Las mujeres prefieren a los hombres sexualmente benevolentes, aunque las traten como a niños pequeños

En Relaciones
Las mujeres eligen hombres paternalistas
Comparte en:

Diversos estudios anteriores habían demostrado que las mujeres heterosexuales prefieren a los hombres benevolentes (o paternalistas) a pesar de que les tratan como a niños pequeños o personas indefensas, algo que, a priori, no debería gustarles. Este nuevo estudio intenta averiguar por qué ocurre esto.

El estudio, publicado recientemente en Sage Journals, se denomina “Sexismo benevolente y preferencias de pareja: ¿Por qué las mujeres prefieren a los hombres benevolentes a pesar de reconocer que pueden socavar su autoridad?”. Estudios anteriores sugieren que sucede más a menudo de lo que cabría esperar.

El sexismo benévolo es un término de investigación existente que se refiere a “una actitud afectuosa pero paternalista que trata a las mujeres como personas que necesitan la ayuda, protección y provisión de los hombres (es decir, que se parecen más a los niños que a los adultos)”.

“Nosotros no hemos acuñado el término “sexismo benevolente (BS)”, investigadores anteriores lo hicieron”, explica la autora principal del estudio, “pero lo hemos usado para esta investigación”. Para estos autores su preocupación era descubrir por qué una mujer preferiría en una pareja potencial a alguien que realmente no la ve como su igual. “Estudios anteriores han encontrado que el sexismo benevolente de los hombres tiene muchas consecuencias perjudiciales para las mujeres (como socavar su competencia, restringir su libertad, limitarlas a la cocina), pero la investigación también mostró que las mujeres prefieren a los hombres sexistas benevolentes e incluso encuentran a estos hombres más atractivos que a los hombres sexistas no benevolentes”.

Los objetivos del estudio

La explicación frecuente del atractivo del BS es que las mujeres que lo muestran no son conscientes de los efectos potencialmente insidiosos que tiene. Esta idea es en sí misma sexista, ya que sugiere que las mujeres no tienen ni idea para entender lo que está pasando. Gul y Kupfer querían ver qué tan bien se sostenía esta “teoría de la raqueta de protección”. El estudio lo resume como “afirmaciones de que las mujeres adoptan actitudes masculinas de BS para obtener beneficios tales como protección, provisión y afecto cuando se ven rodeadas de hombres que tienen actitudes de sexismo hostil más abierto (HS)”.

En segundo lugar, los investigadores tenían su propia teoría, basada en perspectivas evolutivas y socioculturales con respecto a las preferencias de la pareja para las mujeres: “Podría ser que la atracción de las mujeres hacia los hombres sexistas benevolentes se deba a que perciben a estos hombres como dispuestos a invertir en ellas, lo que incluso podría superar las desventajas que presentan”.

Esto se alinearía con la “hipótesis de inversión parental”, una teoría basada en la evolución que afirma, según el estudio, que “las diferencias de sexo en la inversión parental -entre la mujer que lleva al bebé 9 meses dentro y luego le da el pecho, y el hombre que solo aporta unas pocas células al principio- hace que las hembras sean el sexo más selectivo”. Por lo tanto, “las hembras que seleccionan parejas que pueden y están dispuestas a proporcionar estos recursos dejan más descendientes que las hembras menos selectivas, perpetuando esta selección”.

Método de estudio

El estudio fue construido para evaluar la exactitud de tres predicciones:

  1. “Las mujeres deben percibir a una pareja romántica masculina que tiene actitudes de BS y muestra los comportamientos de BS como más atractivos que uno que no”.
  2. “La mayor atracción debe explicarse por la voluntad del hombre de proteger, proporcionar y comprometerse (conceptualizado como componentes de la voluntad de invertir)”.
  3. “Un hombre BS será calificado como especialmente atractivo cuando se lo describa como un posible compañero romántico en comparación con un compañero de trabajo porque este último no debe activar las motivaciones de apareamiento en la misma medida”.

Para hacer esto, se interrogó a 782 mujeres de diferentes edades de aproximadamente 17 a 50 años en cinco experimentos separados, etiquetados 1a, 1b, 2a, 2b y 3, cada uno optimizado para medir algún aspecto de estas hipótesis.

Resultados de las pruebas

Los estudios 1a y 1b verificaron que las mujeres encontraron a un hombre con actitudes de BS más atractivo que uno que era más igualitario, tanto en contextos románticos como laborales. También demostró que las mujeres eran muy conscientes de que estos hombres estaban siendo condescendientes y socavaban sus derechos, pero aun así se sentían atraídas por ellas. Los estudios 2a y 2b eliminaron el contexto de trabajo del cuestionamiento y encontraron que los efectos de 1a y 1b aún se mantenían.

En cuatro de estas pruebas, las mujeres también fueron evaluadas como feministas “altas” o “bajas”; el atractivo del hombre BS seguía siendo mayor para ambos tipos de mujeres. No parecía ser un factor muy importante.

El estudio 3 trataba de probar la teoría de la raqueta de protección. Después de pedirles a las mujeres que se imaginaran a sí mismas en un ambiente lleno de actitudes de HS, los investigadores no encontraron ningún efecto sobre cómo atraían a las mujeres los hombres BS. Los resultados, según el estudio, “descartaron la hipótesis de la raqueta de protección como una explicación alternativa al mostrar que el grado de HS masculino que perciben las mujeres en su entorno no predice el atractivo de la pareja romántica con actitudes de BS”.

Conclusiones del estudio

Gul y Kupfer creen que los mecanismos detrás de la selección de pareja para las mujeres heterosexuales son importantes de entender, ya que las investigaciones anteriores “sugieren que las mujeres que se perciben a sí mismas como parejas amables y comprometidas tienen una mayor satisfacción marital y sexual”. La conclusión más controvertida es que “podría no siempre ser bueno disuadir a las mujeres de elegir parejas con actitudes de género benevolentes [en oposición a las igualitarias] si son beneficiosas para el bienestar común de la pareja”.

Este no es el final de la historia, por supuesto, ya que, como dice Gul, “aún queda mucho por hacer. Por ejemplo, ¿diferencian las mujeres entre el comportamiento masculino que es genuinamente benevolente y el que tiene la intención de patrocinarlas y socavarlas? Si las mujeres pueden notar la diferencia, ¿cómo reaccionan? ¿Tienen formas de defenderse contra ella? Las mujeres dicen que prefieren a los hombres benevolentes, pero sería interesante ver si las mujeres que tienen parejas benevolentes son más felices en su relación”.

Como dice el estudio, “una comprensión más matizada de la benevolencia masculina y las preferencias de la pareja femenina podría ayudar a identificar los medios para disminuir los efectos negativos de la BS, al tiempo que ayuda a las mujeres (y a los hombres) a comprender cómo tener relaciones satisfactorias que mejoren el bienestar de todos”.

Fuente:

“Benevolent Sexism and Mate Preferences: Why Do Women Prefer Benevolent Men Despite Recognizing That They Can Be Undermining?”, Pelin Gul, Tom R. Kupfer First Published June 29, 2018. Sage Journals. https://doi.org/10.1177/0146167218781000

También te interesará...

Beneficios de sudar

¿Qué hacer para poder adelgazar rápido?

Comparte en: Ya sea por la operación biquini, por el remordimiento por atracón post-navidad o simplemente porque tenemos algunos

Read More...
Cómo tratar la ansiedad

Síntomas de ansiedad

Comparte en: La ansiedad y sus síntomas se manifiestan gradualmente. Por lo tanto, se puede padecer a diferentes niveles,

Read More...
Vivir en el campo

¿A qué edad aparecen las canas?

Comparte en: Un día te levantas, te miras al espejo y descubres ese pequeño destello plateado que indica que,

Read More...

Deja tu comentario:

Tu e-mail no será publicado.

Mobile Sliding Menu