• Buscar
×

¿Las mujeres cobran menos que los hombres?

¿Las mujeres cobran menos que los hombres?

Aunque la sociedad haya avanzado mucho desde la época de nuestros abuelos, todavía queda mucho camino por recorrer. A día de hoy, se refleja todavía una visión parcial de la desigualdad existente entre hombres y mujeres en muchos ámbitos, como el salarial.

 

Índice

Más trabajo a tiempo parcial

Uno de los factores que afecta al salario que percibe cada trabajador y, por consiguiente, a la desigualdad en el mercado laboral, es el trabajo a tiempo parcial: a menos horas trabajadas, menor será el salario percibido. Los últimos datos han reflejado que hay más mujeres que trabajan a tiempo parcial con jornadas reducidas. Por este motivo, el salario es más inferior, aunque proporcional al horario.

Otro de los factores que afecta al salario es el acceso al mercado laboral. La tasa de paro en todas las edades es mayor en las mujeres que en los hombres. Esto se debe en gran medida a que las empresas prefieren contratar a hombres antes que a mujeres, y esto es también una causa de desigualdad. ¿Motivos? Principalmente culturales y biológicos (solo las mujeres pueden tener hijos por el momento).

Constantemente la sociedad discrimina a la mujer porque, en muchos casos, a pesar de realizar el mismo trabajo que un hombre y las mismas horas, el sueldo es siempre inferior. Una discriminación positiva en algunos países nórdicos, pues la baja maternal se reparte por completo entre el padre y la madre, algo que no se hace en España por un tema cultural.

A menudo, tenemos que escuchar algunas barbaridades en algunas empresas, porque a día de hoy, todavía muchas mujeres son rechazadas por cosas como estas: “Algún día serán madres, y por consecuente, faltarán más al trabajo”.

Según los últimos datos de la EPA, la brecha salarial de la que hablamos, es decir, la prueba que demuestra la diferencia salarial de género, se redujo el año pasado. El salario medio bruto de los hombres bajó a 2.075,7 (12,3 la hora trabajada) mientras que el de las mujeres subía a 1.661 euros (11,3). A pesar de que la brecha es menor que en años anteriores, todavía está muy marcada la diferencia entre un género y otro.

No obstante, todavía hay empresas en las que las mujeres, haciendo el mismo trabajo y las mismas horas que los hombres, cobran menos. Ante esto, debemos denunciar a la Inspección de Trabajo o por vía judicial para hacer valer nuestros derechos y, si realmente hay discriminación, que se solvente.

¿Cómo se explica?

Pues bien, existe un vínculo muy estrecho entre los salarios más bajos y los contratos a tiempos parciales. Y son las mujeres quienes predominan más en este tipo de contratos. Al ser ellas las que sufren más la temporalidad y el empleo a tiempo parcial, los resultados siempre serán más bajos que en el caso de los hombres.

Los trabajos temporales cobran 9,1 euros por hora trabajada frente a los 12,8 euros en el caso de tener un contrato indefinido. Por lo tanto, alrededor de 734,2 euros para los salarios medios brutos más bajos en los trabajos temporales frente a los 1.312,4 euros brutos mensuales que se perciben en los trabajos indefinidos.

Además, la desigualdad en la brecha salarial también se explica, según encuestas de este tipo, gracias a una mayor presencia de las mujeres en los sectores peor remunerados del mercado de trabajo. Es decir, en el sector doméstico y en el sector de la hostelería. En ambos casos, la presencia de las mujeres es mayor que la de los hombres, aunque dista mucho uno del otro, pues el porcentaje de mujeres en el sector doméstico sigue siendo elevado. Los sueldos medios de los empleados del hogar suelen ser aproximadamente de unos 800 euros brutos mensuales y en el caso de la hostelería alrededor de 1.150.

¿También existe el techo de cristal?

Según los estudios especializados en estas cuestiones, el llamado 'techo de cristal', es decir, una limitación encubierta a los ascensos de las mujeres para que lleguen a puestos de liderazgo, también existe.

Según las recomendaciones de la Unión Europea, el porcentaje deseable de mujeres en puestos de los consejos de administración y en la alta dirección sería de un 40 %, algo que también propone la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Sin embargo, en España, por ejemplo, estamos muy lejos de ese porcentaje.

Para acabar con esta discriminación, se aprobó en 2007 una Ley de Igualdad que quería fomentar la presencia equilibrada de mujeres y hombres en los consejos de administración, concediendo para ello un plazo de 8 años para que se fuera ajustando el porcentaje. Sin embargo, los datos de hace 2 años muestran que el porcentaje de mujeres miembros de los consejos de administración y en la alta dirección está en torno al 15 % en sociedades no cotizadas y al 25 % en sociedades cotizadas en el IBEX 35. Por lo tanto, muy lejos del 40 % deseable.

¿Cómo se llega a estos datos?

La estadística de los deciles salariales de la EPA es un estudio elaborado por el INE a partir de la encuesta de población activa. Aquí se tienen en cuenta los datos fiscales y de bases de cotización de seguridad social.

Además, según datos del Eurostat, la brecha de desigualdad es mayor en las capas más altas de la sociedad, pues en profesiones de alta remuneración y trabajadores muy cualificados, los hombres también cobran más que las mujeres.

Según los últimos datos recogidos de la Encuesta de Estructural Salarial en el año 2014, la brecha salarial de género era del 23,25%, que traducido, significa, por tanto, que las mujeres cobran de media  alrededor de 5.982 euros menos cada año.

En general, las mujeres cobran menos en todos los sectores, en todos los niveles de ocupación, en todos los tipos de contrato y tanto en lo público como en lo privado. La única excepción que existe hace referencia a la industria extractiva, aquellas que se dedican a extraer y explotar los recursos del subsuelo, como es el caso de la minería. Aquí, la brecha salarial es contraria. Ellas, que no acceden a los puestos menos remunerados de trabajo manual, son muy pocas y por tanto ocupan puestos administrativos o ejecutivos, por lo que cobran un 19% más que los hombres.

Como hemos dicho anteriormente, el único sector donde la brecha salarial es más alta. En el resto, el predominio de los hombres continúa.

Por tanto, se debe seguir luchando por una igualdad de condiciones en el sector laboral.

Fuente:

EPA

Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)

Ley de Igualdad

Redacción: Ana Ruiz

¿Te ha gustado? 0

También te puede interesar