebe mucha agua. Modera tu consumo de refrescos, bebidas energéticas o isotónicas, que no sean “cero”, cualquiera de ellas contiene al menos 100 calorías, mientras que por mucha agua que tomes, el aporte calórico serán 0 calorías. Si te parece aburrido, prueba a añadirle unas rodajas de limón.

Olvida los caprichos después de comer. Los postres dulces que no sean una pieza de fruta deben desaparecer completamente de tu dieta, ya que su aporte calórico es muchísimo mayor al que puede proporcionar, por ejemplo, un bol de fresas.

Haz ejercicio diariamente

Esta puede ser la parte más dura y complicada de mantener para perder peso, pero los beneficios que te aportará irán mucho más allá de la pérdida de peso.

Debes tener en cuenta también que el ejercicio no te ayuda a perder peso sino grasa y, aunque el músculo pesa menos que la grasa, este aumenta su tamaño y su peso cuando el ejercicio es continuado, por lo que tu peso puede mantenerse, pero solo porque se ha redistribuido, por lo cual no debes obsesionarte con los kilos que aparecen en la báscula, sino en cómo te ves y cómo te sientes.

30 minutos de ejercicio de cardio al día sería lo ideal. Si no estás acostumbrada a hacer deporte, bastará con que te muevas y andes una hora al día a paso ligero, te servirá para quemar alrededor de 350 calorías a la hora.

Si por el contrario estás acostumbrada a realizar ejercicios aeróbicos, independientemente de la modalidad de ejercicio que hagas (spinning, running o natación), pásate al ejercicio por intervalos. Con media hora al día, será suficiente. 8 minutos de calentamiento, 15 de ejercicio por intervalos en los que alternes 1 minuto de ejercicio fuerte con 1 más lento y 7 minutos de enfriamiento.

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu