¿Por qué confiamos en unas personas nada más verlas y en otras no?

En Relaciones
Confiar en extraños
Comparte en:

Imagínate que estás en una cafetería trabajando con tu portátil y tienes que ir al baño, así que decides pedirle a una persona que vigile tu ordenador mientras te ausentas. A tu derecha tienes a una dulce abuelita tomando un café, y a tu izquierda a un hombre de aspecto siniestro. ¿A quién se lo pedirías? Parece obvia la respuesta… ¿o no?

Lo cierto es que no hay una respuesta correcta o incorrecta, pero si la elección parece obvia dependerá de tu experiencia previa, o al menos eso asegura un nuevo estudio. Los investigadores descubrieron que la capacidad para confiar en extraños depende de su parecido con otras personas que sabes, porque los conoces, que son de fiar o no.

En el estudio, publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias, los investigadores describen este fenómeno de sesgo de apariencia como una respuesta “pavloviana” por parte de las regiones de aprendizaje emocional del cerebro. En otras palabras, ciertas partes de tu cerebro están condicionadas a confiar en otras gracias a su parecido con caras amigas.

“Nuestro estudio revela que los extraños desconfían de otros incluso cuando solo se asemejan mínimamente a alguien previamente asociado con un comportamiento inmoral”, explica al respecto el autor principal del estudio, Oriel FeldmanHall, profesor asistente en el Departamento de Ciencias Cognitivas, Lingüísticas y Psicológicas de la Universidad de Brown. “Al igual que el perro de Pavlov, quien, a pesar de estar condicionado por una sola campana, continúa salivando ante las campanas que tienen tonos similares, usamos información sobre el carácter moral de una persona como un mecanismo de aprendizaje pavloviano básico para emitir juicios sobre extraños“.

Para el estudio, FeldmanHall y sus colegas reclutaron a 91 participantes para jugar un juego de confianza computarizado básico. Los participantes recibieron $ 10 para invertir con tres “socios” potenciales, cada uno de los cuales estaba representado por un disparo en la cabeza de una computadora. Cualquier dinero invertido con un compañero se cuadruplicó automáticamente (por ejemplo, una inversión de $ 2.50 con cualquier socio daría un retorno de $ 10), momento en el que el socio podría dividir la ganancia con el jugador o quedarse con todo.

Como cada participante descubrió, uno de los socios siempre era altamente confiable (dividía las ganancias el 93% de las veces), uno era algo confiable (correspondía al 60% de las veces) y el otro no era confiable (correspondía al 7% de las veces). Durante varias rondas de juego, los participantes aprendieron rápidamente en qué socios se podía confiar y en cuáles no.

Después de ser condicionados con estas caras confiables y no confiables, cada participante jugó un segundo juego con un nuevo grupo de socios potenciales de inversión. Sin el conocimiento previo de estos nuevos jugadores, muchas de las caras nuevas que vieron eran versiones transformadas de sus mismos compañeros del juego inicial. Cuando se les pidió nuevamente a los jugadores que eligieran un socio de inversión, eligieron constantemente las caras que se parecían más al socio confiable del juego anterior y rechazaron las caras que se parecían más al socio no confiable.

Las exploraciones neuronales de los participantes también revelaron que las mismas regiones de sus cerebros estaban en funcionamiento cuando inicialmente aprendían a confiar en un compañero en el primer experimento y al decidir si confiar en un extraño en el segundo experimento. La actividad cerebral parecía sorprendentemente similar cuando los participantes se enteraron de que una pareja no era digna de confianza y cuando posteriormente decidieron no confiar en un extraño.

“Tomamos decisiones sobre la reputación de un extraño sin ninguna información directa o explícita sobre ellos en función de su similitud con otros que hemos encontrado, incluso cuando no somos conscientes de esta semejanza”, explica la autora principal del estudio, Elizabeth Phelps, profesora en la Universidad de Nueva York. “Esto muestra que nuestros cerebros implementan un mecanismo de aprendizaje en el que la información moral codificada de experiencias pasadas guía las elecciones futuras“.

En resumen, es posible que, ante la tesitura de elegir a la dulce ancianita o al hombre de aspecto rudo, esa persona acabara eligiendo al segundo si había tenidos malas experiencias previas con una mujer parecida a esa. Mientras que otros no dudarían en elegir a la dulce abuelita, a pesar de que tanto uno como otro pueden ser igual de confiables (o no).

Fuente:

“Stimulus generalization as a mechanism for learning to trust”, Oriel FeldmanHall, Joseph E. Dunsmoor, Alexa Tompary, Lindsay E. Hunter, Alexander Todorov, and Elizabeth A. Phelps. PNAS February 13, 2018 115 (7) E1690-E1697; published ahead of print January 29, 2018 https://doi.org/10.1073/pnas.1715227115

También te interesará...

Comida basura

¿Comes demasiados alimentos ultraprocesados?

Comparte en: Los alimentos ultraprocesados son muy perjudiciales para la salud y, lamentablemente, forman parte de la dieta diaria

Read More...
Bolsas en los ojos

¿Cómo saber si estoy ovulando?

Comparte en: La ovulación es el proceso que ocurre cada mes a mitad de ciclo mediante el cual uno

Read More...
Ardor al orinar

Ovulación y dolor al orinar

Comparte en: Durante la ovulación, la mujer puede experimentar una serie de síntomas como dolor abdominal, hinchazón de las

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu