Qué es y qué no es un accidente de trabajo

En Trabajo
Accidente coche
Comparte en:

A menudo nos da la sensación de que tenemos que confiar ciegamente en nuestros trabajadores, pero es que nuestro país se sitúa en una posición muy alta en eso de excusarse para no tener que ir a trabajar.

Y es que en nuestro país hay accidentes de trabajo y “accidentes de trabajo” y es importante saber diferenciarlos. Está claro que, aunque parece que todas lo tenemos claro, hay trabajadoras que prefieren utilizar la excusa de “accidente de trabajo” para ausentarse durante algún tiempo de su puesto de trabajo. Pero cuidado, las mentiras tienen las patas muy cortas y seguro el jefe sí que sabe diferenciar totalmente un accidente de trabajo del que no lo es.

Según la Legislación, “un accidente de trabajo es toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena”. A partir de 2003, esta definición también incluía a los trabajadores autónomos, es decir, a los que no trabajan por cuenta ajena, que previamente así lo soliciten a la Seguridad Social y abonen las cuotas que correspondan.

Por tanto, un accidente de trabajo es lo que le sucede al trabajador durante su jornada laboral o en el trayecto de ida o vuelta a su puesto de trabajo, cumpliéndose además las siguientes características:

-Lesión corporal: física o psíquica.

-Trabajador por cuenta ajena, y si no fuera este el caso, que esté dado de alta en la contingencia de accidente de trabajo como autónomo por cuenta propia y trabajadores socios de sociedades mercantiles.

-Accidente con ocasión o por consecuencia del trabajo.

A diferencia del resto de los países del entorno, en España se considera accidente laboral a los accidentes que ocurren a la ida o vuelta del trabajo (solamente los que ocurren del domicilio al puesto de trabajo y viceversa); los ocurridos con ocasión o por consecuencia de las tareas que ejecuta el trabajador en cumplimiento de las órdenes del empresario; los que desempeñe el trabajador con ocasión o como consecuencia del desempeño de cargos electivos de carácter sindical o de gobierno de entidades gestoras; los sucedidos en actos de salvamento o los que tengan conexión con el trabajo que se realice; las enfermedades que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre y cuando se pruebe que dicha enfermedad es causa exclusiva de su trabajo; y los infartos de miocardio, trombosis o hemorragias cerebrales que se producen como consecuencia del trabajo.

Por el contrario, tenemos los “no accidentes de trabajo”, que en muchas ocasiones los trabajadores intentan transformar en verdaderos accidentes de trabajo. Pero, atentos, porque lo que no puede considerarse accidente de trabajo como tal es, sin duda, la imprudencia temeraria, aunque sí la imprudencia profesional; el accidente que se produce en el puesto de trabajo cuando dicho trabajador está cometiendo un delito doloso (delito cometido con conciencia); y los infartos de miocardio, trombosis o hemorragias cerebrales si no son producto del trabajo realizado.

Cuando estamos trabajando tranquilamente no estamos exentos de sufrir algún tipo de accidente. Por eso es importante conocer el procedimiento que debemos seguir para que no sea a nosotros a quienes se responsabilice de lo ocurrido. Una vez identifiquemos si es o no un accidente laboral lo primero que debemos hacer es acudir al hospital si se trata de un accidente grave, o a un centro sanitario si se trata de un accidente leve, pues será allí donde nos den la baja laboral una vez hayamos sido examinados. Esa baja laboral será la que tengamos que llevar a la compañía de seguros de la empresa, quien tramitará el parte de baja o al INSS (Instituto Nacional de Seguridad Social).

Son las empresas quienes optan entre una mutua o el INSS para cubrir las determinadas contingencias profesionales. Por lo tanto, dependiendo de la entidad que preste los servicios a la empresa, es decir, la gestión de los accidentes relacionados con asistencia, las prestaciones, etc., se derivará a una u otra. El trabajador no tiene la opción de elegir pues deberá ir a la entidad que tenga contratada la empresa para la que trabaja.

En definitiva, lo mejor que debemos hacer antes de tener un accidente laboral, aparte de evitar tenerlo, es asegurarnos bien de quién cubre las contingencias profesionales en nuestra empresa y los pasos que debemos seguir para conseguir la baja laboral para solucionar todo cuanto antes.

Foto: Creado por Daviles – Freepik.com

También te interesará...

Cómo elegir colchón

¿Cómo elegir un colchón?

Comparte en: A la hora de dormir plácidamente y descansar, el colchón es la parte más importante de una

Read More...
Por qué salen caries

¿Por qué salen caries?

Comparte en: Quizás lo primero que debemos hacer es definir el término, y es que no todo el mundo

Read More...
Beneficios de escribir

Pautas para escribir un libro

Comparte en: ¿Brújula o mapa? La autora Elisabeth Benavent es una de esas maravillosas autoras que están haciéndonos ver

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu