¿Los matrimonios duran más si el noviazgo fue largo?

En Relaciones
Matrimonio feliz
Comparte en:

Antes, los noviazgos solían durar varios años y los matrimonios eran para siempre, mientras que, ahora, muchas parejas se casan cuando llevan poco tiempo juntas y la tasa de divorcios es más alta, aunque también es cierto que antes muchas parejas apenas se conocían cuando se casaban, mientras que, ahora, la convivencia temprana posibilita conocerse mucho mejor en menos tiempo. ¿Un noviazgo largo influye en el éxito del matrimonio o no tiene nada que ver?

Las relaciones han cambiado mucho en los últimos 50 años. Antes, lo normal era un noviazgo de varios años en el que los novios apenas si se daban la mano, mientras que, ahora, las parejas se van a vivir juntas en menos de un mes. Y, de estas, algunos deciden casarse enseguida (la edad influye mucho en esta decisión, ya que muchas parejas estables se forman con más de 30 años), mientras que otros se pasan años y años de novios sin llegar a casarse nunca.

Lo que sí está claro es que la tasa de divorcios ha crecido mucho en los últimos años, y muchos lo achacan a la falta de compromiso, el poco aguante y los romances torbellino que llevan a muchas parejas a casarse sin apenas conocerse. Por eso, no es nada raro que los estudiosos de las relaciones se pregunten si un noviazgo largo puede hacer que un matrimonio sea más exitoso y duradero o no.

Probablemente no te sorprenda saber que la investigación no muestra grandes probabilidades para los matrimonios que surgen de los romances torbellino. Una gran cantidad de estudios han encontrado que un romance más prolongado antes del matrimonio está relacionado con una mayor satisfacción conyugal y un menor riesgo de divorcio. Un estudio realizado en 2015 en la revista Economic Inquiry, por ejemplo, encontró que las parejas que salían durante uno o dos años tenían un 20% menos de probabilidades de divorciarse más tarde que las que salían menos de un año, y las parejas que habían salido durante tres años o más redujeron este porcentaje al 39%. Un estudio de 1985 en la revista Family Relations llegó a una conclusión similar, y los autores escribieron que entre las mujeres que encuestaron, “un período más largo de citas se asoció con una mayor probabilidad de un matrimonio feliz“.

Y en una tesis doctoral de 2006, el psicólogo Scott Randall Hansen descubrió que el mayor riesgo de divorcio correspondía a las parejas que se habían casado menos de seis meses después de empezar a salir. (Aunque, como señaló Alice Robb en The New Republic, su investigación incluyó una importante advertencia: “Correr hacia el matrimonio podría ser un signo de impulsividad o impaciencia”, escribió, “rasgos de personalidad que también podrían hacer que las parejas se den por vencidos”.)

La razón por la que más tiempo es generalmente mejor es bastante obvia: “Tener un tiempo más largo de noviazgo permite que las parejas se conozcan mejor y descubran cosas que pueden llegar a ser un factor de ruptura en el futuro”, dice Arielle Kuperberg, profesora asociada de sociología en la Universidad de Carolina del Norte, Greensboro, y académica senior en el Consejo de Familias Contemporáneas. “Las parejas que se casan con demasiada rapidez pueden no haber tenido tiempo de descubrir por completo todo sobre su pareja, lo que más tarde terminará siendo un factor decisivo”.

Por otro lado, hay un límite de tiempo en el efecto protector de un cortejo largo, y el estar demasiado tiempo saliendo antes del compromiso parece tener sus propios riesgos. En un estudio de 2002, poco más de dos años resultó ser el mejor punto para conseguir una unión feliz. Así, las parejas cuyos noviazgos fueron más cortos o más largos fueron más infelices en los primeros años de sus matrimonios. Y Kuperberg dice que, según su experiencia, el punto de inflexión son los noviazgos que duran más de cuatro o cinco años (suelen acabar en fracaso).

Las parejas que tardan mucho tiempo en decidir casarse pueden estar dudando por una buena razón“, dice, “o se sienten presionadas para contraer matrimonio con alguien con quien no son completamente compatibles porque han estado saliendo durante mucho tiempo”.

Por supuesto, hay excepciones a todas las reglas. De hecho, se conocen algunos casos de parejas famosas, como Shirley Temple, quien se casó con su esposo después de 12 días de salir juntos y disfrutó de más de medio siglo de felicidad conyugal. Sin embargo, esto no es lo normal y, generalmente, casarse después de un noviazgo exprés es sinónimo de divorcio también exprés. Mientras que estar mucho tiempo juntos antes de casarse (a no ser que la relación comience en la adolescencia o la primera juventud, lo que obliga a noviazgos de más de 10 años) también puede conducir al fracaso.

Así que, si llevas dos años con tu pareja y estás pensando en casarte, este es el momento ideal para que tu matrimonio sea un éxito. O eso dicen.

Fuentes:

“A diamond is forever” and other fairy tales: the relationship between wedding expenses and marriage duration”, Andrew Francis‐Tan Hugo M. Mialon. First published: 10 March 2015 https://doi.org/10.1111/ecin.12206

“Mate selection processes and marital satisfaction”, Kelly J. Grover, Candyce S. Russell, Walter R. Schumm, and Lois A. Paff. Bergen”. https://www.jstor.org/stable/583577?seq=1#page_scan_tab_contents

También te interesará...

Beneficios de sudar

¿Qué hacer para poder adelgazar rápido?

Comparte en: Ya sea por la operación biquini, por el remordimiento por atracón post-navidad o simplemente porque tenemos algunos

Read More...
Cómo tratar la ansiedad

Síntomas de ansiedad

Comparte en: La ansiedad y sus síntomas se manifiestan gradualmente. Por lo tanto, se puede padecer a diferentes niveles,

Read More...
Vivir en el campo

¿A qué edad aparecen las canas?

Comparte en: Un día te levantas, te miras al espejo y descubres ese pequeño destello plateado que indica que,

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu