Ovulación y hambre, ¿existe relación?

En Salud
Hambre
Comparte en:

La ovulación es el proceso de emisión de un óvulo tras la formación de un folículo ovárico, es decir, que el ovario expulsa un óvulo. En las mujeres, la ovulación ocurre aproximadamente catorce días después del primer día del ciclo menstrual, aunque este es un proceso que depende de la longitud del periodo ya que puede ir desde los veinte hasta los treinta y cinco días. Pero ¿tiene esta relación con el hambre?

Son muchas las mujeres que quieren saber en qué momento del ciclo se encuentran y para averiguarlo existen las llamadas pruebas de ovulación o test de ovulación que actúan de forma similar a una prueba de embarazo pues detecta la concentración de la hormona e indica si la mujer está ovulando o no. La mayoría de las mujeres utiliza estas pruebas de ovulación para saber cuándo ovula o cuándo lo hará realmente cuando está buscando quedarse embarazada pues se trata de un momento del ciclo en el que las probabilidades de concepción se disparan.

No obstante, también hay mujeres que no desean quedarse embarazadas y quieren, por tanto, saber cuándo ovulan para no correr ningún tipo de riesgo. Y no hace falta recurrir a la prueba de ovulación muchas veces ya que, si pasados los catorce días después del primer día del ciclo menstrual notamos una serie de síntomas como un dolor de cabeza o dolor de espalda y de riñones, una sensación de hinchazón o gases sabremos que estamos ovulando pues estos son algunos de los síntomas que se asocian a ella. ¿Y qué pasa con el hambre?

El hambre que somos incapaces de controlar en la fase ovulatoria en la mayoría de las ocasiones es más frecuente de lo que pensamos, aunque para muchas mujeres no es hambre como tal sino más bien insaciabilidad que desemboca en el picoteo entre horas. Ese deseo irrefrenable de comer a deshoras que da igual que sea dulce o salado, y sí, una tentación absoluta, pero que por suerte desaparece en unos días. No pasa nada porque un día determinado se haga, pero no hay que acostumbrarse a hacerlo siempre que no te encuentres demasiado bien.

Además, recuerda que en cada fase del ciclo menstrual lo mejor será seguir una serie de recomendaciones en referencia a la alimentación que nos ayudará a sentirnos mejor y, sobre todo, a estar menos hinchadas y doloridas. El picoteo excesivo hará incluso que se tengan muchos más gases y que no se toleren bien los alimentos. El cuerpo está en movimiento, está alterado y hay que controlarse. Un exceso de azúcares, por ejemplo, solamente empeoraría nuestros síntomas.

En la fase ovulatoria, por ejemplo, aunque el día 14 se considere como “la cúspide la fertilidad”, lo más recomendable será que a partir ya del día 13 o del día 14 después del primer día del ciclo menstrual y hasta por lo menos el día 16 la mujer se controle y se regule adecuadamente su alimentación para sentirse lo más cómoda posible. ¿Qué hacer?

– Bajar el consumo de sal, azúcar y harinas refinadas.

– Evitar el consumo de bebidas gaseosas y grasas trans.

– Aumentar el consumo de grasas no saturadas.

– Consumir más proteínas de origen vegetal y cereales integrales.

– Incorporar altas dosis de hierro.

Con una adecuada alimentación también es normal que notes un alivio mayor en general mientras estás ovulando. Somos lo que comemos, pero a veces no sabemos cómo nos afecta a nuestro metabolismo. Y si eres de esas mujeres a las que les afecta demasiado la ovulación deberías replantearte algunos de estos cambios en tu dieta diaria.

Como bien, pero me duele cuando ovulo ¿qué puedo hacer para aliviarlo?

El dolor al ovular es un fenómeno bastante frecuente denominado dolor pélvico intermenstrual que afecta a una de cada cinco mujeres por lo que no debes preocuparte. Se considera normal y, aunque algunos dolores determinados pueden llegar a ser algo intensos, no suelen ser un signo de alarma.

Para evitarlo se podrán tomar analgésicos si te los recomienda el médico y el dolor es muy intenso e incapacitante, o incluso se pueden tomar anticonceptivos orales para la regulación del ciclo. Pero recuerda que existen también algunas opciones más naturales:

– aplicar calor en la zona con una bolsa de agua caliente o una esterilla en la zona abdominal durante veinte o treinta minutos cada dos horas.

– tomar una infusión de plantas calmantes, desinflamatorias y relajantes como, por ejemplo, podría ser la caléndula, la artemisa, la canela, la pasiflora o el enebro.

– tomar extractos de plantas que ayuden a la regulación hormonal como la salvia o el Vitex agnus-castus, que además se toman de manera continua a lo largo de todo el ciclo y no impiden la ovulación, pero sí ayudan a equilibrar los niveles hormonales.

Fuentes:

Instituto de reproducción CEFER ¿Por qué tengo dolor al ovular y qué puedo hacer para aliviarlo? https://www.institutocefer.com/blog/dolor-al-ovular/

CINCO SÍNTOMAS DE OVULACIÓN QUE NUNCA HABRÍAS ASOCIADO A ELLA https://actitudsaludable.net/5-sintomas-de-ovulacion-que-nunca-habrias-asociado-a-ella/

Once efectos de la ovulación http://www.indicepr.com/noticias/2016/10/03/style/65100/11-efectos-de-la-ovulacion/

Foto: Freepik.com

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu