Las personas te juzgan en base a 2 criterios en una primera impresión

En Relaciones
Obsesión con el móvil
Comparte en:

Y quizá no son los que piensas. Las personas te evalúan en segundos, pero ¿qué están evaluando exactamente? ¿Cuáles son los parámetros que les hacen juzgar a alguien y sacar una primera impresión? ¿Esta primera impresión puede cambiar?

La profesora de la Harvard Business School, Amy Cuddy, ha estado estudiando las primeras impresiones junto con sus psicólogos Susan Fiske y Peter Glick durante más de 15 años, y ha descubierto patrones en estas interacciones. Así, Cuddy afirma que las personas responden rápidamente a dos preguntas cuando te conocen por primera vez:

1- ¿Puedo confiar en esta persona?

2- ¿Puedo respetar a esta persona?

Los psicólogos se refieren a estas dimensiones como calidez y competencia, respectivamente, y lo ideal es que se te perciba como poseedor de ambas. Eso permitirá que se hagan una buena primera impresión de ti.

Curiosamente, Cuddy dice que la mayoría de las personas, especialmente en un contexto profesional, creen que la competencia es el factor más importante. Después de todo, quieren demostrar que son lo suficientemente inteligentes y talentosos como para manejar su negocio. Pero, según sus estudios, la calidez o la confiabilidad son los factores más importantes que las personas tienen en cuenta cuando te evalúan, no la inteligencia o las capacidades (al menos en esa primera impresión).

“Desde una perspectiva evolutiva”, dice Cuddy, “es más crucial para nuestra supervivencia samablaber si una persona merece nuestra confianza”.

Tiene sentido sobre todo cuando piensas en los hombres de las cavernas y sus peligros, ya que en ese momento era más importante averiguar si tu prójimo te iba a matar y robar todas tus posesiones que si era lo suficientemente competente como para encender un buen fuego.

Pero, aunque la competencia es altamente valorada, Cuddy dice que se evalúa solo después de que se establece la confianza. Y centrarse demasiado en mostrar tu fuerza puede ser contraproducente.

Ella también explica que los estudiantes de postgrado o máster a menudo están tan preocupados por parecer muy inteligentes y competentes que pueden llegar a omitir participar en eventos sociales, no pedir ayuda y, en general, mostrarse inaccesibles. Por eso, se quedan sorprendidos cuando no reciben la oferta de trabajo que esperaban porque nadie llegó a conocerlos y confiar en ellos.

Si alguien a quien intentas influir no confía en ti, no vas a llegar muy lejos; de hecho, incluso podrías generar sospechas porque puedes parecer manipulador. Una persona cálida y confiable que también es fuerte provoca admiración, pero solo después de haber establecido confianza, su fuerza se convierte en un regalo en lugar de una amenaza”.

¿Cómo resultar más cálido y confiable?

En resumen, para dar una buena impresión y tener más éxito, tanto a nivel profesional como personal, es fundamental mostrarse desde un primer momento como alguien cercano, leal, accesible y de fiar. ¿Cómo? Siguiendo estos consejos:

– No intentes engañar a la otra persona ni mostrarte de otra forma, acabarán dándose cuenta de cómo eres realmente y perderás la confianza inicial.

Una buena sonrisa ayuda a mostrarse cercano y cálido.

– No seas hosco, arisco, reservado o silencioso. Muéstrate cercano en el trato y habla de ti, pero sin entrar en detalles demasiado íntimos para un primer contacto.

– Sé respetuoso y procura no criticar a nadie.

– Ten confianza en ti mismo y muéstrate orgulloso, pero no vanidoso, de cómo eres y de lo que puedes ofrecer.

– Sé honesto, pero con cuidado, no siempre hay que decir toda la verdad a los demás, sobre todo si no los conocemos mucho y no sabemos qué puede molestarlos.

– Practica la escucha activa, es decir, atender realmente a lo que nos dice el otro y mostrarse interesado.

– Haz preguntas acerca de lo que te cuenta o de él para que note que estás interesado en él.

– Llama a la gente por su nombre, que noten que has tenido el interés de aprendértelo.

– La risa y la sonrisa pueden hacer que la otra persona te juzgue como amable y confiable, pero sin caer en las bromas o la ironía.

Haz contacto visual. Las personas que evitan la mirada no resultan de fiar.

– Sé positivo y optimista.

– Piensa en tus fortalezas e intenta darlas a conocer.

– Controla tus inseguridades y no pienses todo el rato en lo que estará pensando de ti la otra persona.

– No seas un adulador.

– Haz el esfuerzo de socializar.

– Elogia al otro, pero sin mentir.

– Y, sobre todo, sé tu mismo.

Fuente:

Cuddy, Amy (2015), Presence: Bringing Your Boldest Self to Your Biggest Challenges

También te interesará...

cada cuánto hacer una citología

¿Cada cuánto hacer una citología?

Comparte en: Lo primero que una mujer debe saber es la definición exacta del concepto de citología. La citología

Read More...
Ideas para guardar zapatos

Ideas para guardar zapatos

Comparte en: Lo sabemos… a lo largo de todos estos años has acumulado más zapatos en tu armario que

Read More...
Matrimonio feliz

En la riqueza y en la pobreza: las finanzas del matrimonio

Comparte en: El dinero es un asunto muy importante dentro de un matrimonio. Así, las parejas casadas a largo

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu