Los hombres buscan más que las mujeres trabajos con poder

En Trabajo
Cómo discutir de manera correcta
Comparte en:

Aunque los hombres y las mujeres saben que tienen la misma capacidad para alcanzar puesto de liderazgo de alto nivel, una nueva investigación afirma que los hombres buscan con más afán ese poder que las mujeres. Esto puede condicionar el hecho de que los puestos de mayor poder sigan, mayoritariamente, en manos de los hombres.

La investigación, realizada en la Escuela de Negocios de Harvard, revela una gran brecha en las ambiciones profesionales de hombres y mujeres. Después de haber encuestado a una muestra diversa de más de 4.000 hombres y mujeres, un equipo de científicos sociales halló una serie de conclusiones sorprendentes:

1- En comparación con los hombres, las mujeres tienen más metas en la vida, pero menos de ellas se centran en el poder.

2- Las mujeres perciben el poder profesional como menos deseable que los hombres.

3- Las mujeres anticipan resultados más negativos al alcanzar una posición de alto poder.

4- Las mujeres tienen menos probabilidades que los hombres de aprovechar las oportunidades para el progreso profesional.

Mientras que las mujeres y los hombres creen que son igualmente capaces de alcanzar posiciones de liderazgo de alto nivel, los hombres quieren ese poder más que las mujeres, puesto que estas últimas lo ven menos deseable.

“Incluso en los hogares más progresistas y equilibrados en cuanto a género, en promedio, las mujeres parecen pensar en una mayor diversidad de búsquedas, sin centrarse tanto en el poder como los hombres”, señalan los autores del estudio.

Y, para aquellos que piensen que la investigación puede estar sesgada por los autores, hay que tener en cuenta que esta fue realizada por tres mujeres ambiciosas, con grandes carreras profesionales y familia, por lo que son las últimas personas en el mundo que intentarían frustrar la ambición femenina con la investigación científica. Aun así, cuando se presentó el estudio en una conferencia, el público la abucheó por las conclusiones del estudio.

“La gente estaba molesta porque pensaron que la investigación sugería que no deberíamos ofrecer a las mujeres posiciones de poder”, dice Gino, autora principal del estudio. “Y quiero dejar claro que no, eso no es lo que estamos diciendo”.

Más bien, explica ella, los investigadores simplemente quieren plantear la idea de que las mujeres y los hombres tienden a ver el poder de manera diferente, y tienen diferentes preferencias sobre el avance profesional, y profundizar en el porqué.

Habilidad vs. atracción

La investigación comenzó con la hipótesis de que las mujeres tienen más objetivos en la vida que los hombres, basada en parte en investigaciones de género anteriores y en parte en la experiencia personal y la observación.

“Nos preguntamos si las mujeres pueden pensar en cosas que los hombres no piensan”, dice Brooks. “Quiere ser un empleado increíble. Quiere ser un excelente líder en el trabajo. Pero también es posible que desee vestirse bien. Y asegurarse de que sus hijos sean bien alimentados. Y de que la niñera llegó a casa a tiempo. Y quedar con los amigos. Y encontrar tiempo para hacer deporte tres veces a la semana. Por eso, incluso en los hogares más progresistas y con equilibrio de género, en promedio, las mujeres parecen pensar en una mayor diversidad de actividades”.

Los investigadores pidieron a 781 adultos que trabajaban que completaran una encuesta en línea, enumerando sus objetivos principales en la vida. Así vieron que, en promedio, las mujeres enumeraron casi el doble de metas que los hombres. Sin embargo, entre los objetivos que enumeraron, los hombres reportaron un mayor porcentaje de objetivos relacionados con el poder profesional.

Luego, el equipo investigó si las mujeres deseaban menos mejorar en el ámbito profesional debido a que tenían que hacer malabarismos con más objetivos (como la familia, la pareja, los amigos…). Reclutaron a 635 hombres y mujeres del mismo grupo demográfico profesionalmente ambicioso: las clases de MBA de Harvard de 2013 y 2014.

Los participantes consideraron una imagen de una escalera real, que representaba la escalera corporativa conceptual. Su tarea: indicar su posición actual en su industria, su posición ideal y la posición más alta que podrían alcanzar de manera realista.

En cuanto a sus posiciones actuales, no hubo diferencias significativas entre hombres y mujeres entre los recién graduados. Tanto hombres como mujeres eligieron peldaños igualmente altos con respecto a qué tan alto pensaban que podían subir en la escala corporativa, si alguna vez quisieran subir tan alto. Pero cuando llegó a la posición ideal, las mujeres eligieron un peldaño más bajo en la escalera que los hombres, en promedio.

“No es una cuestión de pensar que las posiciones de alto nivel son más o menos accesibles para estos hombres y mujeres”, dice Gino. “Es solo que tienen diferentes preferencias”.

Las consecuencias del avance profesional

El siguiente paso fue averiguar por qué las mujeres (incluso las mujeres con títulos de MBA de Harvard) deseaban menos que los hombres mejorar en su carrera profesional. Así que los investigadores pidieron a 465 adultos que trabajaban que se imaginaran que aceptaban una promoción en el trabajo y que predijeran hasta qué punto experimentaban los posibles resultados. Algunos resultados fueron positivos (satisfacción, dinero, influencia), mientras que otros fueron negativos (estrés, concesiones difíciles, conflicto con otros objetivos de la vida). “La idea era capturar todas las cosas posibles que podrían pasarle a las personas de alto poder”, explica Gino.

En general, tanto hombres como mujeres predijeron el mismo nivel de resultados positivos. Sin embargo, las mujeres predijeron un mayor nivel de resultados negativos que los hombres.

Los investigadores obtuvieron resultados similares cuando repitieron el ejercicio con 204 estudiantes de carrera media en el programa de Educación Ejecutiva en HBS: hombres y mujeres que ya ocupaban posiciones poderosas en el trabajo, y que habían tomado la iniciativa de inscribirse en cursos de liderazgo avanzado. Incluso entre estas mujeres que estaban subiendo activamente en la escala corporativa, hubo una asociación negativa relativamente mayor con el poder en comparación con sus homólogos masculinos.

Y cuando los investigadores encuestaron a 516 estudiantes de Harvard, los resultados se mantuvieron estables. Cuando se les pidió que se imaginaran que recibirían una oportunidad de trabajo de alto poder al graduarse (una posibilidad probable para muchos de ellos), las mujeres jóvenes enumeraron una proporción más alta de resultados negativos que los hombres jóvenes.

Evitando juicios

En conclusión, los investigadores señalan que sus hallazgos son “descriptivos, no prescriptivos”.

“Basándonos en estos datos, no podemos hacer juicios de valor sobre si los puntos de vista diferentes sobre el progreso profesional de hombres y mujeres son buenos o malos, racionales o irracionales, en cualquier nivel de análisis (por ejemplo, para individuos, para organizaciones o para sociedades)” escriben.

“Los hallazgos en el documento podrían interpretarse como anti-feministas, pero también se podría argumentar que representan verdaderos ideales feministas”, dice Brooks. “Es fascinante que las mujeres tengan más metas que los hombres. En este punto de la cultura occidental, las mujeres están buscando más cosas. Es empoderante tener una larga lista de objetivos y tratar de perseguirlos todos. Esperamos que nuestros hallazgos alienten a hombres y mujeres a ser más conscientes de sus propios objetivos y preferencias, y respetuosos de los demás”.

En la siguiente etapa de la investigación, el equipo planea descubrir el punto en la vida en el que los hombres y las mujeres comienzan a desarrollar diferentes puntos de vista sobre el progreso profesional o, más bien, cuando los niños y las niñas comienzan a desarrollar puntos de vista diferentes.

“Es posible que tengamos que ir mucho más allá de la universidad o incluso de secundaria”.

Fuente:

“Compared to men, women view professional advancement as equally attainable, but less desirable”, Francesca Gino, Caroline Ashley Wilmuth, and Alison Wood Brooks. Harvard Business School, Harvard University, Boston, MA 02163

También te interesará...

Qué comer para ganar masa muscular

Cambios en un mes de gimnasio

Comparte en: ¿Llevas un mes en el gimnasio y todavía no has notado ningún cambio? Está claro que en

Read More...
Alcanzar el éxito

¿Cómo ser carismática?

Comparte en: El carisma es la cualidad o el don natural que tiene una persona de atraer a los

Read More...
Beneficios de subir escaleras

Beneficios de subir escaleras

Comparte en: Subir escaleras es un ejercicio muy completo que nos ayuda, sobre todo, a tonificar las piernas y

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu