¿Por qué es bueno dormir más los fines de semana?

En Salud
Comparte en:

Llega el fin de semana y, en lugar de aprovechar para descansar y dormir todo lo que no hemos podido dormir durante la semana, salimos de fiesta, trasnochando y descansando aún menos que durante la semana. Esto, aunque es muy divertido, es malo para la salud ya que no recuperar las horas de sueño durante el fin de semana aumenta la tasa de mortalidad.

Cuando has tenido una semana de sueño horrible, despertándote todos los días pronto y acostándote tarde, es probable que estés deseando que llegue el viernes para irte a la cama y dormir 12 horas seguidas. No tener que levantarse pronto los fines de semana es, sin duda, una de las mejores cosas de estos dos días de descanso. Es una promesa que nos ayuda a pasar la última parte de la semana, pero resulta que dormir más el fin de semana también puede tener algunos beneficios para la salud muy importantes.

Al menos eso afirma un estudio publicado en el Journal of Sleep Research que utilizó 13 años de datos de cerca de 40.000 participantes.

El estudio comenzó en 1997, cuando se pidió a miles de suecos que respondieran a una encuesta de 36 páginas como parte de una recaudación de fondos para la Sociedad Sueca contra el Cáncer. Después, los investigadores rastrearon las tasas de mortalidad de 38.015 personas durante los siguientes 13 años. Entre 1997 y 2010, 3.234 de los participantes murieron, la mayoría debido a enfermedades cardíacas o cáncer.

Los investigadores del estudio del sueño agruparon a los participantes según los datos que habían dado acerca de sus hábitos de sueño. Así, hicieron un grupo de durmientes bajos con los que dormían menos de 5 horas a la semana, otro de durmientes tipo medio que dormían 7 horas y otro de durmientes altos que dormían 9 horas o más. Después, los investigadores dividieron estos grupos en grupos más pequeños en función de sus hábitos de sueño durante el fin de semana. Por ejemplo, los durmientes de muy corta duración continuaron con sus patrones de sueño de cinco horas o menos durante toda la semana, mientras que los durmientes de muy larga duración durmieron nueve o más horas cada noche, incluido el fin de semana.

Estos dos grupos, los durmientes de muy corta y muy larga duración, tuvieron unas tasas de mortalidad más altas. El estudio descubrió que durmientos de seuño corto-medio, es decir, aquellos que dormían muy poco durante la semana pero que dormían siete horas durante los fines de semana, tenían una tasa de mortalidad que estaba en línea con el promedio.

“Los resultados implican que el sueño corto durante la semana no es un factor de riesgo para la mortalidad si se combina con un sueño medio o largo durante el fin de semana“, explicaron los autores del estudio.

Los investigadores tuvieron también en cuenta los diversos factores que pueden influir en los patrones del sueño, como la edad, el sexo, el índice de masa corporal, el uso de somníferos, el alcohol y el ejercicio.

La edad sí tuvo un papel relevante en los hallazgos. Por ejemplo, los participantes adolescentes o en la veintena dormían un promedio de siete horas durante la semana, pero alrededor de 8.5 en los días libres. Mientras que los mayores de 65 años en su mayoría dormían menos de siete horas todas las noches, pero sus tasas de mortalidad no se veían alteradas por este hecho, ni hacia arriba ni hacia abajo.

No obstante, este estudio no puede explicar por qué aquellas personas con patrones de sueño más extremos tuvieron una tasa de mortalidad más alta, lo cual sería interesante de averiguar para poder prevenir este incremento relacionado con dormir muy poco o demasiado. En el primer caso, es probable que se deba a que el organismo no se recupera lo suficiente, lo que aumentan el cansancio y la fatiga que puede afectar a nuestra salud emocional, física y mental. Diversos estudios muestran que las personas que sufren insomnio o duermen poco tienen más posibilidad de sufrir alteraciones genéticas que aumentan las posibilidades de padecer accidentes cerebrovasculares, ataques al corazón, obesidad, diabetes, infecciones, dolores de cabeza, etc.

En el caso de los que dormían a diario más de 9 horas, puede que este exceso de sueño esté relacionado con un estilo de vida más sedentario y un mayor peso, lo que aumenta también los índices de accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardiacas.

Por lo tanto, parece que lo mejor es dormir unas cuantas horas más durante el fin de semana y el resto de la semana dormir el mínimo recomendado por la Organización Mundial de la Salud de 7 horas. Y no pasa nada porque un fin de semana salgas más y no descanses, pero si no has dormido bien durante la semana, procura al menos descansar los fines de semana. Tu salud te lo agradecerá.

Fuente: “Sleep duration and mortality – Does weekend sleep matter?”, Torbjörn Åkerstedt, Francesca Ghilotti, Alessandra Grotta, Hongwei Zhao, Hans‐Olov Adami, Ylva Trolle‐Lagerros, Rino Bellocco. First published: 22 May 2018. https://doi.org/10.1111/jsr.12712

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu