Ovulación y cambios de humor

En Salud
Periodo menstrual
Comparte en:

La ovulación es el momento del ciclo menstrual en el que el óvulo es expulsado coincidiendo a su vez con nuestros días fértiles. Normalmente, las mujeres en esta fase notamos algunos cambios e incluso llegamos a sentir dolores en algunas zonas, quizás por eso, lo normal es que nuestro humor también varíe dependiendo de algunos factores.

La ovulación es la fase que consiste en el desprendimiento del óvulo maduro del ovario que, después de atravesar la trompa de Falopio, pasa al útero y puede ser fecundado. Este proceso suele producirse entre las 24 y las 36 horas posteriores al aumento de la hormona luteinizante.

Suele ser bastante habitual que algunas mujeres suframos algo de dolor en las mamas o en los pezones, que puede darse tanto en los días previos a la ovulación como en los posteriores debido al elevado nivel de hormonas. También podemos sentir dolor pélvico. De hecho, alrededor del veinte por cierto de las mujeres lo experimentamos durante esta fase. No obstante, estos síntomas físicos que podemos llegar a padecer muchas mujeres, y también el sueño y el cansancio, desaparecen normalmente con la llegada de la menstruación.

En algunos casos estos dolores y estos cambios suelen ser bastante notables, por lo que es natural que nuestro estado de ánimo y nuestros cambios de humor no estén completamente estables. El estado de ánimo es la actitud o disposición emocional, una situación emocional transitoria, pero que se diferencia de las emociones en que este es menos específico, menos intenso, más duradero y menos dado a ser activado por un estímulo.

¿Cómo afecta la ovulación a nuestro estado de ánimo?

Durante el periodo de tiempo que dura el ciclo menstrual, el momento álgido no es la regla en sí (aunque es cierto que el hecho de tener la menstruación ya implica continuos cambios que nos afectan a lo largo del ciclo menstrual) sino la ovulación. Y no, no es ningún mito, ya que, de hecho, el ciclo menstrual puede ocasionar cambios de humor en las mujeres y solamente hay una única razón: las hormonas.

A diferencia de los hombres, cuya producción de hormonas suele variar muy poco a lo largo de sus vidas, en los 28 días que dura el calendario menstrual las mujeres pueden presentar cambios hormonales de un día para otro, causando incluso algo de desequilibrio emocional. La progesterona y los estrógenos son las hormonas principales que marcan nuestro ritmo vital en los momentos del ciclo, y la ovulación es la que hace que las proporciones en cada una de nosotras cambien antes o después de producirse.

Nuestros cambios de ánimo normalmente son muy positivos. Sin embargo, durante la ovulación también es frecuente que se den una serie de cambios que no son del todo buenos, pero que debemos intentar sobrellevar. Uno de los aspectos más negativos que provoca además esos cambios en nuestro estado de ánimo es el dolor. ¿Por qué? Pues bien, porque la ovulación duele. Y mientras el ovario expulsa el óvulo y las trompas de Falopio lo hacen llegar al útero, las mujeres podemos llegar a sentir calambres y fuertes pinchazos en la zona abdominal.

Las defensas también caen en picado, pues nuestro sistema inmunológico es mucho más débil durante estos días. Además, en el caso de no querer quedarnos embarazadas, debemos prestar especial atención en esta fase a la hora de mantener relaciones, pues la probabilidad de embarazo es mucho mayor. Todo ello y muchos cambios más pueden hacer que no tengamos un estado de ánimo maravilloso ni tampoco estemos con la sonrisa puesta todo el día. Lógico, ¿no?

¿Qué dicen algunos expertos?

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU., en la etapa premenstrual las mujeres experimentamos un trastorno disfórico premenstrual (TDPM) donde se presentan síntomas como depresión, irritabilidad y tensión. Los síntomas se reducen antes de que comience el periodo. En cambio, el Síndrome Premenstrual (SMP) tiene síntomas emocionales o físicos más leves que el TDPM.

El Síndrome Premenstrual comienza entre cinco y once días antes de que empecemos con la menstruación, aunque este síndrome tampoco está relacionado con las hormonas sexuales que se segregan en el ciclo menstrual, sino más bien con factores sociales, culturales, biológicos y psicológicos.

Un artículo publicado por Forbes México en 2014 afirmó que “los efectos del ciclo menstrual en el temperamento de las mujeres eran muy notorios” y que, además, “era debido al incremento de hormonas como la hormona foliculoestimulante (FSH, por sus siglas en inglés) y el estradiol en las fases del ciclo menstrual”.

Dime cuántos años tienes y te diré que cambios tienes…

Lo que está claro es que nuestro ciclo menstrual también va variando dependiendo de la edad que tengamos, y es por ello por lo que estos cambios también pueden ser distintos de una mujer a otra.

Cuando apenas tenemos veinte años, los cambios suelen ser más bruscos, aunque también bastante más predecibles que en la adolescencia. A los treinta, aunque los patrones hormonales son bastante predecibles, tenemos también menores niveles de estrógenos, progesterona y testosterona, por lo que se podrán notar cambios en la energía y la libido por estos motivos.

A los cuarenta, es decir, cuando ya estamos entrando en la premenopausia, donde los niveles de hormonas se siguen reduciendo y los períodos se vuelven más irregulares, resulta más probable que notemos cambios de humor, irritabilidad, sofocos, falta de energía o una bajada en la libido también. Una vez cumplidos los cincuenta, ya con la menopausia, las hormonas se liberan a una décima parte que con anterioridad, por lo cual podemos tener síntomas similares a los que teníamos a los cuarenta, o simplemente no tener ningún problema.

¿Cómo saber si estamos ovulando o no?

Muchas somos las mujeres que nos damos cuenta de cuándo empezamos a ovular porque se produce un cambio en el flujo vaginal provocando que este se vuelva más claro, elástico y resbaladizo. Además, se produce un ligero aumento de la temperatura basal debido al aumento de la progesterona durante esta fase y el cambio hormonal provoca también un aumento de la libido.

Durante este periodo se puede producir un ligero dolor abdominal y en el pecho, y además esta fase provoca normalmente una fuerte bajada de defensas por lo que en estos momentos de nuestro ciclo estaremos mucho más expuestas a contraer virus o enfermedades y, por tanto, es lógico que nuestro cambio de humor varíe si estamos, por ejemplo, enfermas.

Y vosotros hombres, ¿cómo estaríais?

Fuente:

Revista Forbes “Cambios hormonales… ¿igual a cambios de humor?”. https://www.forbes.com.mx/cambios-hormonales-igual-cambios-de-humor/

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu