¿Por qué deberíamos trabajar menos y disfrutar más?

En Trabajo
Creatividad
Comparte en:

El estrés y la presión en el trabajo aumentan cada año. Y, a medida que los profesionales de todo el mundo se sienten cada vez más presionados por el tiempo, están renunciando a las cosas que de verdad les gustan. Un artículo reciente de HBR señaló que en las encuestas, la mayoría de las personas “podrían nombrar varias actividades, como perseguir un pasatiempo, para las que les gustaría tener tiempo”.

Esto es más importante de lo que parece, porque no son solo las personas las que se están perdiendo. Cuando las personas no tienen tiempo para sus hobbies, las empresas pagan un precio. Los pasatiempos pueden hacer que los trabajadores sean sustancialmente mejores en sus trabajos. Y es que son muchas las personas que trabajan “72 horas a la semana”, teniendo en cuenta el tiempo que las personas pasan conectadas para trabajar en sus teléfonos o revisar el correo fuera del horario oficial de trabajo. Y son muchos los que lo hacen.

Después de tanto estrés y ocupaciones, no es de extrañar que, en los pocos ratos de ocio de los que disfruta la gente, caigan en la tentación de hacer algo sedentario y sin sentido. Así, seguro que a nadie le resulta raro saber que ver la televisión es, con mucho, el uso más popular del tiempo de ocio en los Estados Unidos y encabeza la lista en otros lugares, incluso en Alemania e Inglaterra.

Pero dedicar tiempo a otras aficiones, como la música, la pintura o el deporte, puede aumentar algunas de nuestras habilidades laborales más importantes.

Creatividad. Para sobresalir y competir en el entorno empresarial actual y en constante cambio, las organizaciones necesitan ideas nuevas e innovadoras que superen el ruido contante. Pero llegar a una idea totalmente original puede ser difícil cuando tu mente está llena de objetivos, métricas y fechas límite.

Un pasatiempo creativo te saca de todo eso. Si eres músico, artista, escritor o cocinero, a menudo comienzas con un lienzo en blanco en tu mente. Simplemente piensas: ¿Qué voy a crear que evoque la emoción que estoy buscando?

No es sorprendente que, al darte este espacio mental y al centrarte en los sentimientos, puedas despertar tu creatividad. Los neurocientíficos han descubierto que el pensamiento racional y las emociones involucran diferentes partes del cerebro. Para que se abran las compuertas de la creatividad, ambas deben estar en juego.

Perspectiva. Una de las tareas más difíciles en el proceso creativo es pensar cómo alguien más puede tener tu misma idea. Pero al hacer pasatiempos creativos, la gente piensa así todo el tiempo. Un alfarero imagina cómo respondería el recipiente de un jarrón. Un novelista de misterio considera si un lector confiado se sorprenderá con un giro de la trama.

Y, cuando realizamos esos procesos en nuestra mente al practicar nuestras aficiones, luego, cuando de nuevo nos ponemos a trabajar, somos capaces de llevar esa mentalidad al lugar de trabajo y aplicarla en proyectos laborales.

Confianza. Cuando nos enfrentamos a un desafío difícil en el trabajo y nos sentimos frustrados, podemos comenzar a preguntarnos si alguna vez encontraremos una solución exitosa. Es fácil perder la confianza creativa. Pero después de una hora de practicar nuestro hobby favorito, nos sentimos mejor, más seguros de nosotros mismos y con más confianza en nuestras posibilidades. Se puede decir que nuestro cerebro estaba ansiando ese tipo de satisfacción. Y, cuando luego nos enfrentamos a ese proyecto de trabajo nuevamente, llevamos esa confianza con nosotros. Y se nota.

Todas estas conclusiones no son meras suposiciones, sino que hay estudios detrás que las avalan. En uno de ellos, los investigadores encontraron que “la actividad creativa se asoció positivamente con las experiencias de recuperación (es decir, dominio, control y relajación) y los resultados relacionados con el rendimiento (es decir, la creatividad en el trabajo y las conductas de rol extra)”. De hecho, escribieron, “La actividad creativa fuera del trabajo puede ser una actividad de ocio que proporciona a los empleados recursos esenciales para desempeñarse a un alto nivel”.

Así que es muy recomendable tomarse un tiempo para mantener nuestro pasatiempo creativo al día. Y ni siquiera hace falta dedicarle mucho tiempo. Un estudio encontró que pasar 45 minutos haciendo arte ayuda a aumentar la confianza y la capacidad de una persona para completar tareas.

También es conveniente que las empresas se involucren y motiven las aficiones de los empleados. Zappos coloca las obras de arte de los empleados en sus paredes y alienta a las personas a decorar sus escritorios de la forma que deseen. Algunas empresas tienen espectáculos de talento. Incluso los empleados que pueden no tener este tipo de talentos deben ser alentados a hacer algo que los haga sentirse creativos y divertidos. Algunos CEOs pasan tiempo en sus propios pasatiempos, dando el ejemplo correcto.

Y, cuando encuentres un poco de tiempo para un pasatiempo creativo, hazlo libre de culpa. Después de todo, cuando haces esto, estás haciendo algo buena para tu empresa. Todos salís ganando.

Fuente: Harvard Business Review

También te interesará...

Infidelidad en la pareja

¿Es normal no sentir emociones?

Comparte en: Hay personas que han dejado de sentir sin darse cuenta. De repente, llega un momento en el

Read More...
Consejos para regalar a tu novio

¿Qué regalar de cumpleaños para mi novio?

Comparte en: Comerse la cabeza para comprar los regalos de cumpleaños es algo por lo que todos pasamos, pero,

Read More...
Comer en sitios cerrados o abiertos

¿Cómo se debe comer?

Comparte en: Una de las preocupaciones que más está afectando a las personas en los últimos años es la

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu