¿Qué comer para la hernia de hiato?

En Salud
Tratamiento para el ardor de estómago
Comparte en:

La hernia de hiato se produce cuando la parte superior del estómago se sale de su zona habitual en el abdomen y se sitúa en el tórax, causando acidez, dolor en la parte superior del estómago, problemas para tragar, mal aliento o tos seca. El tratamiento suele ser seguir una serie de consejos dietéticos que implica evitar alimentos que pueden empeorar los síntomas e incluir aquellos que pueden aliviarlos.

El tórax y el abdomen están separados por un músculo llamado diafragma, y el esófago comunica con el estómago a través de un agujero en este músculo llamado hiato. En situaciones normales, el alimento pasa a través del hiato y no regresa, pero en aquellas personas que sufren hernia de hiato parte del estómago se sale de su sitio en el abdomen a través del hiato e ingresa en el tórax, lo que provoca que parte del alimento regrese al esófago que, como no está preparado para soportar los ácidos de la digestión, se irrita, causando lo que se conoce como hernia de hiato.

La hernia de hiato puede aparecer de manera congénita, es decir, nacer con este problema, o puede desarrollarse a lo largo de la vida. Aunque no se conoce la causa clara, está relacionado con la obesidad, el tabaquismo, el estreñimiento, el debilitamiento del diafragma o el consumo de alcohol. Se estima que un 20% de la población padece hernia de hiato, aunque podría ser una cifra mayor ya que muchos no presentan síntomas y, por lo tanto, no están diagnosticados.

Si la hernia de hiato no se cuida ni se trata adecuadamente puede causar problemas más graves como esofagitis (inflamaciónm del esófago), gastritis o úlceras de estómago. Además, si estas heridas persisten en el tiempo pueden hacer que el esófago se estreche, dificultando el paso de los alimentos, e incluso causar cáncer. Por tanto, si notas ardor, problemas para tragar, dolor en la boca del estómago, mal aliento u otros síntomas que te hagan sospechar que tienes una hernia de hiato, acude inmediato al médico para confirmar el diagnóstico. El tratamiento suele incluir antiácidos y una serie de pautas dietéticas que se deben seguir a rajatabla:

  1. Esperar entre 2 y 3 horas para tumbarse después de comer para evitar la subida del contenido alimenticio al esófago.
  2. Dormir con el tronco ligeramente incorporado colocando varias almohadas o una cuña especial.
  3. No fumar ya que el tabaco irrita el esófago y estimula la secreción del ácido gástrico.
  4. Llevar ropa que no se ajuste a la altura del abdomen.
  5. Intentar reducir el estrés ya que genera más ácido gástrico, aumentando los daños en el esófago.
  6. Evitar el sobrepeso y realizar ejercicio físico moderado, pero nunca justo después de comer.
  7. Evitar las comidas abundantes. Es mejor hacer 5 comidas ligeras al día y masticar bien los alimentos para facilitar la digestión. Además, pasar muchas horas con el estómago vacío también puede facilitar la secreción de ácido gástrico.
  8. Cocinar a la plancha, al horno, al vapor, hervido… evitando los fritos y los rebozados.
  9. No consumir los alimentos ni muy fríos ni muy calientes ya que las temperaturas extreman irritan la mucosa del estómago y el esófago.
  10. Evita alimentos grasos, picantes, salados o en escabeche. No se aconseja, por lo tanto, comer quesos curados, lácteos enteros, carnes grasas, embutidos, vísceras, bollería o chocolate. Evita el consumo conjunto de féculas (pan, pasta, arroz, legumbres) con frutas ácidas, tomate o vinagre.
  11. Tampoco se deben consumir bebidas carbonatadas, alcohol, café o té.
  12. En la cena, limita los alimentos ácidos ya que pueden causar mucho dolor por la noche. Por ejemplo, nada de cenar tomate, vinagre, cítricos, frutas no maduras…
  13. El ajo, la cebolla o el pimiento crudos también pueden causar dolor o ardor, así como las verduras flatulentas (coles de Bruselas, alcachofas, coliflor…) o las legumbres. Vigila si te sientan mal o no para reducirlas o eliminarlas de tu dieta. Las legumbres, por ejemplo, es conveniente tenerlas a remojo toda la noche para ablandar la piel, la parte que puede sentar mal.
  14. En cuanto a los alimentos más recomendables, los lácteos desnatados, las carnes magras (conejo, pavo, pollo), el pescado blanco, las frutas maduras o cocidas, el kiwi o la piña. En cuanto a las bebidas, lo mejor es el agua, zumos no ácidos e infusiones suaves que facilitan la digestión como la manzanilla, la melisa o el romero. También puedes tomar una infusión de boldo entre horas.
  15. Algunas especias mejoran la digestión, opta por estas al cocinar tus platos: laurel, tomillo, romero, estragón o eneldo.

También te interesará...

Qué regalar a mi esposo

¿Qué regalar de cumpleaños para mi esposo?

Comparte en: ¿Llega el cumpleaños de tu marido y no sabes qué regalarle? ¿Tienes la sensación de que cada

Read More...
Pareja riendo

El humor puede ayudarte a evitar la depresión

Comparte en: La depresión es, sin duda, una de las enfermedades mentales más habituales en nuestro mundo. Por eso,

Read More...
Beneficios de la masturbación

Ovulación y excitación

Comparte en: ¿Es cierto que, cuando estamos ovulando, tenemos más ganas de hacer el amor? ¿A qué se debe

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu