• Buscar
×

Ovulación y dolor de pechos

Ovulación y dolor de pechos

¿Notas mayor sensibilidad en los pechos? ¿Tienes dolores? Probablemente sea debido a la ovulación. Cuando las mujeres ovulamos quiere decir que nuestro ovario está liberando un óvulo, y los cambios hormonales asociados a este proceso es lo que genera un dolor en las mamas. Todos los cambios pueden ser muy notables en algunas de nosotras, pero en otras no tanto.

Índice

Efectos incómodos del ciclo menstrual

En la ovulación se desprende un óvulo maduro del ovario, que después de atravesar la trompa de Falopio pasa al útero y puede ser fecundado. Un proceso del ciclo menstrual en el cual la pared de un folículo ovárico se rompe liberando un óvulo maduro para la posible fecundación. El proceso de la ovulación puede producirse en cualquier momento entre el día 10 y el 21 del ciclo menstrual y se compone de tres fases: fase folicular, fase ovulatoria o de ovulación y fase lútea.

La ovulación es un proceso que cada mujer siente de forma totalmente diferente y por ello no existe una serie de síntomas claros para descubrirlo. Esto también sucede con la menstruación y el Síndrome Premenstrual (SPM). No obstante, hay determinados estudios que sí consideran necesario establecer algunos síntomas fijos que muchas mujeres sí notan cuando están ovulando.

El aumento de la frecuencia del pulso en reposo, los cambios en la temperatura corporal basal, los cambios en la mucosa cervical, el dolor pélvico, el manchado o el aumento de la libido son los síntomas más frecuentes que muchas mujeres notan en el proceso de ovulación junto al dolor o la sensibilización de las mamas. Tanto el dolor como una mayor sensibilización de los pechos o pezones es bastante habitual en los días previos a la menstruación y también durante la ovulación debido al elevado nivel de hormonas.

Nuestros senos suelen crecer antes de comenzar el periodo de la menstruación, pero cuando estamos ovulando lo más común no es que crezcan y que duelan, sino que solamente nos duelan y notemos una mayor sensibilidad en ellos. Es muy común que se produzca un congestionamiento de las glándulas mamarias, y también un aumento ligero de la temperatura en comparación con el resto del cuerpo.

La mastodinia o el dolor cíclico mamario, que no debe confundirse además con la mastalgia (dolor en el seno cíclico o no cíclico), aparece, como decíamos, por los cambios hormonales que se experimentan durante la ovulación. Este dolor suele coincidir con la hinchazón abdominal, los dolores menstruales en la espalda y el abdomen, y algunos pequeños cambios de humor. La mastodinia siempre será más frecuente en mujeres más jóvenes ya que desaparece una vez entramos en la menopausia.

¿Cómo evitar que duelen los senos?

El dolor y la sensibilidad mamaria, y el aumento del volumen del pecho, son normalmente las quejas más comunes de las mujeres. Algunos estudios han demostrado, en relación con esto, que la ingesta de alimentos ricos en grasas animales o saturadas, el consumo de tabaco y alcohol o la cafeína pueden favorecer la mastodinia en las mujeres. Lo ideal, por tanto, es evitar el consumo de grasas saturadas y carbohidratos y comenzar a tomar aceite de onagra o de borraja que según otros estudios también podrían disminuir la sensibilidad mamaria y las molestias que causan los quistes. El extracto de té verde también es un potente antioxidante. De hecho, consumir alrededor de 20 ml al día de este extracto puede ayudar a evitar la formación de quistes en los senos.

Los cambios hormonales que se producen durante la ovulación son los que producen que nos sintamos algo diferentes cuando estamos ovulando, y lo que nos puede permitir diferenciar una fase de otra, aunque lo cierto es que en el caso de la sensibilización y el dolor de mamas forma parte también del Síndrome Premenstrual: los cambios físicos y psíquicos que se producen antes de la menstruación y con ella desaparecen.

Y, por supuesto, no asustarnos ante este dolor o sensibilización en las mamas pues no tiene por qué ser un signo preocupante sino simplemente un síntoma muy habitual tanto en la fase de ovulación como en la fase del Síndrome Premenstrual. De hecho, en muchas ocasiones el dolor de senos puede ir desde la ovulación hasta la menstruación.

No obstante, hay que tener siempre en cuenta que no a todas las mujeres ni los consejos ni los remedios les funcionan de la misma manera. Por eso, si el dolor nos resulta demasiado molesto en cada ciclo menstrual y además nos impide hacer las tareas cotidianas lo mejor que podemos hacer es consultar con nuestro ginecólogo.

¿Dolor de mama y cáncer?

A pesar de que en algunos casos el primer indicio de cáncer de mama es un bulto o masa en la mama que nosotras mismas podemos palpar, este es indoloro, duro y con bordes irregulares, según la Asociación Americana del Cáncer (AAC), cualquiera de estos cambios podría ser también un indicio de cáncer de mama:

-Inflamación de la mama o parte de ella

-Irritación cutánea o formación de hoyos

-Dolor de mama o en el pezón

-Inversión del pezón

-Enrojecimiento, descamación o engrosamiento de la piel o el pezón de la mama

-Bulto en las axilas

Además, cabe destacar que, según un estudio publicado en Infosalus (portal de información sanitaria) y realizado por investigadores noruegos que fue publicado en Radiology, se ha demostrado que, a mayor tejido mamario denso mayor probabilidad también de padecer cáncer de mama que aquellas mujeres que presenten mamas no densas. Uno de los principales motivos es debido a la superposición del tejido mamario denso en las mamografías que produce un efecto de enmascaramiento haciendo que muchos de los canceres existentes no se detecten.

Pero ¿cuáles son las causas que desencadenan el tejido mamario denso? Aunque no se sabe con certeza por qué algunas mujeres tienen tejido mamario de este tipo y otras no, por norma general, algunas investigaciones lo relacionan con causas como estas:

-Juventud. El tejido mamario tiende a ser menos denso a medida que vamos envejeciendo.

-Índice de masa corporal bajo. Las mujeres con menos grasa corporal son más propensas a tener tejido mamario más denso en comparación con las mujeres que tienen obesidad.

-Terapia hormonal para tratar la menopausia. Las mujeres que reciben una terapia de combinación hormonal para aliviar los signos y síntomas de la menopausia son más propensas a tener mamas más densas.

Como decíamos, si reunimos alguna de estas condiciones tenemos mayor probabilidad de tener mamas densas.

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar