• Buscar
×

Pautas para una buena exposición en público

Pautas para una buena exposición en público

Según algunos estudios, alrededor del 70% de la población tiene miedo a hablar en público y miedo escénico sobre todo si es delante de un gran grupo de personas. Suelen ser estos miedos, además, la causa principal de una mala exposición donde la audiencia no va a asimilar bien el mensaje y el expositor, por tanto, podrá sentirse frustrado. Está claro, no obstante, que todas las personas que nos están escuchando son conscientes de la presión a la que estamos siendo sometidos, pero deben escuchar siempre una buena dinámica y presentación. ¿Quieres saber cómo?

Índice

  •  

 

La importancia de hacer buenas exposiciones orales

Las exposiciones orales son presentaciones claras y estructuradas de ideas acerca de un tema determinado con la simple finalidad de informar y convencer a un público específico. Esa etapa escolar o universitaria ya pasó hace mucho tiempo, pero si ha llegado ya el momento de hacer una exposición adecuada en público en tu lugar de trabajo debes tener en cuenta algunos aspectos y técnicas:

1- Conocer el tema. Hay que informarse adecuadamente sobre el tema o los temas sobre los que has de hablar ante el público que vayas a tener delante el día que tengas esa reunión tan esperada. Deberás saber siempre más que tu audiencia sobre lo expuesto en público al respecto, pero no te olvides de resumir la información. Este es un punto muy importante a la hora de exponer en público ya que nadie desea aburrir con demasiada información a su audiencia. Por ello, es fundamental elaborar un guión en el que poder apuntar los puntos clave que soporten y califiquen tu tema.

2- Hablar despacio. No hay que acelerar ni olvidarse de vocalizar. Tienes que intentar que tu público, toda esa audiencia a la cual le estás transmitiendo toda la información, sea capaz de entenderte perfectamente. Además, debes tener en cuenta también que, al hablar lentamente y de forma pausada durante tu exposición, ayudarás enormemente a tu público a que te comprenda y a que entienda perfectamente lo que les quieres transmitir, a digerir esa información. Asimismo, a ti como exponente te podrá servir para tranquilizarte y centrarte en lo expuesto. Te sentirás mucho más calmada y segura de ti misma.

3- Mirar al público y no siempre al mismo sitio. Cuando nos encontramos ante una situación así tenemos que tener claro que se debe hablar para todas y cada una de las personas que estén escuchando tu exposición y mirarlos a los ojos mostrando siempre seguridad.

4- Utilizar materiales de apoyo. Dentro de estos materiales de apoyo utilizaremos fotos, diagramas, mapas y dibujos. Recuerda que la parte visual del tema va a ser la mejor manera de ejemplificar tu exposición. Además, va a crear también una exposición mucho más dinámica para atraer la atención de toda tu audiencia. Finalmente, ten en cuenta también que tu material de apoyo deberá ser siempre claro, fácil de comprender y concordar adecuadamente con lo expuesto.

5- Utilizar gestos. Utilizar los gestos es importante a la hora de hacer una exposición en público. Sin embargo, debes asegurarte siempre de que estos gestos son los adecuados. Hay que tener en cuenta que, para cualquier exposición (del tipo que sea), los gestos son algo fundamental porque van a reforzar siempre la información que se está exponiendo, así que será ideal siempre que señales o apuntes para reafirmar lo que estás contando.

6- Ensayar en voz alta. Se puede ensayar en voz alta varias veces frente a un espejo o frente a alguien de confianza. Gracias a ello se podrá conseguir para el día de la exposición una mayor fluidez verbal y se ejercitará la voz de manera adecuada. Conseguiremos que nuestra voz sea mucho más firme (o al menos lograremos que suene así).

7- Por último, disfrutar. Has invertido seguramente mucho tiempo y esfuerzo en investigar y preparar tu presentación para exponer ante todos tus compañeros de trabajo por lo que solo te quedará disfrutar del éxito conseguido tras tu gran exposición. No te olvides, eso sí, de contestar algunas preguntas que te hagan durante la conferencia o después (al acabarla…) y resolver todas las dudas que tengan al final de tu exposición.

¿Cómo evitar ponerse nervioso en una exposición en público?

No todo viene de golpe el día de la exposición oral.  En absoluto. De hecho, es importante “prepararse” también mentalmente días antes de tu exposición. Para ello, es importante en primer lugar relajar los músculos. La relajación muscular es una técnica que aunque se va perfeccionando con el tiempo consiste en realidad en tensar y destensar de forma consciente los músculos siempre en un orden determinado. Pero si lo que te pasa es que crees que al ser tan nerviosa te tropezarás antes de empezar a exponer ante tus compañeros o algo así, entonces deberás utilizar la técnica de la visualización positiva. Eso significa visualizarse con gran éxito realizando la presentación. Recuerda que proyectar en positivo puede ser de gran utilidad para controlar la ansiedad y facilitará el camino hacia el éxito. También podría ser bueno beber un poco de agua antes de comenzar a hablar (esto sí ya el día de la exposición ya que además puede ayudarnos a conseguir un mejor rendimiento cognitivo y a reducir el nivel de ansiedad).

Finalmente, justo antes de salir a hablar en público habrá que respirar profundamente y muy despacio. Es lo que conocemos como respiración diafragmática. Hay que llevar el aire al abdomen y expulsar el aire muy despacio por la boca. Es decir, mayor tiempo espirando y menor inspirando. Esta técnica también ayuda a reducir la ansiedad. Y recuerda que también ayuda pensar siempre en positivo y repetirse a sí misma frases constantemente lo suficientemente positivas y motivadores porque SALDRÁ BIEN, SEGURO QUE SALDRÁ BIEN ;)

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar