• Buscar
×

¿Por qué algunos de nosotros temblamos cuando hacemos pis?

¿Por qué algunos de nosotros temblamos cuando hacemos pis?

Casi todos los papás están familiarizados con la visión cómica de un bebé que de repente sufre un estremecimiento violento: es un indicador bastante confiable de que el bebé necesita un cambio de pañal. Esto se debe a que orinar está extrañamente asociado con tener escalofríos, un extraño fenómeno que persiste incluso en la edad adulta. Pero ¿qué sucede dentro de nuestros cuerpos cada vez que hacemos pis para generar esta respuesta inusual a una función básica y diaria?

Índice

¿Por qué temblamos cuando hacemos pis?

La verdad es que realmente no lo sabemos. No hay una ninguna investigación revisada sobre el tema que arroje luz sobre los fundamentos biológicos precisos de este fenómeno, pero por lo que los científicos saben sobre la vejiga y su relación con el sistema nervioso, se han creado algunas posibles explicaciones de por qué temblamos cuando hacemos pis.

Estas explicaciones se centran en dos ideas principales: una, los escalofríos son causados por la sensación de caída de la temperatura cuando el pis caliente sale del cuerpo, o dos, por una confusión entre las señales en el sistema nervioso autónomo (SNA).

La primera idea se basa en el hecho de que generalmente temblamos cuando sentimos un escalofrío repentino. En lo que se refiere a orinar, la lógica es que cuando exponemos al aire la zona genital (una necesidad obvia para hacer pis) nos da aire frío, y luego simultáneamente expulsamos del cuerpo un líquido caliente, lo que crea un desequilibrio de temperatura interno, un enfriamiento que desencadena un escalofrío incontrolable.

Pero algunos científicos no están convencidos de esta idea, incluido el Dr. Simon Fulford, un urólogo del Hospital Universitario James Cook en el Reino Unido. Él prefiere la teoría alternativa, que profundiza en el sistema nervioso en busca de pistas.

El sistema nervioso y el urinario

El proceso de orinar es supervisado por el SNA, el centro de control que orquesta muchas funciones corporales automáticas, como la temperatura y el latido de un corazón. Obviamente, orinar no es completamente automático porque tenemos el control voluntario de hacer pis, pero antes de ese punto crucial de decisión, la micción se rige en gran medida por dos partes del SNA, llamadas el sistema nervioso parasimpático (SNP) y el sistema nervioso simpático (SNS).

Cuando la vejiga está totalmente llena, pequeños receptores de su pared muscular detectan el movimiento de la vejiga al estirarse y activan un conjunto de nervios en la médula espinal llamados nervios sacros. A su vez, estos activan el SNP, lo que hace que la pared de la vejiga muscular se contraiga, preparándola para expulsar la orina del cuerpo. Este proceso autónomo funciona como un interruptor de encendido y apagado que suprime los reflejos instructivos de los nervios mientras la vejiga aún se está llenando, pero "estimula esos reflejos para que actúen cuando la vejiga está llena", explica Fulford.

Una extraña peculiaridad de esta disposición hace que, cuando la orina sale del cuerpo, la presión arterial disminuye. "Parece haber buena evidencia de que la presión arterial aumenta ligeramente con la vejiga llena, y que esto se reduce al mear, o poco después", dijo Fulford.

Lo que sucede a continuación es difícil de desentrañar, biológicamente hablando, pero parece que este descenso repentino en la presión sanguínea estimula una reacción del sistema nervioso simpático, una parte del SNA que está involucrada en la respuesta de lucha o huida del cuerpo. El SNS regula muchos factores, incluida la presión sanguínea, como parte de esta reacción. Los expertos ya saben que cuando el SNS detecta baja presión sanguínea, libera una serie de neurotransmisores llamados catecolaminas que, entre sus muchas funciones, restauran la presión sanguínea a su equilibrio anterior en todo el cuerpo. Cuando se trata de orinar, es posible que esta repentina oleada de catecolaminas provoque un escalofrío.  ¿Por qué? Por razones que no se entienden completamente, la interacción entre los dos componentes del sistema nervioso (la liberación de orina, ajustada por el SNP y el aumento de las catecolaminas, orquestado por el SNS) puede estar causando señales mixtas en el sistema nervioso, lo que parece desencadenar un fallo en el sistema que nos hace estremecer involuntariamente.

Fulford dice que a veces ocurre un fenómeno similar llamado disreflexia autonómica en pacientes con una lesión de la médula espinal. Esto sucede cuando ocurre un estímulo, como una vejiga llena, debajo del sitio de la lesión espinal, lo que resulta "en una respuesta excesiva del sistema nervioso autónomo que hace que la presión arterial suba rápidamente, que la frecuencia del pulso baje y que los pacientes se sonrojen y suden", explica. Esta reacción incongruente hace eco de los extraños escalofríos que tenemos cuando hacemos pis.

Otra pista es que los hombres parecen experimentar este fenómeno más que las mujeres, lo que podría explicarse por el hecho de que los hombres suelen estar de pie cuando orinan, posiblemente intensificando la caída en la presión sanguínea que se cree que precede al estremecimiento.

Cualquiera sea la causa, esta rareza corporal no debería ser motivo de preocupación. "No ha habido ninguna investigación sustancial sobre este tema, pero es una función corporal normal y no hay nada de qué preocuparse", explica el Dr. Grant Stewart, cirujano urológico académico de la Universidad de Cambridge en Inglaterra y presidente del Comité de Ciencia y Educación de la Fundación Urológica de Reino Unido.

De lo único que hay que preocuparse, si eres un hombre, es de acertar en el objetivo cuando se produzca el escalofrío.

Fuente:

Dr. Simon Fulford, urólogo del Hospital Universitario James Cook

Dr. Grant Stewart, cirujano urológico académico de la Universidad de Cambridge

Redacción: Irene García

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar