Los hombres son más reacios a usar condón si su pareja es muy atractiva

En Relaciones
Pareja en una cama
Comparte en:

Aunque existen muchos métodos anticonceptivos, solo los condones evitan el contagio de enfermedades de transmisión sexual (ETS), por eso debe ser de uso obligatorio cuando hablamos de relaciones sexuales esporádicas. El problema es que los datos muestran que, muchas veces, se ignora este consejo esencial, por lo que está habiendo un importante repunte de algunas enfermedades como gonorrea o sífilis.

A muchos hombres les echa para atrás ponerse un condón y, si saben que su pareja de esa noche está usando algún método anticonceptivo, se quedan tan contentos pensando que ya no hay problema de embarazo, sin pensar en las enfermedades de transmisión sexual. Incluso hay hombres que prefieren usar la marcha atrás antes que ponerse un condón, sin importarles el riesgo de embarazo o ETS.

¿Por qué sucede esto? Además de que muchos afirman que los condones les “cortan el rollo” o reducen el placer y la sensibilidad en el acto sexual, ahora un estudio de la Universidad de Southampton y la Universidad de Bristol afirma que los hombres son más reacios aún a usar un condón si su pareja es muy guapa.

Para llegar a estas conclusiones los investigadores de ambos centros pidieron a hombres heterosexuales que informaran sobre su deseo de tener relaciones sexuales sin protección con 20 mujeres, según fotografías de los rostros de esas 20 mujeres. Los científicos descubrieron que los hombres eran mucho menos propensos a usar un condón si creían que una pareja hipotética tenía una cara más bonita, como publicaron en el British Medical Journal Open. El estudio fue pequeño, solo 51 sujetos, pero se suma a un creciente conjunto de pruebas de que tanto hombres como mujeres desean relajar los estándares de sexo seguro para parejas con buena apariencia.

“Los hombres están más dispuestos a tener sexo sin condón con mujeres atractivas”, escribió la autora principal e investigadora de salud pública de la Universidad de Southampton, Anastasia Eleftheriou, “a pesar de que puedan creer que esas mujeres son más propensas a tener una enfermedad de transmisión sexual”, dijo.

Los hombres no eran muy variados en su demografía: los 51 hombres heterosexuales que componían la encuesta tenían edades comprendidas entre los 19 y los 61 años, y todos hablaban inglés. La mayoría de los hombres habían perdido su virginidad a una edad promedio de 18 años; el más joven a los 13 años y el mayor, a los 30. Pero hubo una gran variación en el número de parejas sexuales: el promedio fue de 10, aunque cuatro personas que respondieron nunca habían tenido relaciones sexuales y un hombre dijo que había tenido relaciones sexuales con 60 mujeres.

Mientras miraban un retrato en blanco y negro de la cara de una mujer, cada hombre usaba una escala de 0 a 100 para calificar:

  1. el atractivo de la mujer
  2. qué tan probable sería acostarse con ella
  3. qué tan probable sería usar un condón
  4. cuántos hombres como él, de un grupo de 100, tendrían relaciones sexuales sin protección con la mujer
  5. las probabilidades de que esta mujer tuviera una enfermedad de transmisión sexual

Como era de esperar, cuanto más se acercaba el valor de una mujer a 100, mayor era su disposición a tener relaciones sexuales con ella. Pero los sujetos del estudio se dividieron sobre si las mujeres atractivas eran más propensas a tener una enfermedad de transmisión sexual o no.

Otros estudios previos sobre salud y apariencia percibidas reflejan esta división también. Algunos investigadores han descubierto que los hombres ven a las mujeres atractivas como más promiscuas y, por lo tanto, más propensas a haber estado expuestas a enfermedades de transmisión sexual; otros indican que los humanos en general vinculan el buen aspecto con la buena salud. (Una teoría de la psicología evolutiva argumenta que la simetría facial, un factor significativo en el atractivo, indica una gran resistencia a los parásitos. Como queremos que nuestros compañeros estén libres de parásitos, la simetría se vuelve bonita.).

Y es que todos hacemos muchas suposiciones sobre el atractivo, muchas de ellas sin sentido. En este estudio, los científicos informaron de algunas incongruencias sorprendentes. Por ejemplo, aunque clasificaban a algunas mujeres con alto riesgo de enfermedades de transmisión sexual, muchos aseguraron que tanto ellos como otros hombres tendrían relaciones con ellas sin protección a pesar del riesgo.

Para explicar esta aparente incongruencia, el coautor de Eleftheriou, Roger Ingham, un experto en salud sexual de la Universidad de Southampton, ofreció dos posibles razones. En primer lugar, la falta de anticoncepción es un vestigio evolutivo. Es decir, “los hombres quieren reproducirse con mujeres que les resultan más atractivas”. Pero también podría ser que los hombres jóvenes atribuyen un alto estatus a tener relaciones sexuales con mujeres atractivas, “por lo que están dispuestos a asumir más riesgos para adquirir este estado”. O, tal vez, es una mezcla de ambas motivaciones.

En cuanto a la pregunta contraria a la del estudio, es decir, si es más probable que los hombres sí usen condones con mujeres que consideran menos deseables, Eleftheriou respondió: “Sí. Encontramos una fuerte correlación entre las dos variables que funciona en ambos sentidos”.

Ahora, tanto Eleftheriou como Ingham quieren usar esta información para crear una mejor educación sexual. Ingham señala que la educación sexual tradicionalmente asume que las personas son actores racionales, pero estudios como este muestran que la razón desaparece cuando un hombre piensa en tener relaciones sexuales con una mujer atractiva. Además, Eleftheriou está explorando formas de crear juegos de ordenador para promover la salud sexual dirigidos a las poblaciones jóvenes.

No obstante, hay que tener en cuenta que el tamaño de la muestra fue pequeño y que no se tuvieron en cuenta diversos condicionantes que otros estudios han demostrado que pueden afectar a las respuestas. Por ejemplo, otros estudios sobre temas de este tipo han demostrado que, si la encuesta se realiza en presencia de una investigadora, esto afecta a las respuestas masculinas. Del mismo modo, este estudio no tomó en cuenta el grado de alcohol o de excitación, ambos factores esenciales al tomar decisiones sobre los condones. Y, finalmente, Ingham reconoció que el estudio se limitaba a hombres heterosexuales. “De hecho, sería de gran interés repetir el estudio utilizando hombres que tienen sexo con hombres”, dijo, “para explorar si se obtienen patrones similares de resultados”.

Fuente: “Does attractiveness influence condom use intentions in heterosexual men? An experimental study”, Anastasia Eleftheriou, Seth Bullock, Cynthia A Graham, Nicole Stone, Roger Ingham. BMJ, http://bmjopen.bmj.com/content/6/6/e010883.

Foto: Creado por Bearfotos – Freepik.com

También te interesará...

Cosas que puedes vender por Internet, ¡y que mucha gente querrá comprar!

Comparte en: Si estás planteándote la posibilidad de abrir tu propia tienda online, pero todavía no tienes claro qué

Read More...
Beneficios para la salud de ser optimista

Resiliencia emocional ¿Cómo construirla?

Comparte en: La resiliencia podría definirse como la capacidad de afrontar la adversidad. Para la Neurociencia, por ejemplo, las

Read More...

Portugal, un país con encanto ¿Conoces todos sus rincones?

Comparte en: Portugal está cada vez más de moda y es, todavía por desgracia, un gran desconocido para los

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu