¿Por qué las mujeres cobran menos que los hombres?

En Trabajo
Cómo llevar a cabo un gran proyecto
Comparte en:

Tras muchos informes, estudios e investigaciones a lo largo de la historia se ha podido ver reflejado cómo de notable es la brecha salarial por sexo en nuestra sociedad. Lo tenemos claro: las mujeres cobran menos que los hombres. Y la duda es ¿por qué?

Uno de los motivos podría ser el de la precariedad laboral ya que, según datos recogidos, las mujeres presentan unos porcentajes mayores en lo que respecta a contratación temporal, es decir, que no acumulan antigüedad por tanto no pueden cobrar más que alguien que lleva 15 o 20 años en la empresa ¿no? Y si es un hombre mucho menos, claro… Además, también suele ser más común en las mujeres la contratación a tiempo parcial involuntaria para poder encargarse de sus hijos.

También la propia discriminación que se produce en los lugares de trabajo por el simple hecho de ser mujer o porque quiera ser madre en algún momento. La discriminación directa está prohibida por Ley y, de hecho, esta es muy fácil de denunciar ante los tribunales. El problema está en que muchas veces la discriminación no es directa sino indirecta, que es mucho más difícil de detectar.

También la brecha salarial podría ser debida, por supuesto, a los puestos de trabajo en los que muchas de las mujeres trabajan y que suelen ser muchas veces puestos de trabajo que se caracterizan por una remuneración y un valor social inferiores, es decir, puestos de trabajo y actividades que han sido, por así decirlo, como puestos de trabajo asignados a mujeres. Se trata de, por ejemplo, ocupaciones relacionadas con servicios de salud y el cuidado de las personas en las que suelen emplearse casi siempre más mujeres y que son, además, puestos de trabajo con retribuciones más bajas. Lo conocemos como “segregación horizontal”, aunque la segregación vertical también va a afectarlas porque esta hace referencia a ciertas características en la jerarquía de personas, puestos y tareas en los centros de trabajo que lo que hacen es dificultar el acceso de las mujeres a puestos con una mayor responsabilidad y mucho mejor remunerados.

Asimismo, las prácticas laborales y los sistemas salariales también van a provocar el aumento de dicha brecha salarial ya que existen prácticas en numerosos puestos de trabajo que no se aplican de igual forma a mujeres y a hombres, especialmente en ámbitos de formación o desarrollo profesional. Existen también muchos incentivos en muchas empresas como la disponibilidad u otros complementos como la turnicidad o la nocturnidad que, de manera indirecta, van a favorecer más al hombre. De manera completamente tradicional vamos a observar que la mujer es la que a menudo se va a ver afectada y es que en esos complementos e incentivos salariales no va a entrar tanto ya que el porcentaje de mujeres que tiene hijos y se encarga más del cuidado de estos es mayor. En pleno siglo XXI, aún con lo que se ha avanzado respecto a esta discriminación, todavía queda mucho por hacer y es que ¿si los hijos son de ambos no se deberían encargar ambos?

¿Por qué se sigue infravalorando tanto a la mujer?

Se desconoce la respuesta como tal, pero lo cierto es que todavía hoy existen numerosos empleos en los que los hay mayor presencia femenina y, por tanto, salarios más bajos. Eso sí, cuando alguien analiza los salarios de empleos donde hay más hombres en los puestos de trabajo de dicha empresa la cosa cambia pues aquí los salarios son más altos. Uno de los motivos que podría llegar a explicar esto (si se puede) serían las capacidades de las mujeres que siempre han estado infravaloradas debido principalmente a las características de estas y no a otra cosa. Esto también ha hecho que se vea reflejado en sus salarios repercutiendo en ellos de manera negativa pues, según muchos empleadores, “las mujeres no van a tener la misma capacidad de hacerlo que los hombres” o “Ellos tienen más fuerza, podrán hacerlo” y otras muchas más frases discriminatorias.

Y, aunque en relación también con lo mencionado más arriba, por la conciliación de la vida laboral y familiar.  De manera tradicional se ha visto también que la responsabilidad de lo cuidados del entorno familiar ha recaído casi siempre en las mujeres. Esto ha ido provocando que trabajen menos horas que los hombres y que en muchos puestos de trabajo no puedan compatibilizar las responsabilidades laborales con las familiares por lo que son ellas quienes acaban pidiendo excedencias, bajas, contratos de media jornada, etc.

Las tradiciones y roles de género han ido también determinando a lo largo de la vida el papel de los hombres y de las mujeres en la sociedad. Además, estas tradiciones y roles de género van a influir en la elección de los estudios. Según muchos de ellos las mujeres tienden a escoger aquellos relacionados con roles de cuidadoras en general que además van a tener, como ya veíamos, salidas profesionales, aunque con una menor remuneración.

Todos estos motivos fueron recogidos tras elaborar UGT Madrid un informe en el que se detallaban los motivos por los cuales las mujeres trabajadoras cobraban menos que los hombres, es decir, las razones por las que supuestamente existe una brecha salarial tan notable todavía hoy en nuestra sociedad.

Pero ¿tanta diferencia hay entre un sueldo y otro?

Gracias a un informe elaborado por Adecco lo podemos afirmar: “Las mujeres cobran una quinta parte menos que los hombres y por el mismo trabajo, llegando hasta el 18% de diferencia entre lo que cobra un hombre y lo que cobra una mujer”. Además, cabe destacar también que en los puestos directos la brecha salarial llega incluso al 30%. Este porcentaje se traduce a casi 14.000 euros menos al año para ellas cuanto más alto llegan.

¿Qué pasará en 2020?

Pues bien, según algunas encuestas, más del 60% de las empresas aseguran que aumentarán la retribución de los empleados de cara a este año que ya ha entrado… ¿También a las mujeres? Habrá que esperar a los próximos informes a finales del 2020 o principios del 21 para descubrirlo y confirmar si efectivamente la brecha salarial por sexo disminuye o por el contrario aumenta cada vez más…

Fuentes:

Adecco Institute, https://www.adeccoinstitute.es/empleo-y-relaciones-laborales/la-brecha-salarial-en-espana-sigue-en-aumento/

Informe UGT Madrid (Nueva Tribuna),

https://www.nuevatribuna.es/articulo/economia-social/mujeres-hombres-desigualdad-brecha-salarios-ugt/20190220183123160337.html

https://www.nuevatribuna.es/articulo/sindical/brecha-salarial-engorda-cuenta-resultados-empresas-42000-millones-euros-ano/20180217171456148683.html

También te interesará...

cada cuánto hacer una citología

¿Cada cuánto hacer una citología?

Comparte en: Lo primero que una mujer debe saber es la definición exacta del concepto de citología. La citología

Read More...
Ideas para guardar zapatos

Ideas para guardar zapatos

Comparte en: Lo sabemos… a lo largo de todos estos años has acumulado más zapatos en tu armario que

Read More...
Matrimonio feliz

En la riqueza y en la pobreza: las finanzas del matrimonio

Comparte en: El dinero es un asunto muy importante dentro de un matrimonio. Así, las parejas casadas a largo

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu