¿Por qué la mayoría nos inclinamos hacia la derecha cuando besamos?

En Relaciones
giro cabeza al besarse
Comparte en:

¿Te has fijado que, casi todo el mundo, inclina su cabeza hacia la derecha cuando se da un beso con su pareja? ¿Por qué sucede esto?

Nuestro cerebro está dividido en dos mitades: el lado izquierdo y el lado derecho. Y hay muchas funciones cerebrales, como las habilidades del lenguaje o la mano dominante, que se organizan principalmente en un lado del cerebro o en el otro. Así, las personas zurdas tienden dominancia del lado derecho, y viceversa.

Esta organización de nuestro cerebro influye en la forma en que vemos e interactuamos con el mundo, y entre nosotros, a menudo sin que seamos conscientes de ello. Todo esto se puede comprobar mediante pruebas simples.

Por ejemplo, el examen de cómo perciben las personas un diagrama de líneas y ángulos con diversas orientaciones proporciona pistas sobre si las personas suelen tener un sesgo subconsciente para ver las cosas en orientaciones en el sentido de las agujas del reloj.

Para algunos investigadores, todo esto podría estar relacionado con una serie de instintos físicos que las personas tienen, como por ejemplo, hacia qué lado vuelven sus cabezas. Después de observar investigaciones recientes en psicofísica visual y neurociencia visual, hallaron varios fenómenos perceptuales y conductuales en los que los humanos pueden tener un sesgo direccional relacionado, quizá, con esta dominancia cerebral.

Muchos de estos comportamientos de giro direccional se detectan en las primeras etapas de la vida. Por ejemplo, los bebés tienen un sesgo inicial para girar la cabeza hacia la derecha (y, en consecuencia, extender el brazo izquierdo hacia afuera para compensar ese movimiento).

Algunas investigaciones previas encontraron que ese giro instintivo a la derecha se extiende a la edad adulta: cuando un adulto besa a otro en los labios, sus cabezas tienden a inclinarse automáticamente hacia la derecha. Pero, ¿es esto una extensión del sesgo con el que nacen los humanos, o la gente simplemente aprende a besarse de esa manera? En las sociedades occidentales es común ver a las personas besarse en público, en televisión y en películas. Pero, ¿estos besos en la pantalla reflejan a la sociedad o influyen en cómo se comportan las personas? La investigación previa sobre este tema de los besos fue realizada en lo que se conoce como “W.E.I.R.D.” – sociedades occidentales, educadas, industrializadas, ricas y democráticas. Por lo tanto, las conclusiones podrían no reflejar lo que los humanos hacen naturalmente en ausencia de aprendizaje a través de la observación, sino lo que hacen en este tipo de sociedades tan mediáticas.

Por eso, se decidió hacer una investigación en un país totalmente alejado de estos, como Bangladesh. Este es un país musulmán conservador donde los besos están prohibidos en público, e incluso censurados por televisión o en películas. Por eso, resultados similares de W.E.I.R.D. en este país no podrían atribuirse al aprendizaje social o a factores socioculturales.

En este estudio, le pidieron a una serie de parejas casadas en Bangladesh que se besasen en privado en sus propios hogares. Luego fueron a salas separadas para informar sobre diversos aspectos del beso.

Un beso sigue siendo un beso

Como dice la canción, A kiss is just a kiss. Los resultados mostraron que más de dos tercios de los individuos al besarse giraban la cabeza hacia la derecha. Al iniciar un “movimiento” de beso (los hombres tenían 15 veces más probabilidades de iniciar el beso), las personas diestras se inclinaban hacia la derecha y las zurdas se inclinaban hacia la izquierda.

La persona a la que se besaba, independientemente de si era zurda o diestra, respondía haciendo coincidir la dirección de inclinación de su compañero. Se sentía incómoda al ir por otro lado, como informaron la mayoría de los receptores de besos y los iniciadores de besos en este estudio.

Por lo tanto, resulta que los humanos somos similares, incluso si nuestros valores sociales y los hábitos a los que estamos expuestos difieren. Este sesgo en el acto de besarse es probablemente innato y está determinado por las tareas de división del cerebro en sus diferentes hemisferios, similares a las de la mano derecha o la mano izquierda. Quizás esté específicamente relacionado con las funciones ubicadas en el hemisferio cerebral izquierdo, relacionadas con la emoción.

Asimismo, los diferentes niveles de hormonas (como la testosterona) en cada hemisferio y los neurotransmisores pueden distribuirse de manera desigual a cada hemisferio (como la dopamina, involucrada en comportamientos de recompensa) y dar lugar a un sesgo para girar a la derecha.

Si tú giras hacia la izquierda al besar, formas parte de la minoría. Pero no te preocupes: si la persona que estás besando quiere que la besen, es probable que gire también a la izquierda.

Fuente: A. K. M. Rezaul Karim, Michael J. Proulx, Alexandra A. de Sousa, Chhanda Karmaker, Arifa Rahman, Fahria Karim & Naima Nigar, Scientific Reports 7, Article number: 5398 (2017). doi:10.1038/s41598-017-04942-9. https://www.nature.com/articles/s41598-017-04942-9

También te interesará...

Controlar la ira

¿Qué hacer cuando te enteras de que tu ex está con otra?

Comparte en: ¿Te acabas de encontrar a tu ex por la calle y has visto que tenía nueva novia?

Read More...
Ataque de pánico

¿Cuánto dura un ataque de pánico?

Comparte en: Un ataque de pánico es un tipo de trastorno de ansiedad en el que se van a

Read More...
Hambre

Mitos sobre nutrición

Comparte en: No cabe duda de que el sobrepeso y la obesidad son problemas cada vez más graves en

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu