• Buscar
×

¿Qué comer para bajar la tiroides?

¿Qué comer para bajar la tiroides?

La tiroides es una glándula situada en la parte anterior y superior de la tráquea que influye en el metabolismo y el crecimiento. El hipertiroidismo se produce cuando la glándula tiroides está muy estimulada y produce mayor cantidad de hormonas tiroideas de las que nuestro cuerpo necesita.

Índice

Diagnóstico del hipertiroidismo

Cuando se produce este exceso de hormonas lo que se provoca en nuestro cuerpo es un estado de catabolismo y como consecuencia de ello, una pérdida de peso y masa muscular. El catabolismo se produce cuando el propio organismo, al no recibir alimento, acaba nutriéndose de sus propios tejidos consumiendo el músculo y acabando poco a poco con la masa muscular.

El hipertiroidismo es un trastorno del sistema endocrino que se caracteriza, por tanto, por el aumento de la actividad funcional de la glándula tiroides y el exceso de secreción de las hormonas tiroideas. Esta enfermedad puede provocar bocio (tumefacción de la glándula tiroides que origina un aumento de tamaño de la parte anterior e inferior del cuello), taquicardia, hiperactividad y ojos saltones. Además, el hipertiroidismo puede acelerar significativamente el metabolismo de nuestro cuerpo causándonos una pérdida de peso repentina, un rápido e irregular latido del corazón, sudoración y nerviosismo. Pero ¿cómo podemos diagnosticarlo? Pues bien, el hipertiroidismo se diagnostica mediante:

- Historial médico y examen físico. Durante el examen nuestro médico puede tratar de detectar un ligero temblor en nuestros dedos cuando están extendidos, reflejos hiperactivos, cambios en los ojos y la piel caliente y húmeda. Será él quien también nos examinará la glándula tiroides.

- Análisis de sangre. El diagnóstico puede confirmarse con un análisis de sangre que mide los niveles de tiroxina y TSH (hormona estimulante de la tiroides o tirotropina) en la sangre. Los altos niveles de tiroxina y cantidades bajas o inexistentes de TSH indican una tiroides hiperactiva. La cantidad de TSH es importante porque es la hormona que indica que la glándula tiroides produce más tiroxina.

Estas pruebas de medicina son especialmente necesarias para los adultos mayores ya que es posible que éstos no presenten los síntomas clásicos de hipertiroidismo.

Alimentos para la tiroides

En cuanto a la alimentación, esta es fundamental para controlar en la medida de lo posible el hipertiroidismo ya que hay alimentos que estimulan la tiroides y otros que reducen su actividad. Si tienes hipertiroidismo debes seguir una dieta rica en selenio, un micro-mineral esencial en el equilibrio inmunológico-endocrino. Tiene una gran capacidad antioxidante y ayuda a eliminar los radicales libres generados en la producción hormonal. Algunos alimentos ricos en selenio son las carnes rojas, el pescado, las hortalizas, los huevos o los champiñones. 

Los lácteos, tanto el yogur como el queso y la leche, son completamente aceptados por lo que debemos incluirlos en nuestra dieta. Podemos utilizar el yogur líquido o la leche como bebida e incluso en determinadas cocciones siempre que sea posible. Además, podemos optar por enriquecer el yogur con leche condensada o la leche con leche en polvo entera que podemos emplear también para preparar batidos, postres, sopas y purés. El queso, por ejemplo, podemos incluirlo también en todas las ensaladas que preparemos.

Algo que no debe faltar tampoco en nuestra dieta son alimentos como la carne, el pescado o el huevo. Se puede optar por picar huevo duro y añadirlo a las ensaladas o verduras que preparemos y hacer lo mismo con la carne y el pescado. Podemos utilizar también un huevo batido para echarlo en las sopas, cremas o purés y cuando hagamos una tortilla podemos rellenarla de trocitos de pescado o carne picada.

El azúcar, el pan, la miel o las galletas son otros de los alimentos que debemos consumir. Lo más recomendable a la hora de desayunar es comer algunas galletas o pan, que también podremos incluir en nuestras meriendas. Finalmente, los frutos secos, como las castañas o las nueces, también ya que éstos son muy ricos en ácido elágico (molécula orgánica producida de forma natural y abundante por ciertos vegetales).

No obstante, al igual que existen algunos alimentos que nos benefician cuando presentamos hipertiroidismo también hay otros muchos que debemos evitar porque son ricos en yodo y activan la producción de hormonas tiroideas. Los vegetales como el ajo o las espinacas; los cereales y legumbres como el maíz, el girasol, las lentejas o los guisantes; las frutas como el mango y las fresas; y el marisco y la sal yodada son algunos de ellos. Estos alimentos son buenos si padeces la enfermedad contraria, el hipotiroidismo. 

Todos estos alimentos que debemos evitar son considerados alimentos hipertiroidales porque todos ellos contienen altos niveles de yodo. El yodo es un elemento químico que nuestro cuerpo necesita porque él mismo no puede hacerlo, y por tanto debe provenir de nuestra propia dieta. Sin embargo, en caso de presentar hipertiroidismo lo más recomendable es que nuestra dieta sea una dieta baja en yodo. Éste se usa en el cuidado y la alimentación de los animales y también como agente de seguridad o estabilizador durante el procesamiento de los alimentos, por lo que puede encontrarse tanto en los alimentos como en las bebidas. Y para poder evitarlo, es importante no acudir a muchos restaurantes ya que no sabemos si éstos utilizan sal yodada y evitar también todos los suplementos de hierbas y especias como serían el hisopo, el hinojo, la canela o la albahaca, especialmente si no somos conscientes de cuánto yodo contienen.

Posibles complicaciones que puede desencadenar el hipertiroidismo

A pesar de que esta enfermedad puede resultar ser una enfermedad bastante grave si la ignoramos, la mayoría de los pacientes que la sufren suelen responder bien una vez ésta ha sido tratada con medicamentos y diagnosticada.

No obstante, el hipertiroidismo suele conllevar también alguna serie de complicaciones como algunos problemas del corazón, pues algunos de los síntomas más graves afectan a este órgano tan importante de nuestro cuerpo acelerando el ritmo cardiaco, trastornándolo o produciendo incluso una insuficiencia cardiaca congestiva. En esta última complicación lo que sucede es que el corazón no logra hacer circular la sangre suficiente por nuestro cuerpo.

También el hipertiroidismo puede llevar a huesos débiles y frágiles (osteoporosis), ya que la fuerza de éstos depende de la cantidad de calcio y otros minerales que contengan en su interior, y en caso de hipertiroidismo lo que sucede es que tanta hormona tiroidea interfiere con la capacidad que tiene nuestro cuerpo para incorporar calcio en los huesos.

Además, el hipertiroidismo puede acarrear diversos problemas en los ojos ya que, de hecho, las personas con oftalmopatía de Graves, una enfermedad tiroidea ocular, pueden desarrollar algunos problemas oculares como podrían ser los ojos saltones o de color rojo o hinchado, sensibilidad a la luz y visión doble o borrosa.

La crisis tirotóxica también puede aparecer como otra de las posibles complicaciones graves del hipertiroidismo. Esta crisis hace referencia a la repentina intensificación de los síntomas que trae consigo, dando lugar a fiebre, pulso rápido e incluso delirios. Cuando esto ocurre lo primero que debemos hacer es acudir al médico con urgencia.

Finalmente hemos de tener en cuenta que para que la tiroides no se desestabilice es muy importante que se realicen cinco comidas diarias, aunque poco abundantes, no picar entre horas, tomar alimentos ricos en fibra y realizar algo de ejercicio. Consulta a tu experto en endocrinología. 

Fuente:

Hollenberg A, Wiersinga WM. Hyperthyroid disorders. In: Melmed S, Auchus, RJ, Goldfine AB, Koenig RJ, Rosen CJ , eds. Williams Textbook of Endocrinology. 14th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 12.

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar