Mitos sobre bajar de peso

En Salud
Mujer frustrada
Comparte en:

¿Quieres bajar de peso y no lo consigues? ¿Has leído mucho en Internet sobre la pérdida de peso y crees que estás haciendo lo correcto? Es casi seguro que entre todas las recomendaciones hayas dado con más de una totalmente falsa que te esté impidiendo bajar de peso. En este artículo encontrarás muchos de los mitos que probablemente son los que están provocando que no consigas el peso que deseas.

¿No bebes agua en las comidas por miedo a engordar? ¿El té te ayuda a adelgazar y a quemar grasas? ¿No cenas para adelgazar antes? Si crees cosas como estas o directamente las llevas a la práctica debes tener cuidado, pues todas ellas son mitos que probablemente lo único que hagan sea perjudicar gravemente tu salud.

Porque ese miedo a beber agua en las comidas debería ser más bien un miedo a todos esos falsos mitos que circulan por Internet y que nos hacen equivocarnos diariamente en lo que respecta a dietas de adelgazamiento y pérdida más o menos rápida de peso. En primer lugar, es importante saber que el agua es un líquido calórico y que no engorda cuando bebemos mientras ingerimos alimentos. De hecho, independientemente del momento del día en que se tome, no debería producir ganancia de peso. Además, el aporte de agua en las comidas produciría una mayor sensación de plenitud, y en condiciones normales, nos haría ingerir incluso una menor cantidad de alimentos.

Otro mito bastante común en las dietas para bajar de peso es la teoría de que el té quema grasas, pero lo cierto es que las distintas moléculas que componen el té no tienen ninguna evidencia sobre el consumo preferente de grasa en el cuerpo humano, aunque lo que sí es cierto es que esta infusión tiene un papel beneficioso sobre la salud debido a su contenido en antioxidantes, pero no quema grasas.

También dejar de cenar es algo a lo que frecuentemente recurren algunas personas que están deseosas por bajar de peso como sea y si hay que dejar de comer porque engorda, sin problema ¿no? Por desgracia, te equivocas de nuevo. Quizás más que un mito lo de dejar de comer es más bien una locura, porque sí, es algo obvio que si dejas de comer vas a adelgazar, pero a tu organismo le faltan todos los nutrientes que “normalmente consumía” y que, por supuesto, necesita para sobrevivir. Además, en algunas ocasiones determinadas personas pueden llegar a darse cuenta de la locura que están cometiendo gracias a algún tipo de ayuda. Sin embargo, otras muchas puede que no lleguen a darse cuenta nunca, derivando en un trastorno alimenticio grave como podría ser la anorexia o incluso en los casos más extremos, la muerte, si se deja de comer durante semanas y meses.

Recuerda, además, que la distribución de la dieta en varias tomas resulta muy beneficiosa para la pérdida de peso por lo que la eliminación selectiva de las comidas tiene un efecto negativo sobre la saciedad y puede producir un aumento de la ingesta en el resto de las comidas. Y no, por supuesto, que lo de pasar hambre en las comidas no tiene ni pies ni cabeza porque precisamente a lo que menos ayuda es a adelgazar… Hay que cuidar la salud de uno mismo y tener en cuenta sobre todo que para no engordar no hay que pasar hambre, pues se puede comer de todo, aunque siempre consumiendo más de los alimentos con menor densidad calórica, que aporten pocas calorías, pero en un volumen alto.

¿También eres de los que se pasa el día ingiriendo productos light porque “no engordan? Quizás deberías saber que por mucho que leas “light” en el envase o la etiqueta del producto no significa que no engorden. De hecho, muchos de ellos tienen una carga calórica mayor que el resto de los productos “no light”.

Y ves el televisor, ¿verdad? Quizás este sí podría ser realmente un motivo por el que no consigues bajar de peso… ¿Intentas seguir todo a rajatabla, pero sigues consumiendo programas de televisión mientras comes? ¿No masticas bien? Debes tener cuidado porque, aunque hay numerosos mitos alrededor de la pérdida de peso, también hay muchas verdades y algunas de ellas son:

Comer frente al televisor engorda. No, la tele no te hace más gorda, te engorda. Y eso precisamente un mito no es, pero hay que explicarlo bien. Ver la televisión como tal no te engorda, no (a no ser que te pases el día en el sofá sin moverte, claro), pero lo que sí te engorda es estar distraído mientras comes viendo algo en la televisión, pues tiendes a ingerir los alimentos más rápidamente.

No masticar bien engorda. No, no se trata de ningún mito. Lo del fenómeno de la masticación es verdad, es decir, que masticar bien y comer despacio facilita realmente la digestión y su tolerancia influye además sobre la saciedad a través de distintos factores neurohormonales. Por eso, recuerda masticar adecuadamente, no comer demasiado deprisa, y ver poco la televisión, porque nos llenaremos con más facilidad y probablemente ingiramos más cantidad de la que incluso necesitemos, lo que además nos haga engordar.

Y la verdad a medias…

Durante las dietas de adelgazamiento no se puede consumir azúcar ¿verdad o mito? Quizás podemos clasificarlo dentro del grupo de las verdades a medias porque ni llega a ser mito ni llega a ser verdad verdadera. De hecho, el azúcar en pequeñas cantidades no interfiere en el desarrollo de ninguna dieta, y tampoco en las de adelgazamiento, pero lo que es importante tener en cuenta es que la mayoría de los expertos, sociedades y determinadas organizaciones de la salud recomiendan un consumo menor del 10% de este en el total de las calorías de las dietas diarias.

¿Y los sustitutos del azúcar?

El azúcar, o también conocido por algunos como la nueva droga del siglo XXI, se ha relacionado en los últimos años con el riesgo de sufrir un elevado síndrome metabólico o con el aumento de padecer enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2 o las enfermedades coronarias y hepáticas.

Por eso, actualmente contamos en el mercado con numerosos sustitutos del azúcar como la miel, el jarabe de arce, la sacarina o la estevia de los que normalmente desconocemos sus desventajas.

De hecho, la miel es uno de los muchos azúcares libres que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda reducir; la estevia, a pesar de que no es artificial ni aporta azúcares simples y es una buena alternativa al azúcar refinado, al tratarse de un edulcorante sin calorías podría generar más hambre debido a que el cerebro intenta compensar la falta de calorías asociada al sabor dulce de esta; y el sirope de agave, al contener un elevado contenido de fructosa, proporciona mayor grasa abdominal.

Y tú ¿ya tienes claro lo que engorda y lo que no?

Fuente:

“Los mitos alimentarios y su efecto en la salud humana” http://www.scielo.org.mx/pdf/mim/v33n3/0186-4866-mim-33-03-00392.pdf

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu