• Buscar
×

Problemas para alcanzar el orgasmo, ¿mentales o físicos?

Problemas para alcanzar el orgasmo, ¿mentales o físicos?

El orgasmo es el culmen de una relación sexual para la mayoría de las personas. Sin embargo, los datos son demoledores: el 80% de las mujeres y el 28% de los hombres (sí, ellos también tienen dificultades en este tema) tiene problemas para alcanzar el orgasmo. Pero aunque muchas personas piensan que este problema se debe, en gran parte, a razones psicológicas como el estrés o la ansiedad, un estudio reciente afirma que el problema radica más en el cuerpo que en la mente para muchos.

Índice

¿Por qué no alcanzamos el orgasmo?

Este estudio fue realizado por un equipo de investigadores de la Clínica Mayo y la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana, quienes revisaron la literatura disponible sobre anatomía y neuroanatomía sexual en un esfuerzo por descubrir las posibles razones de por qué los hombres y las mujeres pueden fallar en el orgasmo. Para los hombres, la capacidad del orgasmo se basa en un delicado equilibrio entre el sistema nervioso parasimpático, que controla el cuerpo durante los períodos de descanso, y el sistema nervioso simpático, que controla la respuesta del cuerpo de "luchar o huir". Los investigadores encontraron que la disfunción sexual de los hombres a menudo surge de un desequilibrio en estos sistemas. Por ejemplo, en pacientes con eyaculación precoz crónica, el sistema simpático es típicamente hiperactivo, y el sistema parasimpático es poco activo.

Para las mujeres, sin embargo, la disfunción es a menudo más un problema físico que uno nervioso. El clítoris, un pequeño tejido eréctil dentro de la vagina, está más asociado con el orgasmo femenino. Durante las relaciones sexuales, se mueve hacia la pared vaginal externa y, según los investigadores, cuanto más se acerca a la pared, más probabilidades hay de que la mujer alcance un orgasmo. Esto es más probable que ocurra cuando se tienen relaciones sexuales en la postura del misionero o con la mujer a horcajadas sobre el hombre.

Por lo tanto, el clítoris juega un papel importante en el orgasmo femenino, pero el estudio no descarta la existencia del "punto G", sino que afirma que la ubicación difícil de alcanzar del mismo puede variar y que cada mujer puede tener "su propia anatomía del nervio pudendo por lo que crea su propia ubicación personal del punto G”. La distancia entre el clítoris y la abertura vaginal también afecta al éxito orgásmico.

Nuestro cuerpo puede tener la culpa

La investigadora principal, la Dra. Elizabeth Emhardt, explicó que, aunque a menudo creemos que la experiencia sexual y la capacidad para alcanzar el clímax se basan en la seguridad, la capacidad para confiar y la apertura hacia la otra persona, este estudio sugiere algo distinto. "¿Qué pasa si las variaciones en la anatomía sexual en realidad sientan las bases para las diferencias en la experiencia sexual, y no controlamos nuestras experiencias sexuales tanto como pensamos?”, se preguntan los investigadores.

Comprender las razones anatómicas específicas detrás de la disfunción sexual podría conducir a una medicina individualizada, adaptada a cada paciente, lo que ayudará a garantizar que cada experiencia sexual sea satisfactoria. Después de todo, los orgasmos no son solo divertidos, también son saludables. Los clímax sexuales han demostrado mantener la mente joven y liberar hormonas que alivian el dolor y que inducen el sueño.

Por lo tanto, si tienes problemas para alcanzar el orgasmo en tus relaciones sexuales, no te centres solo en la falta de habilidad de tu pareja o en tus problemas de ansiedad y estrés, si bien es cierto que estos pueden ser motivos para que las relaciones sexuales no alcancen el clímax, como ha descubierto el estudio, existen también muchas causas físicas tras este problema, por lo que quizá es buena idea que consultes a tu ginecólogo o a un experto en sexología para que averigüen si hay otro motivo y, lo más importante, para que te den soluciones efectivas para que puedas acabar tus relaciones sexuales felizmente.

Fuente:

Emhardt E, Siegel J, Hoffman L. “Anatomic Variation and Orgasm: Could Variations in Anatomy Explain Differences in Orgasmic Success?”, Clinical Anatomy. 2016

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar